Categorías
Blog

¿Cómo funciona un bebé?

cómo funciona un bebé

¿Cómo funciona un bebé? Una visión general para entender las diferencias entre un bebé y un adulto.

El niño no es un adulto en miniatura. Tiene cambios continuos, fases de adaptación y cosas normales que son llamativas.

Pensar que un bebé es un adulto en miniatura, nos lleva a veces a ver cosas que son normales en el niño, como algo preocupante porque no sucede en los adultos.

Esto se debe a que el niño es un adulto en construcción, lo que hace que las formas de funcionar de su organismo vayan variando conforme crece.

En otros casos nos preocupamos porque el bebé no hace lo que «se supone» que debería: No eructa tras la toma, no ha hecho caca hoy, unos días come mejor y otros peor.

Una gran noticia: Habéis tenido un bebé, no un reloj suizo.

Son muy pocas las cosas que «debe» hacer de forma inevitable. La gran mayoría unas veces las hace y otras no. ¡Anda, como nosotros!

Y el crecimiento es continuo cambio. Hay fases de adaptación en las cuales, siendo normales, pueden ocurrir cosas llamativas.

Sistema defensivo del bebé

Desarrollo nervioso infantil

Crecimiento

El nacimiento

Categorías
Bebé de 2 meses Blog Recién Nacido

Hernias en el Bebé Recién Nacido

Hernia umbilical en bebés

Una explicación clara con imágenes para que los padres puedan diferenciar en los bebés las hernias de lo que no lo son. Cómo actuar si tu hijo la tiene.

La pared del abdomen está formada por músculos. Hay varios distintos y se unen entre sí por zonas más débiles.

A veces, alguna de esas zonas puede ceder y abultar hacia fuera.

Especialmente cuando el bebé hace fuerza y aprieta la barriga: Al llorar, toser o cuando aprieta para hacer caca.

Tipos de hernias en bebés

Los dos tipos de hernias más frecuentes son la umbilical y la inguinal:

Hernia umbilical aparece justo donde está el ombligo.

– La otra es la hernia inguinal. Aparece en la ingle y es mucho más frecuente en niños que en niñas.

La hernia umbilical en bebés

Hernia Umbilical en un Bebé

En este artículo nos centraremos en la más frecuente de todas: La hernia umbilical del bebé que aparece ya recién nacido o poco después.

Lo primero, voy a mostrar lo que es una hernia umbilical de verdad. Las hay más o menos abultadas. Y pueden aumentar o reducirse con según el niño hace más o menos presión.

Estas hernias se reducen con facilidad. Es decir, que cuando la apretamos se mete fácilmente hacia la barriga. No hay riesgo por hacer esto. Aunque conviene no hacer barbaridades, es una piel bastante resistente y que no suele provocar dolor al niño.

Suelen aumentar durante los primeros meses de vida. Especialmente en niños llorones, con gases o con estreñimiento.

Pero muchas veces, poco a poco se van reduciendo hasta desaparecer.

Tratamiento de la hernia umbilical en bebés. Lo que funciona y lo que no.

En los casos llamativos o cuando no desaparecen antes de que el niño empiece a andar, conviene que sea valorado por un Cirujano infantil, por si tiene que operarse.

Es una operación muy sencilla y que da muy buenos resultados.

Cosas que NO sirven con las hernias umbilicales:

Fajas. Se usaban mucho en el pasado. El problema es que está tan floja que no hace nada o si se aprieta, dificulta la respiración del bebé.

Esparadrapo. Tampoco. Suelen hacer reacciones en la piel que pueden ser importantes y al final, el que tenía que operarse, se opera igualmente.

Lo que no son hernias pero algunos padres confunden con ellas

Os añado dos fotografías más que no son hernias, pero muchos padres suelen confundir.

La primera corresponde a un ombligo normal, justo tras la caída del cordón. Como veis el ombligo sobresale de la barriga, pero eso es normal.

 

ombligo cutaneo bebe

 

La segunda corresponde a un bulto que aparece justo en el centro del borde de las costillas. En el centro exacto de la foto. Es el bulto que produce en algunos niños la parte final del esternón (el hueso al que se unen las costillas en el centro del pecho).

 

apendice xifoides bebe

 

En algunos bebés abulta un poco hacia fuera. Pero si lo tocáis, es duro. Mientras que las hernias suelen ser blandas.

¿Hay que hacer algo de urgencia con las hernias?

A veces las hernias crecen de golpe. Si eso coincide con un dolor intenso en el bebé o con vómitos, debe ser valorado en Urgencias. En pocos casos puede ser necesario operarlo sobre la marcha. Pero en esos pocos casos es importante hacerlo pronto.

Si os resulta interesante pulsando «me gusta» y compartiéndolo, permitís que otros accedan a esta información.

Categorías
Bebé de 2 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Control del Tiempo en Salud Infantil Cuidados del Bebé y el Niño Diarrea Digestivas fiebre Herramientas de Salud Infantil Infecciones en Bebés y Niños Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos Vacunas Vómitos

Vacuna Rotavirus

Una explicación para padres sobre la utilidad de esta vacuna. Contra el virus que con más frecuencia causa ingresos hospitalarios en lactantes por diarrea.

El rotavirus es el causante más frecuente de ingreso hospitalario de lactantes por diarrea.

Hoy día, en los países desarrollados, la mortalidad por diarrea es mínima. Por lo que en comparación con otras vacunas que protegen contra infecciones que pueden causar la muerte incluso en países desarrollados, es menos urgente su uso. Este es el motivo por el que está fuera del calendario vacunal gratuito por ahora.

Lo que sí causan las diarreas en lactantes es ingresos frecuentes. El rotavirus no es el único germen causante de diarreas en bebés. Pero sí es el más agresivo de los frecuentes. Por eso se ha desarrollado una vacuna contra él. La pena es que esta vacuna no esté disponible por falta de recursos donde realmente sería útil, en los países en vías de desarrollo. Donde la diarrea sigue siendo una de las principales causas de mortalidad infantil.

