Categorías
Alimentación del Bebé y el Niño Bebé de 2 meses Blog Dolor Estreñimiento en bebés y niños

El Lactante estreñido

El lactante estreñido

Para padres: Lactante Estreñido no no es el que no hace caca todos los días. Sino el que la hace dura y con dolor. Soluciones sencillas. Hay distintas situaciones que hay que diferenciar.

Hay que distinguir lo que es «Estreñimiento real» del «Pseudo estreñimiento del lactante«. Diferencia estas dos situaciones con soluciones diferentes.

El «Pseudo estreñimiento del lactante»

Cuando un niño nace, hace caca con cada toma o incluso más de una vez por toma. La causa es el reflejo gastrocólico: En cuanto comen y el estómago empieza a llenarse manda órdenes al intestino para que empiece a hacer sitio. Su barriga tiene poca capacidad y al entrar comida nueva tiene que decidir entre hacer sitio a la nueva (que trae más alimento) o quedarse con la vieja (que tiene menos alimento).

Decide hacer sitio a la nueva y la vieja la echa sin que haya acabado la digestión (por eso salen grumos blancos que es leche sin digerir). Al principio el cierre del culete (el ano) no tiene capacidad de cerrarse. Por eso es moverse la tripa y hacer caca, cada vez que come.

Llega un momento (entre las 2 y las 8 semanas habitualmente) en que el ano empieza a tener fuerza suficiente para contener la caca. El niño puede relajarlo o apretarlo, pero no sabe cuando hacer una cosa o la otra. El resultado es que después de cada comida sigue teniendo el reflejo gastrocólico. Empieza a apretar la barriga (lo que muchos padres interpretan de forma equivocada como que tiene gases) y pueden estar un rato molestos y haciendo ruidos de queja hasta que se pasa el reflejo gastrocólico.

Eso le pasa tras cada toma en la que no consigue hacer caca. En las que hace se queda a gusto en seguida. Hace caca si relaja el ano mientras tiene el movimiento de tripa: Si relaja cuando la tripa no se mueve o mueve la tripa y no relaja el ano, pueden pasar días sin hacer. La clave para saber que no es estreñimiento real es:

Cuando por fin hace, a veces varios días después, la caca es BLANDA y hace sin dolor.

¿Por qué no hizo caca antes?

Porque no dio la casualidad de relajar el ano mientras la tripa se movía.

El tratamiento:

Si van pasando los días sin hacer deposiciones y está cada vez más molesto (llora más, come peor), podemos ayudarle para que haga. Pero si está bien, come bien y no tiene dolor no es necesario hacer nada aunque pasen bastantes más días.

Para los casos en los que la molestia es evidente lo que recomiendo son enemas de glicerina líquida. Si leéis el prospecto veréis que pone «no recomendable para menores de 2 años». En los menores de dos años puede usarse, pero introduciendo sólo 1 centímetro o centímetro y medio la cánula y entonces se comprime el enema para que entre su contenido.

La clave para que sea efectivo está en el momento que lo estimulamos:

El momento más adecuado para usarlo es cuando notamos que el niño está encogiendo las piernas, con la barriga dura y haciendo gruñidos. En ese momento se están produciendo movimientos en el intestino con la intención de expulsar las heces, pero no consigue relajar el ano. La introducción de la cánula del enema estimula su relajación, y al introducir la glicerina favorecemos la expulsión de las heces.

Si lo hacemos de este modo conseguimos con más facilidad que el niño entienda que cuando note los apretones de la barriga al relajar el ano, se alivian las molestias.

Hay niños que esto lo entienden en dos días y otros que tardan dos meses.

No recomiendo los supositorios de glicerina (miden más de 1,5 cm) ya que hacen más daño al entrar y suelen echarlos enteros con lo que también hacen daño al salir.

No deben usarse tampoco el bastoncillo con aceite, la cerilla, la ramita de geranio ni el termómetro… Porque ninguno de éstos está esterilizado y si le hacemos una herida puede infectarse con facilidad.

Los enemas de glicerina líquida tampoco podemos estar usándolo continuamente. La clave para saber cuando usarlo es:

Si pasa días sin hacer nada y está muy molesto le toca, cuando tenga el apretón.

