Categorías
Alimentación del Bebé y el Niño Bebé de 2 meses Blog Cuidados del Bebé y el Niño Lactancia Materna Maternidad Otros temas de Salud Infantil

Sacaleches. Cuándo y cómo en lactancia materna

Grietas en el pezón durante la Lactancia MaternaLos sacaleches en lactancia materna son útiles en algunas ocasiones. Pero ¿Cuándo, cómo se usan o cuál escoger? Son dudas frecuentes que podemos resolver.

Este artículo es fruto de una colaboración que esperamos os resulte interesante: Pediatra (Jesús Garrido de MiPediatraOnline.com) y Farmacéuticos (de lafarmaciadelbebe.eu) vamos a colaborar en los próximos meses en una serie de artículos en los que deseamos aclarar algunos temas en que ambos profesionales solemos aconsejar a los padres. Deseamos que os resulten útiles y que aportéis en redes sociales vuestras experiencias.

Qué es un sacaleches o extractor de leche materna

Básicamente en un aparato que succiona. Los hay de muchos tipos y su utilidad es vaciar el pecho cuando el bebé no puede hacerlo suficiente o de forma adecuada.

Hay muchos tipos y de muchas marcas. Después hablaremos de ellos.

Pero lo primero que debemos aclarar son las situaciones en las que el Sacaleches puede ayudar:

Situaciones en las que suele usarse el sacaleches

Pueden ser más de las que vamos a enumerar, pero hablaremos de las más frecuentes.

Niños prematuros o enfermos

En ocasiones el bebé no puede mamar de forma suficientemente efectiva. Cuando preveamos que esto va a ser una situación transitoria pero que puede durar varios días o semanas tenemos un problema. El pecho funciona de forma que produce más leche cuanto más se vacía. Pero si no lo vaciamos, primero aparecerá la sensación de ingurgitación mamaria, que puede llegar a ser muy desagradable, pero después se iría reduciendo la producción de leche hasta que se retirase.

Para evitar esto podemos usar el sacaleches:

  1. Alivia la ingurgitación.
  2. Nos permite extraer la leche que podemos en algunos casos suministrar al bebé aunque él no sea capaz de tomarlo directamente del pecho o almacenarlo para cuando se recupere.
  3. Mantenemos la producción de leche para que, llegado el momento en que el bebé pueda volver a tomarlo directamente, esté a punto.

De hecho no pensar en el tema cuando un bebé enferma, es motivo de que muchas lactancias se pierdan.

Malformaciones de la boca o paladar

Las más frecuentes son el frenillo y el labio leporino. Especialmente en el segundo se puede dificultar la lactancia de forma importante. Ambos problemas tienen solución con cirugía. En algunos casos de frenillo muy simple. Pero en otros es más compleja (sobre todo en el labio leporino) y eso hace que a veces se retrase. Si hasta que se resuelva el problema no usamos el sacaleches la lactancia se perderá. Como en el caso anterior podemos guardar la leche para suministrársela al bebé por otros medios o almacenarla.

Extracciones temporales por toma de determinados medicamentos

Hay situaciones en que una enfermedad de la madre debe ser tratada con medicamentos que contraindican la lactancia de forma total. Cuando esto ocurre, para mantener el pecho es necesario seguir vaciándolo y ahí de nuevo el sacaleches entra en escena.

Pero aprovecho este artículo para volver a comentar algo importante. Pocos médicos tienen clara el grado de contraindicación de los medicamentos con la lactancia materna y ante la duda en ocasiones se contraindica la lactancia de forma innecesaria. Para resolver ese problema se creó e-lactancia.org

Os la recomiendo. Es una web en la que podéis consultar cualquier medicamento y su acción sobre la lactancia, y si pasa o no a través de la leche materna al bebé. Especifica cuales son los efectos que puede producir en el lactante si los hay. Y según todo eso establece grados de recomendación.

En muchos casos el tratamiento de la madre es posible manteniendo la lactancia o existen medicamentos alternativos que lo permiten.

Pero en los casos en los que no es así podemos usar el sacaleches para seguir extrayendo la leche aunque no podamos darla al bebé hasta que desaparezca el medicamento del organismo.

Incorporación al mundo laboral

En España la baja maternal es ridícula. Partamos de esto para entender que cumplir la recomendación de la OMS sobre mantener el pecho como alimento exclusivo de los lactantes hasta los 6 meses es complicado cuando la baja laboral no llega a esa duración. Cosa que ocurre en este país.