Evitar ingresos hospitalarios por Rotavirus

Para un niño pequeño, un ingreso hospitalario no es algo agradable. Aún no siendo una causa de mortalidad habitual en nuestro entorno, un ingreso puede suponer un problema no despreciable para el bienestar del bebé.

Y el ingreso de un lactante es una alteración importante para la vida de sus padres.

La vacuna contra el Rotavirus disponible en España puede encontrarse bajo la marca Rotateq o Rotarix.

Efectos secundarios de la vacuna del Rotavirus

Es una vacuna de virus atenuados. Lo que quiere decir que produce una infección leve, que puede mostrarse como una diarrea leve, con o sin fiebre.

Forma de administración de la vacuna del Rotavirus

La vacuna se da en tres dosis por vía oral si es Rotateq o 2 dosis si es Rotarix. No se pincha.

Puede darse con pautas muy diferentes.

Yo suelo recomendarla a los 2, 4 y 6 meses de edad en Rotateq o 2 y 4 meses si es Rotarix.

Categorías
Blog

Cuidados del Bebé

Información para padres sobre Cuidados del Bebé. Con un lenguaje sencillo. Sin extremismos. Una web sobre Pediatría pensada para padres.

Cuando unos padres llegan al Hospital para tener un bebé (o más de uno), son dos personas.

Cuando salen tras el parto son tres (o más).

Y su nuevo acompañante es alguien pequeño, de apariencia frágil, que no sabe expresar lo que necesita. Y del que los padres son los únicos responsables en este mundo. Es normal que eso agobie un poco (o un mucho) a cualquiera.

Habitualmente nadie ha explicado a los padres cómo cuidar del bebé. Suelen darse algunas indicaciones básicas. Pero todo son dudas.

Alguno ha hecho un curso sobre Cuidados del Bebé. La mayoría piensa que debería haberlo hecho.

Yo llevo ya bastantes años viendo a padres en esa situación, y tengo claro que muchos de ellos no han tenido tiempo de hacer un curso así. Lo que no impide que las dudas sobre como cuidar de su bebé les asalten desde el primer día.

En internet hay todo tipo de información sobre los cuidados del bebé.

  1. Revistas sobre Cuidados del Bebé.
  2. Páginas de sociedades científicas que dan consejos sobre cómo Cuidar a tu bebé.
  3. Asociaciones de todo tipo que defienden formas concretas de cuidar a los bebés. Unas más radicales que otras.

Pero yo me decidí a escribir esta web porque:

  • En salud, la clave es la Confianza. Hay un refrán que dice: «Un médico cura, dos médicos dudan, tres médicos, muerte segura.» Siempre he pensado que es una gran verdad. Desde el primer día como padres, habréis descubierto que cualquiera que pasa a vuestro lado os da consejos. Todo el mundo sabe cómo debéis hacer para ser unos «buenos padres». Pero en su mayoría son consejos no acompañados de una explicación que os ayude a valorar lo que sirve o no de cuanto os dicen. Y encima son contradictorios. Con las revistas y páginas hechas por muchos autores pasa un poco igual. Puedes leer un mismo tema hecho por varios autores y acabar sin saber a qué atenerte o por donde empezar. En mi página sólo escribo yo y trato cada tema intentando aclarar lo mejor posible lo que os aconsejaría en esa situación si os viese en mi consulta.
  • En internet uno puede perderse mucho. Y si entras en foros, ni te cuento. Miles de opiniones sobre un tema y poco o nada para decidir cuál es más válida para vosotros. Cuando entras en mi web, si ves un tema y te ayuda, puedes tener la confianza de que es posible que en otro tema también pueda ayudarte. Y si lo necesitas, puedo incluso contestar una consulta a través de internet
  • Intento huir de posturas radicales. Se puede cuidar de un bebé de varias formas correctas. Depende del bebé y de los padres

En resumen, si buscas información sobre Cuidados de tu bebé, espero que esta web te ayude.

Y al mismo tiempo si tienes cualquier sugerencia que hacerme, te agradezco que me ayudes a mejorar.

Para estos padres novatos que buscan por donde empezar he escrito

un manual que puedes descargar en pdf por 5€:

Cuidados del Bebé Recién Nacido

 

 

Y si necesitáis mi ayuda, quedo a vuestra disposición en mi consulta de Granada y Online.

 

Categorías
Blog

El sistema defensivo del niño

Aclaración para padres sobre el sistema defensivo de los niños. ¿Cómo madura? ¿Porqué se ponen malos con tanta frecuencia?

Otro de los cambios fundamentales tras el nacimiento es el que se produce, como hemos comentado, por el brusco contacto con sustancias y organismos distintos al propio desde el momento del nacimiento.

Un contacto que si no inexistente hasta entonces, si había sido muy limitado.

Se pasa de estar en un medio estéril (de ello se encarga el sistema inmunitario de la madre) en el que sólo se tiene contacto con material orgánico genéticamente compatible con el propio organismo, a un mundo extraño, con multitud de sustancias y microorganismos agresivos.

Nuestro sistema inmunitario está compuesto fundamentalmente por unas células (leucocitos), unos órganos donde se forman (médula del hueso, hígado, bazo, timo y ganglios) y unos anticuerpos que liberan algunas de esas células.

Cuando hay una infección responde todo el sistema inmunitario.

Los leucocitos atacan al germen que está causando la infección directamente o por medio de anticuerpos.

Cuando hace falta producir más leucocitos, empiezan a multiplicarse en los ganglios, que aumentan de tamaño para responder con más intensidad.

Esto hace que los ganglios cercanos a la infección sean más grandes.

Cuando cede la infección se reducen de tamaño, pero si son frecuentes en la misma zona no dan tiempo a que se reduzcan con lo que cada vez crecen más.

Esa es la razón de que los ganglios que rodean la garganta en los niños suelan tocarse con facilidad, ya que no están soltando una infección de garganta cuando están cogiendo la siguiente.

Una de las principales características de nuestro sistema de defensas es su capacidad de guardar memoria sobre aquellos gérmenes contra los que actúa. De ese modo la respuesta contra un organismo con el que tuvo que luchar con anterioridad se realiza de forma mucho más rápida, en muchos casos impidiendo totalmente la manifestación de la infección.

