Categorías
Autonomía Bebé de 6 meses Blog Conducta del Bebé y el Niño Cuidados del Bebé y el Niño Desarrollo Infantil Herramientas de Salud Infantil Transporte de Bebés y Niños

¿A qué edad se puede sentar un bebé?

A qué edad se puede sentar un bebé

¿A qué edad se puede sentar un bebé? Esta es la respuesta a una madre que propuso este Peketema en Facebook. En sillita, en porta-bebés, en hamaca, grupo 0…

Suele decirse que no es bueno que un bebé se siente demasiado pronto porque puede dañar la espalda.

A estas alturas ya os habréis dado cuenta de que siempre hay quien sólo ve peligros en todas partes. Y sin duda encontraréis quien os dirá fechas concretas antes de las que no hay que hacer “x” y fechas a partir de las cuales ya debería hacer “x”.

En el tema de sentarse suele decirse el archi-conocido:

“Mantiene la cabeza a los 3 meses, se sienta a los 6, se pone en pie a los 9 y camina a los 12 meses.”

A mí siempre me ha hecho gracia. Ya es casualidad que la naturaleza haya establecido una regla de desarrollo de los niños con tal exactitud y tan fácil de recordar…

Y tanto, porque es falsa. Es una orientación burda que como es fácil de recordar se ha extendido. Pero a muchos padres y madres les genera ansiedad cuando su hijo no cumple la regla en el momento exacto. Y es totalmente normal que así sea. Con lo cual es un motivo de preocupación general cuando llegada la mágica fecha el bebé no cumple con los plazos.

Pero eso no es suficiente. Si lo hace antes, “también es malo”.

Y así, cuando se ve a un bebé de menos de 6 meses que ya se sienta no falta quien alerte a los padres que eso es malo para la espalda.

Ahora vamos a usar más el sentido común para hablar de cuando y cómo puede ser un problema que un bebé se siente

La preocupación real sobre el sentarse antes de tiempo es el hecho de si eso puede dañar la espalda.

La teoría es que como los bebés tienen poca fuerza en la espalda y los huesos están unidos por ligamentos muy flexibles, un bebé sentado puede adoptar posturas en las que la espalda sufra sobrecargas y que eso acabe generando un daño con secuelas posteriores.

Debemos entender que para que eso ocurra, la fuerza que se aplique debe ser intensa y la fuerza es el propio peso del bebé, que es bastante limitado.

Sólo una mala postura mantenida de forma muy constante sería capaz de algo así.

Y ahí está la clave: Los bebés se mueven mucho y sólo mantienen una postura, especialmente si le genera molestias, cuando hay algo que le obliga a mantenerla. Es decir, un sistema de retención.

Que un bebé se siente (porque puede hacerlo) sin ningún sistema que le evite tumbarse si empieza a estar incómodo, es imposible que le genere un daño en la espalda. Da igual la edad que tenga. En cuanto esté incómodo y antes de hacer un daño significativo el bebé cambiará de postura de forma espontánea.

Por tanto la cuestión es hablar de sistemas de retención para sentar al bebé

Son aparatos en los que colocamos al bebé en una postura determinada. Los más usados para sentar a un bebé son:

Mochila porta-bebés: En las mochilas ergonómicas no hay problema. Están diseñadas para que la postura adoptada por el bebé sea adecuada no forzando la espalda. Y aún así, la cuestión si empieza a estar incómodo es sacarlo y que pueda cambiarla.

Grupo “0”: Llamo en general así a las sillas de transporte para coche en las que sentamos al bebé en los primeros meses de vida. El asiento tiene forma arqueada, por lo que también los llaman “huevos”. Y esa es la clave para que no dañe la espalda. Al adoptar una forma de arco, distribuye el peso, como en un edificio. Aunque tienen adaptadores para mantener centrada la cabeza y que no caiga hacia los lados, es frecuente que cuando un niño se duerme pueda volcar la cabeza hacia un lateral de forma bastante forzada. Por eso suelen permitir que basculen, de modo que cuando un bebé es muy pequeño y no mantiene la cabeza, especialmente cuando duerme, lo mejor es ponerlo en la posición más horizontal posible. Pero mientras está despierto, tiene fuerza para sostener la cabeza y lo vemos cómodo podemos mantenerlo en la posición más vertical.

Hamaca: Es similar al grupo 0, pero con menos inclinación y más libertad de movimiento. Sin problema.

Silla: Es a las sillas de paseo que forman ángulo en las que se suele recomendar de verdad, junto con las silletas para comer o similares a las que se refiere de verdad la recomendación de no sentarlos demasiado pronto, ya que en estas se mantiene la espalda erguida, pero no alineada y se carga el peso sobre la parte baja de la espalda. Suele decirse que no es recomendable usarlas antes de los 4-5 meses. Pero en realidad depende mucho del desarrollo de cada bebé. Hay bebés que con esa edad ya se sientan solos y son capaces de mantener una postura más o menos erguida y otros a los que resulta imposible. Mientras veamos que sentado en una silleta la postura del bebé es claramente anormal (se vuelca hacia uno de los lados con la espalda torcida a los pocos segundos de ponerlo), mejor no usarlo.

Pero lo más importante, incluso en esos casos, antes de hacer un daño serio, el bebé se va a quejar claramente. Por lo que si en cualquier momento tu bebé está en un sistema de retención y se queja de forma clara, sácalo para que se mueva con libertad.