Si la madre quiere mantener esta lactancia como alimentación exclusiva puede usar el sacaleches para extraerse leche en los momentos del día en que sobra y guardarla para que se la den al bebé cuando ella no está, durante su horario laboral.

Es una solución parcial, que en muchos casos es bastante engorrosa, pero que algunas madres llevan bastante bien.

Relactación

Cuando una madre ha dejado de dar el pecho por cualquier motivo pero desea volver a darlo es posible lograrlo con el uso del sacaleches. Si se es constante puede lograrse recuperar la lactancia o incluso inducirla cuando nunca se llegó a instaurar. Se ha usado incluso para producir lactancia en casos de adopción, lo que nos hace ver que esto es posible en muchos más casos de los que creemos.

Existen otras situaciones en las que puede ser útil el sacaleches. Pero en todos los casos lo importante es tener claro que nunca hay mejor sacaleches que el propio bebé.

Muchas madres cuando empiezan a usarlo se desesperan, porque como todo necesita práctica y a veces la cantidad extraída resulta descorazonadora. La clave es persistir, hasta que se “pilla el tranquillo”.

Pero recordad, siempre que sea posible, lo mejor es que sea el bebé el que extraiga la mayor cantidad posible de leche y usamos el sacaleches cuando no es posible que lo haga o es necesario para realizar un correcto vaciado del pecho.

Elección del sacaleches

Por: La Farmacia del bebé

Muchas de las consultas de lactancia que recibimos en La Farmacia del Bebé  son acerca de la conveniencia de comprar un sacaleches, y en ese caso, qué tipo es el más adecuado.

La elección de un sacaleches o extractor de leche materna, siempre debería venir determinada por la frecuencia de uso que le vayamos a dar y no por el presupuesto de que dispongamos. No en todos los casos necesitaremos un extractor eléctrico, y en una lactancia normal, en la mayoría de las ocasiones ni siquiera necesitaremos un extractor.

En cualquier caso es un producto que no debemos adquirir hasta que sepamos el uso que vamos a darle.

Tipos de sacaleches

Extractor manual

Se recomienda en casos de separación puntual del bebé o cuando vamos a extraernos una vez al día. También pueden ser útiles para ayudarnos a superar dolencias como pezones irritados y pezones invertidos o planos.

Ideales para un uso ocasional porque son muy fáciles de usar, limpiar, montar y desmontar, además de más económicos que los eléctricos.

Su uso requiere movimientos repetitivos de la mano sobre la palanca del extractor para extraer la leche.

Algunos de los extractores manuales más conocidos son el Harmony de Medela, Simplisse de Dr. Browns, Phillips Avent Scf310/20 y el extractor manual de Tommee Tippee.

Sacaleches manuales

Extractor eléctrico simple

Es el sacaleches que se recomienda en casos de extracciones diarias (1 o 2 al día), ya que permite sacar la leche con mayor rapidez (20-30 minutos) y son los que más se asemejan al patrón de succión de bebé, lo que ayuda a mantener el nivel de producción de leche materna.

En caso de que ya nos vayamos a incorporar al trabajo a media jornada nos puede ser de gran utilidad para generar reservas de leche materna para nuestro bebé. En caso de incorporación a jornada completa nos puede servir, aunque al extraer de un pecho cada vez, la extracción será más lenta que con un extractor eléctrico doble.

Los sacaleches eléctricos son muy fáciles de usar ya que solo se tiene que ajustar la succión y la velocidad de extracción.

Algunos de los extractores eléctricos simples de mejor calidad son el Medela Swing, Phillips Avent SCF292/01 y el Mini Electric de Medela.

Sacaleches eléctricos simples

Extractor eléctrico doble

Es el que normalmente recomendamos en caso de que vayamos a realizar extracciones prolongadas en el tiempo como incorporación al trabajo a jornada completa, bebés prematuros, partos múltiples, bebés con labio leporino, etc.

Son perfectos para compaginar con la lactancia, ya que al extraer de ambos pechos a la vez, recogen un gran volumen de leche en aproximadamente 10 minutos, permitiéndote generar reservas para que el bebé siga tomando tu leche mientras estás en el trabajo.