Cuando alguien tiene las defensas bajas, como dice la gente, el resultado es un fallo en su función protectora.

No es que se tengan muchas infecciones, tener muchas o pocas infecciones depende más del ambiente en el que estamos y de los gérmenes patógenos con los que tenemos contacto, que del estado de nuestras defensas.

Lo que sucede cuando realmente hay un fallo inmunitario es que las infecciones banales se complican con facilidad.

Si un niño tiene 3 anginas en un mes lo único que quiere decir es que ha tenido contacto con 3 microorganismos patógenos distintos contra los que no tenía defensas.

Si tiene una neumonía, es que el sistema defensivo ha fallado al intentar contener una de esas infecciones banales, pero puede ser un fallo puntual. Si tiene 2 neumonías en un invierno, ya si hay que empezar a sospechar que puede haber un problema de base, bien en los pulmones o bien en el sistema inmune.

También hay casos en los que nuestro sistema defensivo falla por exceso. Su labor de catalogar cada una de las sustancias extrañas con las que tenemos contacto cada día puede fallar, interpretándose como agresivo algo que no lo es. El resultado son las respuestas alérgicas.

Por último hay un tercer tipo de reacción de nuestro sistema inmune que puede dar también problemas. Las reacciones autoinmunes. Es un ataque de nuestras defensas contra algunos de nuestros propios tejidos.

Suele deberse a un error por el parecido de algunos agentes patógenos con un tipo concreto de células de nuestro cuerpo, que hacen que una vez vencida la infección la reacción continúe contra nuestras propias células al ser confundidas por su parecido con el germen.

Fases de desarrollo del sistema inmune en niños

En el desarrollo de nuestro sistema inmune hay varias fases:
Los primeros meses de vida. Los anticuerpos presentes en sangre en el momento del nacimiento son casi en su totalidad de origen materno. Durante el embarazo le han ido pasando estos anticuerpos a través de la placenta, de modo que al nacimiento tendrá una muestra de defensas contra las infecciones que la madre ha pasado a lo largo de su vida. Duran unos meses escasos, pero fundamentales por ser el tiempo que precisa el sistema defensivo del propio niño para ponerse a punto. En los 3 primeros meses, de hecho, la posibilidad de que una infección se complique es muy alta, hasta el punto de que casi todos los protocolos establecen que un menor de 3 meses con fiebre debe ser ingresado por sistema para estudio y vigilancia de la evolución.

La primera infancia. Desde que se supera esa edad de 3 meses hasta el año aproximadamente la capacidad del sistema inmune va mejorando rápidamente, aunque sigue teniendo tendencia a hacer infecciones diseminadas o sin síntomas claros. Ya por encima del año su capacidad de defensa está a pleno rendimiento. Y falta le va a hacer, porque en los 3-4 años siguientes va a pasar el 90% de las infecciones que sufrirá en toda su vida.
Resulta desesperante para los padres, pero desde el momento que un niño pisa la guardería, o antes si tiene hermanos mayores que van a ella, al menos en invierno no pasarán más de 3 semanas sin que tenga una infección.

Pero como decía antes no es preocupante si es una sucesión de infecciones no graves. Siendo así, su único significado es la adaptación progresiva a un mundo en el que estamos rodeados por gérmenes agresivos con los que tenemos que aprender a convivir.

Cada infección que pasamos nos hace un poco más fuertes, porque nuestro sistema inmunitario no olvida y poco a poco la proporción de gérmenes contra los que tendremos defensas será mayor. Esa es la razón de que ya de adultos no enfermemos con tanta frecuencia por infecciones.

Sistema inmune maduro. Dependiendo del número de hermanos y de la edad en que comenzó a tener contacto estrecho con otros niños se alcanzará antes o después esta madurez.

Cuando se inició la introducción de la pediatría en nuestro país, se consideraba pacientes pediátricos a los menores de 7 años. Desde esa edad (antes si fue pronto a la guardería o tiene varios hermanos mayores) se nota un descenso muy importante en el número de consultas al pediatra.

Parece que de repente nada es capaz de dañarle y de estar continuamente enfermo todo el invierno, pasa a tener como mucho un par de catarros banales. Aunque si vuestro hijo está en la fase anterior esto os sonará a ciencia ficción, creedlo, llegará.

A partir del momento en que las infecciones empiezan a ser menos frecuentes, sin embargo suelen hacerse más importantes las alergias en ciertas personas (cada vez más).

Se ha debatido mucho sobre cual puede ser la causa de que las alergias sean cada vez más frecuentes. Algunos lo atribuyen a factores ambientales por una mayor contaminación.

Pero lo que parece cumplirse es que los países más desarrollados tienen más cantidad de alergias, a pesar de que algunos tienen índices de contaminación menores que algunos países en vías de desarrollo que sin embargo tienen menos alergias.

De hecho en nuestro propio país se cumple que cuanto mayor es el nivel económico más alergias, pese a que la población de menor nivel económico vive generalmente en ambientes más contaminados.

Por esta evidencia ha surgido la teoría que a mi modo de ver mejor explica el progresivo aumento de las alergias en nuestro medio: la teoría higienista.
Según esta teoría, el sistema inmune tiene unos niveles mínimos de actividad que precisa mantener como sea.

Mientras haya infecciones con las que entretenerse se dedicará a combatirlas, pero cuando no tiene entretenimiento, se lo busca, de modo que empieza a actuar contra sustancias cada vez menos agresivas si no tiene otras más agresivas sobre las que actuar.

Algunos autores afinan aún más y atribuyen específicamente la mayor incidencia de alergias a la cada vez menor frecuencia de infecciones por parásitos.

Para ello se basan en que específicamente dentro del sistema inmunitario las células que suelen intervenir con más frecuencia en las reacciones alérgicas son los eosinófilos, precisamente las células inmunitarias especializadas en la lucha contra parásitos.

De hecho cuando en una analítica rutinaria de sangre los eosinófilos están elevados suele corresponder a un alérgico. Y si no tiene alergias, posiblemente es que tiene lombrices.