A veces en un mismo día puede necesitar que lo usemos más de una vez si sigue muy molesto.

Pero hay niños que pueden hacer cada 4-5 días o incluso más sin molestias, comiendo bien y que cuando hacen es blando. En estos bebés no es necesario hacer nada.

El Lactante Estreñido de verdad

Está realmente estreñido si las heces son duras y con dolor.

Suele estreñir más la leche artificial que el pecho. Por lo que algunos se estriñen al introducir la leche artificial.

Los hay también que se estriñen por falta de líquido, generalmente por preparar mal la leche (muy concentrada).

Y los hay que son estreñidos porque tienen un intestino que se mueve menos de lo normal o absorbe demasiado líquido de las heces.

Un lactante estreñido con la caca dura necesita en la alimentación algo que le ayude. Si ya toman fruta hay que evitar la manzana y el plátano maduro porque estriñen. Le ayudan por ejemplo naranja o mandarina, ciruela, kiwi, piña… Pero con la naranja, que suele ser lo más usado hay que evitar el error de dar el zumo. El zumo tiene mucha vitamina C pero no aligera. Es la pulpa que se queda en el exprimidor lo que aligera. O sea, que al preparar la fruta hay que echar los gajos enteros (sin semillas) y batirla.

Si además toma verduras evitad la zanahoria y el arroz y no os paséis con la patata porque estriñen. Deben darse verduras con hebras (judías verdes, puerro, apio…).

Cuando a pesar de tomar todo esto no hace si no se le estimula o si todavía no toma más que leche hay que añadir algo más. Un laxante osmótico es lo que yo recomiendo en los lactantes.

No uséis laxantes en el Pseudo estreñimiento, porque no soluciona el problema, sino que lo empeora. Hace que se mueva más la tripa (más retortijones) pero si no relaja el ano no sale nada.

Los laxantes osmóticos no se absorben y no tiene dosis fija. Hay niños que con una cucharadita hacen 7 deposiciones y los hay que con 7 cucharaditas no hacen ninguna. Se empieza con una dosis baja y si no tiene deposiciones se aumenta gradualmente cada día hasta que se regule.

Si llega un momento que hace más veces al día se puede bajar la dosis poco a poco. Volviendo a subirla si se vuelve a estreñir. Y se puede mantener el tiempo que sea necesario. Los laxantes osmóticos no producen adicción como dicen algunos. Lo que sucede es que cuando alguien se estriñe y con un laxante se regula es porque en realidad necesita más fibra en la dieta. El laxante es un comodín, y si al retirarlo no corregimos el defecto en la dieta, se estreñirá de nuevo.

Yo prefiero arreglar siempre que sea posible el estreñimiento por arriba (dieta rica en fibra o laxante por boca) que por abajo (enemas). Si irritamos demasiado abajo la fuerza del cierre del culete aumentará, empeorando el estreñimiento.

Otras dos cosas que pueden ayudar al Lactante Estreñido:

Porteo: Cuando un niño no se mueve o permanece tumbado mucho tiempo el intestino se mueve menos. Cuando va con frecuencia en mochila, entre el movimiento y la posición vertical es más fácil que haga caca.

Tomas frecuentes: Cada vez que un bebé come empieza a moverse el intestino para hacer sitio al alimento nuevo que llega. Entre las ventajas que tiene dar de comer a un bebé con frecuencia, una de ellas es que ayuda a resolver el estreñimiento.

Si os ha resultado útil difundidlo dando a «me gusta» o «compartiéndolo» con vuestros amigos.

Categorías
Bebé de 2 meses Blog Cuidados del Bebé y el Niño Embarazo

Cosas necesarias para cuidar bebés

Cosas necesarias para cuidar bebés

El material médico que los padres deben tener en casa cuando va nacer un bebé. Termómetro, antisépticos, Suero fisiológico, Aspirador nasal

 


Material médico básico:

 

En toda casa en la que haya un niño debería haber un termómetro.

 

Dado que la mayor parte de las enfermedades que sufre el niño en sus primeros años de vida son de tipo infeccioso, y generalmente suelen presentar fiebre como síntoma principal. La medición objetiva de la fiebre puede orientarnos sobre la gravedad de la infección así como de su evolución.