Normalmente son los extractores más eficientes y duraderos, debido a la capacidad (succiones por minuto) de su motor. Los extractores poco potentes o a pilas realizan menos succiones por minuto y la succión es más fuerte pudiendo causar dolor.

En este caso nuestro extractor de referencia es el modelo de Medela Swing Maxi

Sacaleches eléctrico doble Medela Swing

Sacaleches de descongestión o tipo “pera”

Su función no es extraer leche para almacenar, sino descongestionar el pecho de forma ocasional como por ejemplo cuando el bebé no puede agarrarse al estar demasiado tenso.

También puede servirnos para estimular y extraer un poco de leche antes de iniciar la toma o eliminar la leche residual del pecho tras la misma. Suelen ser muy económicos.

Algunos de los modelos más conocidos son Chicco Descongestión Rápida (R61735) y Suavinex Descongestión Pecho

Sacaleches tipo pera Chicco

En resumen, para elegir el sacaleches adecuado debemos prestar atención a cuánto lo vamos a usar, donde y el tiempo que dispondremos para la extracción.

Resumen para escoger el Sacaleches más adecuado

Accesorio más importante: el embudo

Tan importante es la elección del sacaleches como el diseño y tamaño del embudo o copa que vayamos a utilizar.

El embudo o copa es el accesorio del extractor en el que se introduce el pecho, y del que dependerá en gran parte tanto tu comodidad como la eficacia de la extracción.

Debe elegirse en función del tamaño del pezón, por lo que cada mamá necesita su tamaño adecuado, sobre todo para evitar dolor y grietas o bien una escasa extracción de leche.

Si el embudo es demasiado pequeño, no se introducirá correctamente el pezón o no se acoplará correctamente. Si por el contrario, es demasiado grande, entrará parte de la areola dentro de la copa. En ambos casos la extracción no se realizará correctamente, y además es muy probable que nos haga un poco de daño.

La clave para saber si el tamaño correcto es que el pezón quede en el túnel del embudo, sin que le falte espacio. La areola del pezón no debe introducirse dentro del túnel. También puede ocurrir en algunos casos que se necesiten tallas distintas para cada pecho.

Algunos modelos de extractores como los de Avent y el Sacaleches Manual de Dr. Browns tienen una copa flexible que se adapta al pecho. En estos casos la talla es única.

Por otro lado, en los extractores de Medela debemos tener en cuenta que sí que hay tallas (S, M, L, XL y XXL), aunque el sacaleches, por defecto trae la talla M. Si necesitamos otra talla tendremos que comprarla por separado.

Como usar el sacaleches

Lavado de manos

Lavarse las manos con agua y jabón es una forma barata y eficaz de prevenir enfermedades (gripe, bronquiolitis, neumonía, etc.). Sin embargo a veces olvidamos este paso tras cambiar los pañales al bebé y antes de tocar a bebés lactantes.

Es muy importante lavarse convenientemente las manos antes de empezar a usar el sacaleches y sobre todo cuando manipulemos la leche extraída.

Limpieza y esterilización del sacaleches

El sacaleches es el sitio perfecto para la proliferación de bacterias. No limpiarlo debidamente es un riesgo tanto para la madre como para el bebé.

Lo que realmente garantiza la ausencia de microorganismos es la esterilización. Es conveniente seguir las instrucciones del fabricante pero por norma general la frecuencia de esterilización depende de:
•    Si el bebé es menor de tres meses, prematuro o está enfermo, hay que esterilizar a diario.
•    Si se extrae leche para almacenarla durante bastante tiempo es conveniente esterilizar a menudo.
•    En bebé mayores a tres meses la frecuencia de esterilización puede ser menor.

Por otro lado es importante que no guardemos la piezas del esterilizador encajadas hasta que estén completamente secas, para evitar el crecimiento de nuevas bacterias y  gérmenes.

¿y por qué soy tan pesada con la higiene? Pues por las infecciones. En la leche materna se encuentran bacterias de forma fisiológica. En la microbiota normal se encuentran estafilococos, estreptococos y las bacterias lácticas. En condiciones normales no hay ningún problema, pero si el bebé tiene las defensas disminuidas o es prematuro, o la mamá tiene alguna grieta en el pezón hay que extremar las precauciones porque la concentración bacteriana aumenta en caso de mastitis y enfermedades infecciosas como bronquiolitis, diarreas, gripes, etc. Nunca pasa nada hasta que pasa…

Métodos de esterilización del sacaleches:
•    Método tradicional: sumergir y hervir los utensilios entre 5 y 10 minutos.
•    Esterilizador (por acción vapor).
•    Soluciones desinfectantes al agua: Método Milton o hipoclorito al 1%.
•    Esterilización en microondas.