Si algún día se demuestra de forma absoluta esta teoría, deberíamos empezar a plantearnos si no nos estamos pasando con la higiene.

Demasiada antisepsia, demasiada esterilización, jabones con efecto bactericida, antibióticos para infecciones que el propio organismo es capaz de curar por si solo, niños que casi viven en urnas de cristal, que no juegan nunca en tierra porque queda mal que vaya con la ropa sucia o vaya a pillar alguna infección, no toques a los perros, no te tires al suelo, no cojas…

Categorías
Blog Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

La caca negra del recién nacido: El Meconio

caca negra en el bebé recién nacido

Descubre porqué los recién nacidos expulsan la caca negra los primeros días.

Cuando un bebé nace, lo normal es que no haya hecho caca nunca.

Suele hacerla en el primer día de vida. En muchos casos nada más nacer.

Expulsa lo que en ese momento hay en su tripa. Como nunca ha comido, todo lo que sale lo ha producido el propio bebé:

– Células muertas descamadas de la pared del intestino.

– Secreciones del propio intestino.

– Secreciones del hígado y del páncreas cuya función es ayudar a la digestión.

– No hay microbios.

Las secreciones del Hígado son lo que llamamos la bilis. Una sustancia negra verdosa que da su color a estas primeras cacas del bebé.

A esa caca negra verdosa, la llamamos Meconio.

 

meconio caca bebe recien nacido

 

Características del Meconio: Caca Negra del Bebé.

– Huele poco. Esto se debe a la ausencia de microbios. Cuando vayan entrando en la tripa y creciendo en ella, la caca empezará a oler.

– Es caca negra verdosa. Cuando algunos de los microbios que van entrando en la barriga empiezan a digerirla el color cambia a amarillento o marrón.

– Es muy pegajoso. Recuerda a las manchas de petróleo que a veces pisa uno en una playa si ha habido un vertido.

Problemas con el Meconio

Que salga antes de tiempo. A veces, cuando un feto lo pasa mal, hace caca en el líquido que lo rodea dentro de su madre. Si al nacer aspira este líquido manchado de Meconio, pueden aparecer problemas respiratorios. La causa es que la bilis es muy irritante. Es lo que llamamos una Aspiración de Meconio. Hay casos muy leves, pero también graves.

Que tarde en salir. A veces pasan los primeros días sin que el niño consiga hacer caca. Como el Meconio es tan espeso, si no se consigue expulsar en los primeros días se va haciendo más denso y cuesta cada vez más que lo eche. A veces hay que ayudar a los niños en los primeros días a que lo expulsen. Es lo que llamamos un Íleo Meconial.

En unos pocos casos, la razón de que no eche la caca es que no tiene por donde expulsarla. A veces el intestino acaba en una bolsa que no tiene salida al exterior: Ano Imperforado. Es poco frecuente, pero precisa ser operado sobre la marcha.

Limpiar la caca negra del bebé.

El mayor problema al que se enfrentan los padres con el Meconio es cómo limpiarlo.

Lo mejor para despegarlo es el agua tibia. Es mejor humedecer un poco el meconio que frotar y frotar. Ya que eso irrita más la piel del bebé.

De hecho si algún trocito se resiste y está muy pegado, lo mejor es dejarlo. El meconio irrita menos la piel del recién nacido que un frotado excesivo.

Si el artículo te ha gustado, ¡¡compártelo en tus redes sociales!!

Conseguirás que ayude a tus amigos.

Categorías
Blog

Brote de Sarampión en Granada

 

Se ha declarado un brote de Sarampión en el Barrio del Albaicín de Granada.

 

Es un Barrio con sus peculiaridades en cuanto a la población que hace que tenga un porcentaje de niños sin vacunar bastante alto.

Hasta el momento ha habido varios ingresos hospitalarios pero ningún caso grave.

El tratamiento se reduce a tratar los síntomas y vacunar a la población no vacunada que pudiera tener contacto.

Si vuestro hijo está vacunado no tenéis porqué preocuparos. Ya habéis hecho lo necesario para protegerlo.

Si no lo está: Vacunarlo es su mejor protección.

Los casos vistos son casi todos niños sin vacunar (por no haber llegado a los 15 meses, que es cuando se vacuna en Andalucía, o porque sus padres no los llevaron a vacunarse).

Aunque puede haber niños vacunados que la pasen, pero mucho menos leve.

[iframe width=»560″ height=»315″ src=»//www.youtube.com/embed/wEoN_MB8tOA» frameborder=»0″ allowfullscreen]
Categorías
Blog

Caca negra en niños

Caca negra en niños

Qué importancia puede tener que la caca sea negra en niños. Explicado a los padres con lenguaje comprensible por un Pediatra.

 

No me refiero aquí a la caca negra del recién nacido, que desaparece a los pocos días del nacimiento.

 

Nos centramos ya en la caca negra que puede tener tanto un niño como un adulto.

 

Por lo que mucha gente se alarma al ver la caca negra, es porque suele relacionarse con problemas. Pero eso es menos frecuente en niños que en adultos.

 

¿Porqué la caca es negra?

 

Cuando alguien sangra en el intestino, la caca puede oscurecerse. Especialmente si da tiempo a que la sangre se digiera antes de salir.

Es decir, que si alguien sangra en el principio del intestino, el estómago, el esógago, la garganta o la boca, puede dar un color negro a la caca.

Cuando el sangrado viene del final del intestino y no da tiempo a digerirla, sale con más frecuencia como sangre roja que reconocemos con más facilidad.

 

Pero no os asustéis antes de tiempo. Hay otras muchas causas, especialemente en niños, para que la caca sea negra. Y todas ellas son banales.

 

Lo más frecuente en niños es que la caca sea negra porque han tomado algo que le da ese color.

La lista más frecuente:

  1. Chocolate.
  2. Tierra oscura.
  3. Galletas Oreo.
  4. Suplementos de hierro.
  5. Hígado o carnes rojas.
  6. Tinta.
  7. Carbón.
  8. Plastilina negra.
  9. …… Cualquier cosa negra que a la criaturita se le ocurra llevarse a la boca.