Tanto para una cosa como para la otra no podemos fiarnos de la sensación subjetiva de calor o del estado general sin más, ya que la fiebre en los niños es mejor soportada que en los adultos y hay casos en que un niño con fiebre de 40º puede estar jugando como si tal cosa.

Hoy día hay una gran variedad de termómetros, con sus ventajas y sus inconvenientes. El de toda la vida era el termómetro de mercurio. Pero se ha retirado para reducir la contaminación ambiental.

En la actualidad se dispone de muchos tipos de termómetros digitales (en forma de chupe para temperatura oral, para medición axilar o rectal, para la frente o para el oído).

En teoría los termómetros digitales son más exactos y fiables que el de mercurio, dado que el de mercurio debe dejarse puesto durante 3 minutos, lo que en algunos niños es misión imposible y los digitales avisan cuando la temperatura se estabiliza, que suele ser antes de los 3 minutos (en muchos a los 10-15 segundos).

El defecto radica en que cuando un instrumento digital tiene las pilas bajas empieza a hacer cosas extrañas y una avería no se manifiesta de  ningún modo evidente.

Dado que a veces pasa mucho tiempo desde que lo usamos una vez hasta que vuelve a usarse, no sabemos en que situación están las pilas y su resultado puede no ser fiable.

Por eso recomiendo que siempre que se tome la temperatura se realicen dos determinaciones dejando entre ellas que se enfríe el termómetro para comprobar si son fiables.

Si se usa el de oído, tomar la temperatura en ambos oídos. La razón es que una otitis puede dar temperaturas altas en el oído foco de la infección que no se correspondan con un aumento general de la temperatura del cuerpo, que sería la autentica fiebre.

Otros materiales médicos necesarios como apuntamos antes son los de cuidado del cordón. Gasas estériles y alcohol de 70º o Clorhesidina en Spray. Sobre la utilización de gasa hay para todos los gustos. Si se usa, lo importante es cambiarla al menos una o dos veces al día, y cada vez que se manche.

 

Medicamentos para bebés

En cuanto a las medicinas que os prescriba su pediatra, no las almacenéis.

 

La farmacia en casa

Tomad la costumbre de apuntar la fecha en cualquier jarabe cuando lo abráis.

De modo que por norma no guardéis ninguno más de 3 meses tras su apertura.

Muchos de ellos no pueden guardarse ni siquiera ese tiempo, por lo que debéis seguir las indicaciones del prospecto o su pediatra en aquellos casos que lo precisen.

Tampoco tiréis las medicinas.

Entregadlas en las farmacias, que disponen de un sistema de retirada y eliminación adecuada de medicamentos que reduce la contaminación.

Categorías
Bebé de 2 meses Blog Recién Nacido

Hernias en el Bebé Recién Nacido

Hernia umbilical en bebés

Una explicación clara con imágenes para que los padres puedan diferenciar en los bebés las hernias de lo que no lo son. Cómo actuar si tu hijo la tiene.

La pared del abdomen está formada por músculos. Hay varios distintos y se unen entre sí por zonas más débiles.

A veces, alguna de esas zonas puede ceder y abultar hacia fuera.

Especialmente cuando el bebé hace fuerza y aprieta la barriga: Al llorar, toser o cuando aprieta para hacer caca.

Tipos de hernias en bebés

Los dos tipos de hernias más frecuentes son la umbilical y la inguinal:

Hernia umbilical aparece justo donde está el ombligo.

– La otra es la hernia inguinal. Aparece en la ingle y es mucho más frecuente en niños que en niñas.

La hernia umbilical en bebés

Hernia Umbilical en un Bebé

En este artículo nos centraremos en la más frecuente de todas: La hernia umbilical del bebé que aparece ya recién nacido o poco después.

Lo primero, voy a mostrar lo que es una hernia umbilical de verdad. Las hay más o menos abultadas. Y pueden aumentar o reducirse con según el niño hace más o menos presión.

Estas hernias se reducen con facilidad. Es decir, que cuando la apretamos se mete fácilmente hacia la barriga. No hay riesgo por hacer esto. Aunque conviene no hacer barbaridades, es una piel bastante resistente y que no suele provocar dolor al niño.