Cada mamá deberá elegir el método que más se ajuste a sus necesidades y siempre seguir las instrucciones del fabricante.

¿Se recomiendan los sacaleches usados o de segunda mano?

Nuestro consejo es siempre que NO.

Como medida preventiva e higiénica se considera que los sacaleches son de uso personal y no son seguros (bacteriológicamente hablando) para uso compartido.

Algunas partes del sacaleches no se pueden limpiar ni esterilizar pudiendo haber riesgo de contagio de enfermedades.

El aire producido por la succión arrastra las bacterias que existen de forma natural en la leche materna y éstas colonizan todas las superficies del sacaleches, y de ahí van a la leche extraída.

Los sacaleches son un foco de acumulación de bacterias, por eso no se deben utilizar para sacar muestras para cultivo en casos de mastitis e infecciones por hongos, ya que siempre dan resultados falsos (falsos positivos). Por otro lado el citomegalovirus (de la familia de los herpes) es un virus del que el portador puede desconocer su contagio.

El citomegalovirus es el que se transmite con más frecuencia a los bebés durante el embarazo y se puede transmitir también a través de la leche materna.

Es diferente en el caso de sacaleches de uso hospitalario que están diseñados para que la leche materna nunca entre en contacto con las partes del sacaleches que son compartidas (biberones y tubos que se enganchan al motor del extractor). Además tienen un filtro de membrana antibacteriano y un mantenimiento muy estricto para evitar infecciones, al igual que cualquier aparato hospitalario.

En el caso de extractores de uso individual hay partes que no pueden ser esterilizadas, no pudiendo garantizarse la seguridad para que lo utilicen otras madres. El motor está conectado al tubo donde se recoge la leche por lo que tampoco sirve cambiar el kit de accesorios.

Técnicas de extracción

Tan importante es la elección del sacaleches como el uso que hagamos de él, tanto en lo referente al montaje (siguiendo siempre las instrucciones del fabricante), como a la técnica que empleemos para realizar las extracciones.

Siempre recomendamos los siguientes pasos para una extracción correcta:
1.    En primer lugar un masaje de estimulación o bien colocar un paño caliente en el pecho durante unos minutos (el paño caliente se desaconseja en casos de mastitis).
2.    Coloca el embudo en el pecho y sujétalo con la palma de la mano. Es importante no sujetar el sacaleches por el biberón, sino por el embudo.
3.    Hay que comenzar la extracción estimulando el flujo de leche. ¿Cómo se hace? Con movimientos de extracción rápidos y cortos, hasta que empiecen a salir las primeras gotas de leche (aproximadamente 2 minutos). En caso de disponer de sacaleches eléctrico esta estimulación se hace al cambiar el modo de extracción automáticamente.
4.    Una vez finalizada la estimulación comenzamos con una extracción lenta y relajada, para obtener la mayor cantidad de leche posible.

Si lo que queremos es aumentar la producción de leche es conveniente seguir la siguiente técnica cada dos horas:
1.    Estimula un pecho durante 5 minutos (pasos 3 y 4 anteriores) y para. Repetir con el otro pecho.
2.    Volver a estimular el primer pecho (pasos 3 y 4 anteriores) durante 5 minutos y parar. Volver a repetir con el otro pecho.

En total son 20 minutos con los dos pechos con un sacaleches manual. Con uno eléctrico puede reducirse a 10 minutos (2,5 minutos por pecho).

A las dos horas volvemos a realizar el mismo proceso. De esta forma se irán estimulando las glándulas mamarias para conseguir extracciones más abundantes.

En cualquier caso utilizad el sacaleches siempre con cautela, y parar si sentimos algún tipo de molestia o dolor.

Lo último que queremos provocar son problemas de ingurgitación (pechos inflamados y duros por la subida de la leche).

Extractores de leche materna

Si tienes dudas puedes hacer una

Consulta Online sobre Lactancia Materna

y obtener tu respuesta en menos de 24 horas.