Así que antes de echar las campanas al vuelo, si la caca de tu hijo es negra, intenta recordar si ha tomado algo de la lista o tiene fácil acceso a algo de color negro que pueda echarse a la boca.

 

Cómo saber si la caca es negra porque hay sangre.

 

Para salir de dudas, está la prueba del agua oxigenada.

 

Si sospechas que el color negro de su caca puede ser debido a sangre, échale agua oxigenada. Cuando es sangre forma espuma abundante.

 

Pero recuerda siempre que si ha tomado carnes rojas o hígado, puede ser sangre, pero no es la de tu hijo.

 

Si te quedan dudas, evidentemente acude al pediatra, que estamos para resolverlas.

Categorías
Blog

El Desarrollo Nervioso Infantil

Fases del crecimiento intelectual y afectivo del niño.

El ser humano es un ser racional.

Eso hace que el mayor determinante de lo que podrá o no podrá llegar a hacer en su vida depende de dos aspectos, muy por encima de los demás:
El desarrollo intelectual y el afectivo.
Suele valorarse más el intelectual que el afectivo, aunque a mi modo de ver, si el objetivo es la felicidad es mucho más importante el segundo que el primero.
Sin embargo en nuestra sociedad se identifica felicidad con éxito, lo que lleva a sobre-valorar la inteligencia.
El desarrollo neurológico, como base de la inteligencia es asumido por muchos padres como una carrera contrarreloj.
Muchos están preocupados porque el niño de la vecina ya habla y el suyo no, ya hace… y el suyo no.
Dado que la soberbia es el pecado capital y calentarle los cascos al vecino el deporte nacional, comparar niños parece el sumum del disfrute para mucha gente, especialmente si se puede quedar por encima del otro.
Cuando unos padres empiezan a relatarme conversaciones de este tipo con un vecino que tiene un niño con edad similar y lo preocupados que se han quedado tras la conversación suelo comentarles que el caso más extremo que yo he visto es el de un niño de 2 años que era ya ingeniero en telecomunicaciones (y con la tesis hecha).
Es decir, todo el mundo tiende a exagerar, a pensar que el centro del universo está justo sobre sus cabezas y que hay algo en lo que su hijo es el más… aunque sea en cosas negativas, con tal de ser especiales.
Todos somos especiales, pero es que para eso no hace falta ser el más… en nada.
Lo importante en esta vida no es ser el mejor en nada, cuanto más normal se es, más fácil es ser feliz.
No hay nada más pasajero que el éxito, ni más falso.
Con más de 6.000.000.000 de personas sobre este planeta y siendo además mortales basar nuestra felicidad en ser el más… lo que sea, es la mayor estupidez que puede cometerse.
Por tanto, alegraos de que vuestro hijo sea lo más normal posible y si destaca mucho, no le coartéis, pero preocupaos.
Este es un tema muy de moda, los súper-dotados: O los niños índigo (se ve que no les gustaba la palabra y se inventaron otra más exótica).
¿Qué es un súper-dotado? Algunos dirían que es un ser humano con una capacidad muy por encima de lo normal para desarrollar actividades creativas, sean artísticas o intelectuales.
Hay algunas definiciones que yo añadiría a ésta:
Es alguien en quien todos los que le rodean, al descubrir una mayor capacidad para algo, vierten sus ilusiones no cumplidas (es decir sus frustraciones) con el convencimiento de que el súper-dotado puede (y por tanto, debe) cumplirlas.
Alguien por tanto a quien se exige más.
Si se le cuelga el San Benito de súper-dotado, puede prepararse a soportar una presión de su entorno social tan intensa como los que le rodean piensen que es su capacidad.
Pero es que el desarrollo afectivo de los niños súper-dotados no tiene porqué ir aparejado a su inteligencia o creatividad.
Eso hace que la súper-dotación sea en muchos casos el preámbulo a no pocos problemas psiquiátricos.
Si alguien piensa que exagero, solo tiene que pasarse por un club de ajedrez.
Yo soy jugador de ajedrez, me gusta y no lo hago mal, pero nunca me he dedicado a estudiarlo a nivel de entrenamiento intensivo y doy gracias por ello.
El ajedrez es un juego magnífico, su capacidad educativa es asombrosa, favorece la capacidad de esquematización, el pensamiento lógico, la capacidad de relacionar actos con consecuencias, la socialización, el pensamiento espacial, el auto-control y la concentración.
Acabo aquí la lista por acabarla en algún punto, porque puede continuarse.
Yo, como he dicho lo practico, me gusta y valoro en mucho lo que me ha ayudado en mi propio desarrollo.
Pero si como digo nos pasamos por un club de ajedrez y nos dedicamos a valorar la gente que los frecuenta, veremos que hay un alto índice de patologías psiquiátricas y muchos inmaduros afectivos.
Abundan las personas claramente fracasadas a nivel social, profesional, familiar.
El índice de divorciados entre los miembros de un club de ajedrez mayores de 35 años es altísimo.
Los estudiantes que no han acabado la carrera tras 10 o más años no escasean, como tampoco los profesionales que han fracasado o abandonado su carrera por problemas psiquiátricos.
Todo ello pese a ser jugadores más que buenos de ajedrez, cuando se supone que ello presupone inteligencia. Una inteligencia que debería haberles ayudado a ser más felices, o al menos a tener algo más de éxito en lo que se propongan.
Por eso os digo que destacar excesivamente en algo no suele ser garantía de felicidad, sino más bien un inconveniente para alcanzarla.
No quiero decir con esto que haya que intentar que los niños sean normales hasta la vulgaridad, todos cortados por un mismo patrón.
Sino que hay que tener mucho cuidado de no presionar a un niño para que desarrolle una determinada cualidad que apreciamos como más intensa en él.
Si es su opción hay que facilitarla, pero casi todos los niños son especiales y tienen una faceta en la que superan a la mayoría, a veces es la que nosotros descubrimos y otras veces es otra, que nosotros no valoramos por nuestra propia limitación.
Mi consejo es estimular el desarrollo de esa cualidad que creemos especial mientras para el niño sea un juego, pero no hasta el punto de convertirlo en obligación.
De cualquier modo lo normal, lo es, porque la naturaleza que es más lista que nosotros nos ha hecho de forma que cualquier desviación tiende a la media.
Esto, que se aprecia fácilmente en el peso por ejemplo (de modo que si un niño con 3 meses tiene el peso de un niño de 12 generalmente se frena acercándose a la media poco a poco), en el desarrollo se cumple también, y así un avance muy rápido suele seguirse de un estancamiento que lo acerca a la normalidad, por lo que por ejemplo, el hecho de mantener perfectamente la cabeza antes de tiempo no implica que vaya a andar o hablar antes ni que sea más inteligente.
En este capítulo podría hacer una enumeración y descripción de cada uno de los objetivos del desarrollo neurológico, con su exploración exhaustiva, pero contribuiría más aun a la ansiedad de los padres que a lo que busca este manual, que es una orientación que dé a los padres la información necesaria para no dejar pasar signos de alerta de que algo no funciona bien pero sin tenerlos en un estado de ansiedad constante.