Suelen aumentar durante los primeros meses de vida. Especialmente en niños llorones, con gases o con estreñimiento.

Pero muchas veces, poco a poco se van reduciendo hasta desaparecer.

Tratamiento de la hernia umbilical en bebés. Lo que funciona y lo que no.

En los casos llamativos o cuando no desaparecen antes de que el niño empiece a andar, conviene que sea valorado por un Cirujano infantil, por si tiene que operarse.

Es una operación muy sencilla y que da muy buenos resultados.

Cosas que NO sirven con las hernias umbilicales:

Fajas. Se usaban mucho en el pasado. El problema es que está tan floja que no hace nada o si se aprieta, dificulta la respiración del bebé.

Esparadrapo. Tampoco. Suelen hacer reacciones en la piel que pueden ser importantes y al final, el que tenía que operarse, se opera igualmente.

Lo que no son hernias pero algunos padres confunden con ellas

Os añado dos fotografías más que no son hernias, pero muchos padres suelen confundir.

La primera corresponde a un ombligo normal, justo tras la caída del cordón. Como veis el ombligo sobresale de la barriga, pero eso es normal.

 

ombligo cutaneo bebe

 

La segunda corresponde a un bulto que aparece justo en el centro del borde de las costillas. En el centro exacto de la foto. Es el bulto que produce en algunos niños la parte final del esternón (el hueso al que se unen las costillas en el centro del pecho).

 

apendice xifoides bebe

 

En algunos bebés abulta un poco hacia fuera. Pero si lo tocáis, es duro. Mientras que las hernias suelen ser blandas.

¿Hay que hacer algo de urgencia con las hernias?

A veces las hernias crecen de golpe. Si eso coincide con un dolor intenso en el bebé o con vómitos, debe ser valorado en Urgencias. En pocos casos puede ser necesario operarlo sobre la marcha. Pero en esos pocos casos es importante hacerlo pronto.

Si os resulta interesante pulsando «me gusta» y compartiéndolo, permitís que otros accedan a esta información.

Categorías
Bebé de 2 meses Blog Vómitos

Estenosis hipertrófica de píloro

La Estenosis hipertrófica de píloro es un problema que puede aparecer en las primeras semanas de vida haciendo que el bebé vomite todo lo que toma.

¿Qué es una Estenosis Hipertrófica de Píloro?

El Píloro es el cierre que hay entre el estómago y el duodeno (que es la primera porción del intestino).

Tiene la fuerza suficiente para retener la comida en el estómago hasta que este acaba su trabajo.

Entonces el Píloro se relaja y deja pasar el contenido del estómago hacia el intestino, donde continuará la digestión.

En el estómago se produce ácido. Este ácido hace uno de los pasos de la digestión. El estómago está preparado para aguantar esta acidez. Pero el intestino no. Si el píloro no funcionase bien y dejase escapara el contenido del estómago hacia abajo antes de compensarse la acidez aparecerían úlceras en el duodeno. Es algo frecuente en adultos.

Por algún motivo (no se sabe aún la causa), en algunos bebés de en torno a 3-4 semanas de vida ese anillo va haciéndose cada vez más fuerte, más grueso y llega un momento que no permite que el alimento pase del estómago hacia el intestino. Lo que notamos es que un bebé que casi no echaba comida empieza a vomitar con frecuencia.

Esto es fácil de confundir con las bocanadas, que son muy frecuentes en bebés de esta edad.

Lo que caracteriza a la Estenosis Hipertrófica de Píloro y lo diferencia de las bocanadas simples es_

  1. Rápidamente (en pocos días) el bebé vomita con mucha más frecuencia, hasta que llega el momento en que lo hace con todas las tomas.
  2. A pesar de comer con ganas (lo que lo direrencia de infecciones de orina, gastritis o intolerancias alimentarias…) vomitan la comida de forma casi inmediata y el peso empieza a bajar.
  3. Hacen cada vez menos caca y el bebé empieza a estar más decaído.

¿Qué hacer si sospechas que tu bebé puede tener Estenosis Hipertrófica de Píloro?

Cuando se sospecha, debe ser valorado por su pediatra.