Adquisiciones neurológicas

Las adquisiciones neurológicas más importantes que nos sirven para seguir el desarrollo del niño son las siguientes:
Oído.
Visión.
Sustentación cefálica.
Sedestación.
Bipedestación.
Deambulación.
Lenguaje.
En ninguna de ellas el objetivo es ser más precoz que el niño de la vecina, sino no retrasarse más allá de lo normal.

Oído: Es un sentido que está desarrollado desde el momento del nacimiento.
Es además fácil de explorar, ya que los niños reaccionan ante los ruidos fuertes con sobresaltos.
Cuando esto no pasa y sospechamos que pueda tener un problema de audición, existe una prueba diagnóstica que nos dice si oye o no: los potenciales evocados corticales.
Consiste en registrar la actividad de las áreas cerebrales responsables de la audición en respuesta a sonidos.
Es totalmente indolora. Si hay respuesta es que toda la estructura que permitirá que oiga está bien.
En los casos en los que por desgracia exista una sordera, antes no había tratamiento. Hoy día el desarrollo de los implantes cocleares ha acabado con la gran mayoría de las sorderas, de modo que en los niños si se colocan a tiempo (en los primeros años de vida) pueden tener una audición totalmente normal.

Visión:
Los padres suelen preguntar si el niño ve desde el nacimiento.
La visión como tal ya existe al nacer, pero los primeros días el contraste con el ambiente de penumbra en el que estuvimos durante todo el embarazo hace que estemos como cegados por la intensidad de la luz.
Una vez que nos acostumbramos a ella, ya vemos, solo que no con la agudeza visual de un adulto. Es como si tuviese una hipermetropía de 10 dioptrías.
Los primeros meses es frecuente también el estrabismo. Tienen tendencia a cruzar los ojos.
Hay tres motivos: el primero la inmadurez del cerebro que no controla bien aún los movimientos oculares; el segundo que por el pequeño tamaño del ojo tiene tendencia a la hipermetropía que se compensa juntando los ojos hacia el centro como en el caso anterior; y por último la forma de los ojos de algunos niños.
Este último no es en realidad un estrabismo.
Es que algunos niños tienen hipertelorismo (los ojos algo más separados de lo que quedarán en la edad adulta) de modo que para mirar recto, los ojos se juntan compensando el exceso de separación.
Otros tienen epicantus (el pliegue del párpado en la zona que pega a la nariz es más ancho y más marcado), dando la impresión de que los ojos están mirando hacia dentro cuando en realidad miran hacia delante.
Los estrabismos son de dos tipos, los convergentes y los divergentes:

  1. Convergentes son los que miran hacia el centro, juntando los ojos.
  2. Los divergentes son los que miran hacia fuera separando los ojos.

Generalmente los convergentes son los falsos estrabismos o los debidos a inmadurez cerebral. Si es así mejoran sensiblemente a partir de los 6 meses de forma que cada vez se nota menos y con menos frecuencia.
Los divergentes deben ser estudiados ya que no suelen deberse a una falta de desarrollo ni a una falsa sensación por formas anómalas de los ojos sino a un mal funcionamiento de los músculos que los mueven.
De todos los estrabismos reales, el más frecuente es el debido a hipermetropía, que es convergente y que suele mejorar conforme crece el niño.
La importancia del estrabismo es que cuando no conseguimos que ambos ojos estén coordinados de forma correcta, las imágenes que transmiten al cerebro son demasiado diferentes y al no poder integrarlas prescinde de una de las dos.
Poco a poco se acostumbra a eliminar siempre la imagen procedente de un ojo, de modo que si se completa la maduración sin solucionar el problema se pierde totalmente la visión del ojo anulado, de forma irreversible.
Los métodos para corregir el estrabismo suelen ser 3 fundamentalmente:
Si se debe a hipermetropía se ponen gafas. Si ya lleva el tiempo necesario sin corregirse, a veces ha empezado a anularse uno de los ojos. En eses caso se usan parches en el ojo sano que obliguen al cerebro a desarrollar las conexiones neuronales del ojo vago.
Si por el contrario la causa del estrabismo es una alteración en la movilidad de los ojos por alteración de los músculos que lo rodean su tratamiento suele ser quirúrgico. A veces necesitan varias operaciones para corregirlo por completo.
En cuanto a las alteraciones más frecuentes que precisan gafas (defectos de refracción), hay 3 tipos fundamentales: miopía, hipermetropía y astigmatismo.
En el ojo hay una serie de lentes que enfocan la imagen que llega al ojo sobre la retina, que es la parte posterior del ojo donde están los sensores nerviosos que captan la luz.
Si esas lentes no enfocan adecuadamente la imagen, tendremos una menor agudeza visual.
La miopía es un defecto en el enfoque de la imagen de modo que en lugar de enfocarse justo sobre la retina no hace por delante de esta. Cuanto más crece el tamaño del ojo más trabajo cuesta que se enfoque sobre la retina, quedando más adelantada la imagen con lo que la miopía suele aumentar con la edad mientras el ojo siga creciendo.
La hipermetropía es lo contrario, la imagen se enfoca más allá de la retina con lo que cuando el ojo va creciendo, poco a poco la retina va acercándose al punto en que la imagen está enfocada. Esto hace que la hipermetropía de los primeros años de vida suela mejorar con el crecimiento.
El astigmatismo es distinto a las dos. Lo que hay en este caso es una deformidad de la lente del ojo que proyecta una imagen distorsionada de la realidad. Suele aumentar con la miopía y con la edad y es causa frecuente en escolares de dolores de cabeza después del colegio o ver mucho la tele. Otro efecto típico es que los niños con astigmatismo, cuando leen se saltan renglones con facilidad. No es que todo el que se salte renglones tenga obligatoriamente astigmatismo, pero tiene muchas posibilidades de ello.

La sustentación cefálica: es la capacidad cuando ponemos al niño en posición vertical de mantener erguida la cabeza y moverla de forma controlada.
En algunos casos hay niños que cuando son puestos boca abajo suben perfectamente la cabeza hacia arriba desde el primer día.
Esto no es sustentación cefálica, de hecho si lo ponemos incorporado, la cabeza caerá automáticamente hacia atrás. Lo que tienen esos niños es un exceso de tono en la musculatura vertebral que suele ser debida a un cierto grado de sufrimiento fetal.
Para que se relaje esa musculatura hay que evitar coger al niño con la barriga pegada a nosotros y el brazo por detrás de su espalda, ya que esto favorece que su espalda se arquee aún más hacia atrás.
La posición correcta para cogerlo es sentar al niño con uno de sus lados pegado a nosotros y el otro recogido por nuestro brazo como si estuviese sentado, o bien recostarlo sobre nuestro hombro.
La sustentación cefálica suele conseguirse en torno a los 3 meses.

La sedestación: o sea, que se quede sentado sin apoyo. Suelen alcanzarla aproximadamente a los 6 meses.

La bipedestación: se considera que un niño controla la bipedestación en el momento que es capaz de ponerse en pie sin ayuda. Lo suelen conseguir a los 9 meses más o menos.
Sin embargo la mayoría en edades mucho más tempranas, en cuanto los cogemos de las manos y tiramos de ellos hacia delante y ligeramente hacia arriba se ponen de pie con las piernas muy rectas. Esto no es bipedestación. Y además no es recomendable estimularlos para hacer esto último ya que carga el peso del cuerpo sobre unas caderas que aún no están preparadas para soportarlo.
Por esa misma razón es poco recomendable el tacatá. Mantiene al niño en posición vertical con el peso sobre las piernas cuando no está preparado para ello.
Su éxito recae en lo mismo que hace que sea aún menos recomendable, da al niño una autonomía que todavía no debería tener con una gran facilidad de desplazamiento sin mucho esfuerzo.
Precisamente por ello es peligroso, ya que capacita al niño a moverse rápido, lo suficientemente rápido para llegar a donde no debe sin darnos tiempo a evitarlo. Es como regalarle a un niño de 14 años una moto. Le da una movilidad que no interpreta tan peligrosa como es en realidad.
Y le da una capacidad de movimiento artificial, saltándose los pasos previos necesarios, que son el gateo y el fortalecimiento de las piernas que este confiere junto con el ejercicio propio necesario para ponerse en pie sólo.
Cuando un niño llora para que lo pongas en el tacatá, es que ya ha decidido que no piensa esforzarse en alcanzar la movilidad por si mismo si tiene unas muletas tan cómodas.
Generalmente el niño que es puesto en tacatá con frecuencia anda más tarde, tiene más accidentes y puede dañarse las caderas si estaban en el límite de estabilidad. O sea:
TACATÁ NO.

La Deambulación: hay niños que empiezan a andar muy pronto, en torno a los 10 meses o incluso antes.
Pero lo normal es que se consiga a partir del año.
No es algo matemático y que ande un poco antes o después no es ni mejor ni peor.
Lo que no es normal es que no anden ya con 18 meses.
Si se llega a esa edad sin que sean capaces de dar los primeros pasos hay que empezar a descartar posibles problemas. Sucede por ejemplo en niños con inestabilidad de caderas, aunque hoy en día es raro que llegue a esa edad sin ser detectado antes.
Al principio los niños andan con las piernas abiertas y tienen tendencia a echar los pies hacia dentro. Poco a poco irá mejorando su estilo.
Se caen con mucha frecuencia teniendo de forma repetida golpes en la línea media de la cabeza (frente, nariz, paletas y barbilla son el parachoques oficial). He llegado a ver niños de año y medio a los que los padres llevaban con casco de motorista.
Lo que favorece que caigan siempre de cara es que si observas al niño, tiene una cabeza que es más grande en relación a su cuerpo que la nuestra.
Cuando arranca a andar, parece que se fuera acelerando, y es que en cuanto echa la cabeza hacia delante se desequilibra y acelera intentando pillar su centro de gravedad, hasta que lo pilla, pero en el suelo.
Es frecuente que los padres consulten en este momento si es normal que se caigan tanto, si es normal que ande echando los pies hacia dentro, si es cierto como le ha dicho el genio de turno (vecina, cuñada, abuela) que tiene los pies planos… Y es que el espíritu de la duda no deja pasar una a los sufridos padres.
Todo lo anterior tiene la misma respuesta, sí, es normal. ¿También que tengan el pie plano? Si. Todos los niños tienen los pies planos hasta los 3-4 años.
La razón por lo que se caen al principio es que sus piernas no son aún bastante fuertes para controlar perfectamente sus movimientos, y además su equilibrio no es muy bueno.
Conforme va andando mejor vemos que llega el momento en que las caídas se producen ya sólo cuando van acelerando.