Puede confirmarse haciendo una ecografía. En la ecografía se mide la parte muscular del píloro. Cuando supera un margen que se considera normal interpretamos que el bebé tiene una Estenosis hipertrófica de píloro. Si no se llega a ese límite se observa la evolución, de modo que si los vómitos ceden se da por resuelto el problema. Pero si persisten debe repetirse la ecografía para ver si la capa muscular del píloro se ha seguido engrosando.

Tratamiento de la Estenosis Hipertrófica de Píloro

Si la ecografía demuestra que tiene Estenosis Hipertrófica de Píloro, el tratamiento es una operación.

Consiste en cortar parte del anillo muscular (Píloro) para que pierda fuerza.

Si los vómitos son continuos la operación suele hacerse ese mismo día o al siguiente, solucionando el problema de forma inmediata.

No es una opción plantearse no operarlo si lo necesita porque causaría una rápida desnutrición con deshidratación.

Y no se corrige sólo, sin operación.

Evidentemente cuando hablamos de operar a un bebé tan pequeño (recuerda que estamos hablando en torno al mes de edad), a todos nos asusta la idea.

Para tranquilizaros puedo decir que en mis años de experiencia como pediatra ninguno de los bebés operados que he conocido ha tenido un problema con la operación.

El único que queda como veis en la foto es una cicatriz en la barriga. Habitualmente en la parte alta derecha.

Una vez pasado el miedo de la operación y cuando ya ha ido todo bien la preocupación suele ser si se le quedará la marca. Como veis en la imagen es una línea fina de unos 2-3 cm. Con el tiempo esta marca va pareciéndose cada vez más al resto de la piel hasta hacerse casi imperceptible.

Será el recuerdo de un problema que se resolvió.

 

cicatriz tras operar estenosis hipertrófica de píloro
Cicatriz tras la Operación de una Estenosis Hipertrófica de Píloro
Categorías
Bebé de 2 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Control del Tiempo en Salud Infantil Cuidados del Bebé y el Niño Diarrea Digestivas fiebre Herramientas de Salud Infantil Infecciones en Bebés y Niños Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos Vacunas Vómitos

Vacuna Rotavirus

Una explicación para padres sobre la utilidad de esta vacuna. Contra el virus que con más frecuencia causa ingresos hospitalarios en lactantes por diarrea.

El rotavirus es el causante más frecuente de ingreso hospitalario de lactantes por diarrea.

Hoy día, en los países desarrollados, la mortalidad por diarrea es mínima. Por lo que en comparación con otras vacunas que protegen contra infecciones que pueden causar la muerte incluso en países desarrollados, es menos urgente su uso. Este es el motivo por el que está fuera del calendario vacunal gratuito por ahora.

Lo que sí causan las diarreas en lactantes es ingresos frecuentes. El rotavirus no es el único germen causante de diarreas en bebés. Pero sí es el más agresivo de los frecuentes. Por eso se ha desarrollado una vacuna contra él. La pena es que esta vacuna no esté disponible por falta de recursos donde realmente sería útil, en los países en vías de desarrollo. Donde la diarrea sigue siendo una de las principales causas de mortalidad infantil.

Evitar ingresos hospitalarios por Rotavirus

Para un niño pequeño, un ingreso hospitalario no es algo agradable. Aún no siendo una causa de mortalidad habitual en nuestro entorno, un ingreso puede suponer un problema no despreciable para el bienestar del bebé.

Y el ingreso de un lactante es una alteración importante para la vida de sus padres.

La vacuna contra el Rotavirus disponible en España puede encontrarse bajo la marca Rotateq o Rotarix.

Efectos secundarios de la vacuna del Rotavirus

Es una vacuna de virus atenuados. Lo que quiere decir que produce una infección leve, que puede mostrarse como una diarrea leve, con o sin fiebre.

Forma de administración de la vacuna del Rotavirus

La vacuna se da en tres dosis por vía oral si es Rotateq o 2 dosis si es Rotarix. No se pincha.

Puede darse con pautas muy diferentes.

Yo suelo recomendarla a los 2, 4 y 6 meses de edad en Rotateq o 2 y 4 meses si es Rotarix.