Esto es debido a que el equilibrio se desarrolla con más lentitud que la fuerza muscular con lo que el niño intenta correr tan rápido como sus músculos le permiten pero cuando alcanza una velocidad que su equilibrio no es capaz de controlar, se cae.
En el momento que su equilibrio esté suficientemente desarrollado para controlar el máximo movimiento del que sus músculos sean capaces, empezará a caerse bastante menos.
Esto suele ocurrir entre los 3 y los 6 años. Mientras no sea así, son frecuentes los morados y heridas en espinillas, rodillas, cara y palmas de las manos.

El lenguaje:
La comunicación es una de las principales cualidades del ser humano, aunque a veces nos empeñemos en demostrar lo contrario (demasiado a menudo).
Los primeros meses de vida la comunicación se fundamenta en un único método: el llanto. Cada vez que el niño no está cómodo por algo, cualquier cosa, llora.
No lo hace para llamar a los padres. En realidad al principio no es ni tan siquiera consciente de que exista nada en este mundo ajeno a él. Lo hace por frustración al sentirse agredido por algo desconocido o por no ver satisfecha una necesidad sin entender porqué su entorno se resiste a obedecer sus deseos.
En estos primeros meses hay niños que cuando están relajados “hablan” en su idioma, como dicen algunos padres. Es el balbuceo. En realidad están jugando con su boca, su lengua y la respiración. Es un buen signo de desarrollo del niño, pero no es que esté hablando.
Hablar es emitir sonidos concretos con sentido concreto con la intención de que sean entendidos por alguien y como decimos en estas edades son escasamente conscientes de que ni siquiera haya nadie con quien comunicarse.
Suele ser a partir del año cuando empiezan a usar palabras de este modo, aunque muy escasas, generalmente repetitivas y formadas por consonantes que se pronuncian por explosión de la respiración (b, p y m). No es casualidad que la casi totalidad de los apelativos familiares para el padre o la madre en cualquier idioma del mundo incluyan estas letras.
Cuando un niño dice una sola palabra con sentido, es decir, llama papá al padre o mamá a la madre de forma clara y reiterada (a veces obedece a la casualidad) es un gran progreso. Quiere decir muchas cosas:
– Oye. Porque no puede reproducir un sonido sin captarlo antes.
– Las vías nerviosas necesarias para que ese sonido llegue al cerebro y asocie imagen y sonido funcionan.
– Las conexiones necesarias para que el niño sienta que desencadena expectación y aprobación por los que le rodean y que identifique como algo concreto a una persona funcionan.
– También funcionan las zonas del cerebro necesarias para que ejerza su voluntad de llamar y los órganos fonatorios articulen los sonidos.
Dicho de otra manera, toda la infraestructura está bien. Depende de su motivación el que se vaya desarrollando con una mayor o menor velocidad el resto del lenguaje.
A los 2 años hay gran variedad.
Hay niños que hablan ya con un vocabulario asombroso, y los hay que pronuncian no más de una veintena de palabras claras.
Generalmente estos últimos, sí que entienden casi todo lo que les dicen los padres a ellos, pero a la hora de demandar de los demás suelen usar el sistema universal del dedo ordenatorio, o el de llevar de la mano a los padres hasta el lugar en el que se encuentra aquello que quieren.
Esto no quiere decir que sean menos inteligentes que los primeros, sino más bien que consiguen todo lo que necesitan sin necesidad de esforzarse demasiado.

Categorías
Blog Granos y Erupciones Manchas en la piel Piel del Bebé y el Niño

Molusco contagioso en niños

Molusco contagioso en niños

El molusco contagioso es un tipo de verrugas muy frecuente en niños. Causa, evolución y tratamiento.

El molusco contagioso es un tipo de verruga frecuente en niños. Puedes ver el aspecto que tiene en la siguiente imagen.

 

molusco contagioso

 

El causante del molusco contagioso es un virus.

Se contagia por frote o rascado. Cuando un niño lo tiene, se rasca llevándose restos de la verruga y del virus bajo las uñas.

Cuando araña a otro, inocula el virus que puede así desarrollarse.

El molusco contagioso puede pasarse a otra persona, o extenderse por el mismo mecanismo en la piel del propio enfermo, apareciendo cada vez más verrugas.

Evolución del Molusco Contagioso

El Molusco Contagioso suele empezar con una única verruga, pero es frecuente que, por rascado, vayan apareciendo cada vez  más. Lo más frecuente es que el contagio se produzca durante el verano, cuando la piel reduce su capacidad defensiva por efecto del sol y está más expuesta.

Pero frecuentemente los padres acuden a la consulta en otoño, cuando se dan cuenta de las lesiones y ven que pasan semanas sin que desaparezca.

Al final el sistema defensivo acaba desarrollando anticuerpos que eliminan el virus, desapareciendo las verrugas sin dejar señal. Pero eso puede tardar entre 6 y 18 meses o a veces más.

Mientras eso ocurre, pueden aparecer en algunos casos decenas de verrugas. Lo que puede resultar bastante molesto. Especialmente en zonas donde rozan.

Tratamiento del Molusco Contagioso

El más simple consiste en la eliminación del molusco, para lo que se puede elegir:

– Eliminarlo directamente por curetage. Una pequeña cuchilla que al pasarla sobre la piel elimina la lesión.

– Quemar la lesión con frío o productos químicos como el Hidróxido Potásico 10%…

Es el método más rápido de eliminar el problema y el más efectivo. Ya que a veces todos los otros sistemas fallan. Y elegir esta opción para eliminar el molusco contagioso, cuando hay una o dos lesiones puede ser molesta, pero cuando son 30, es una tortura.

También hay algunas cremas o soluciones con aplicador que pueden probarse para tratar el Molusco contagioso en niños.

Pero es raro que acaben totalmente con el problema. Suelo recomendarlas cuando hay muchas lesiones, para reducir su número y luego eliminar las pocas que queden por el primer método.

Cualquier de los dos métodos deja una señal con menos coloración en la piel que irá desapareciendo según el tipo de cicatrización que tenga cada uno. Es piel nueva y como tal tendrá primero un tono rosita y después blanquecino, con menos capacidad de ponerse morena cuando llegue el próximo verano. Con el tiempo se va atenuando y adquiere el mismo tono de la piel que le rodea.