Categorías
Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño fiebre Qué hacer si mi bebé.... Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

Qué hacer si mi bebé tiene fiebre y escalofríos

Qué hacer si mi bebé tiene fiebre y escalofríosEl Pediatra Jesús Garrido te explica de forma clara cómo actuar cuando tu bebé tiene fiebre y escalofríos. La respuesta sin rodeos que necesitas.

Qué hacer si mi bebé tiene fiebre y escalofríos:

  1. No te preocupes. Es algo normal en los niños que tengan escalofríos al subir la fiebre. Algunos padres se agobian porque creen que es una convulsión. En la convulsión hay sacudidas con pérdida de conciencia. En los escalofríos el bebé no pierde el conocimiento y son temblores, como cuando tenemos frío.
  2. Toma la temperatura. Lo normal es que en un rato haya subido. Ya que los escalofríos son la forma de aumentar la temperatura quemando energía en los músculos.
  3. No abrigues al bebé. Si abrigas al bebé la fiebre subirá con más fuerza. Tampoco te recomiendo que le quites ropa aún. Porque si lo hacemos el cuerpo necesitará quemar más energía para aumentar la temperatura.
  4. Si la temperatura ya está subiendo dale un antitérmico ya. Los escalofríos aparecen para subir la temperatura. Si los escalofríos son intensos la fiebre va a subir con fuerza. Y los antitérmico tardan en hacer efecto. Adelántate. Si tiene menos de 6 meses te recomiendo el paracetamol. En mayores de 6 meses otra opción es el ibuprofeno.
  5. Calcula la dosis de Paracetamol o Ibuprofeno.
  6. Cuando cedan los escalofríos y la piel empiece a ponerse enrojecida quítale ropa. Cuando la fiebre ha terminado de subir, el cuerpo intenta bajar la temperatura llevando más sangre a la piel para eliminar calor. Es el momento de ayudarle a bajar descubriendo la mayor superficie de piel posible.

¿Voy a urgencias o puede esperar?

Si al bajar la fiebre el bebé sigue teniendo mal estado general conviene que vayas a urgencias. La orientación más fiel de lo grave que es una infección es el estado general. Más importante que lo alta que sea la fiebre. En los bebés conviene que el bebé sea explorado por el pediatra para averiguar la causa y tratarla. Es más urgente que le vean cuanto menor sea su edad y peor sea el estado general tras bajar la fiebre. 

Si quieres más información sobre la fiebre en bebés puedes acceder al artículo «Fiebre en Niños y Bebés«

Si crees que este artículo te ha ayudado

Compártelo entre tus conocidos

para que a ellos también les ayude.

Categorías
Bebé de 10 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Dolor Heridas Piel del Bebé y el Niño Urgencias en Bebés y Niños Vacunas

Heridas en niños: Tratamiento

Herida en niños, cómo tratarlaExplicación clara de cómo tratar las heridas en niños. Qué hacer, qué no hacer, cuándo acudir al médico y lista de materiales básicos para atender a un niño herido.

¿Qué es una herida?

Como todos sabréis una herida es lo que aparece cuando un golpe o un corte rompe la piel apareciendo la sangre. Si no hay sangrado no es herida, es una rozadura o una magulladura.

Material necesario para tratar una herida en niños

  • Analgésico para calmar el dolor: Ibuprofeno en mayores de 6 meses (paracetamol en menores). El ibuprofeno es más efectivo al ser anti-inflamatorio pero no se recomienda en menores de 6 meses. Prefiero darlo antes de empezar. Cuanto antes calme el dolor mejor.
  • Líquido para limpiar: Suero Fisiológico Estéril o Agua limpia y Jabón.
  • Algo con lo que desinfectar: Antisépticos como la Clorhexidina o la Povidona yodada.
  • Para manipular si hay espinas, cristales, piedras… que extraer: Pinzas de depilar.
  • Material para tapar la herida una vez curada: Apósitos o espradrapo hipoalergénico, venda y gasas estériles.
  • Ayuda: No suele pensarse en esto. Pero en muchos casos tratar una herida sin ayuda en un niño puede ser muy complicado o que acabemos haciendo más daño del que ya hay.

Tratando la herida de un niño

  1. Si es posible, consigue ayuda para que entretenga al niño y sujete la zona de la herida, permitiendo así que puedas tratarla.
  2. Lávate las manos con agua y jabón.
  3. Lava la zona con agua y jabón o con suero fisiológico estéril a chorro para eliminar los restos de suciedad que queden en la herida.
  4. Seca la zona con gasas estériles sin frotar. No uses algodón en torunda ya que se pega y deja restos que se pegan. Sí puedes usar tejidos hechos de algodón.
  5. Aplica un antiséptico sobre la herida. No alcohol, ya que quema los tejidos y dificulta la cicatrización, a parte de que escuece mucho.
  6. No extraigas objetos clavados. Pueden estar taponando un vaso roto y si lo quitas puede aumentar el sangrado. Si sangra puedes presionarla con una gasa estéril hasta que deje de hacerlo.
  7. Cuando es superficial es mejor no taparla. Se aplica el antiséptico 2-3 veces al día. Se lava si se ensucia y se deja al aire.
  8. Si es profunda debe ser valorada por el médico, tápala con gasas estériles hasta que lo atiendan y comprime si sangra.

Una herida debe ser vista por el médico si:

  • Es profunda.
  • Afecta a una superficie grande.
  • Si afecta a una zona especialmente sensible (cara, genitales, manos, pies, articulaciones).

Si una herida es profunda y tiene tendencia a que se separen los bordes debe ser vista lo antes posible para que pueda cerrarse con menos riesgo de infección. Si dejamos una herida abierta demasiadas horas el riesgo de que al cerrarla se infecte aumenta.

Categorías
Ansiedad Bebé de 14 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Conducta del Bebé y el Niño Cuidados del Bebé y el Niño

Si vomita la medicación ¿qué hago?

Qué hacer si tu hijo vomita la medicina

En respuesta a la pregunta más votada como Peketema esta semana, propuesta por Olga: «Si el niño vomita al haberle dado un medicamento: ¿Hay que volver a darle la misma dosis? ¿La mitad? …»

Esto es algo muy habitual. Vamos a reconocerlo: La mayoría de las medicinas tienen un sabor «mejorable». Pero en algunos casos es a propósito. Hay medicamentos que con pequeñas cantidades pueden producir intoxicaciones graves. En estos productos especialmente se tiende a no enmascarar el sabor.

Pero lo que por un lado puede ser útil para evitar intoxicaciones, ya que si el niño lo toma por accidente lo más probable es que lo escupa, por otro puede ser un problema para que lo tome cuando es necesario.

En otros casos no es cuestión ni del sabor. Muchos niños son así. Es intentar que se tome algo y lucha al canto. ¡Imposible! Pero cuando no interese que lo haga es capaz de tomarse lo más asqueroso que se te ocurra…

La cuestión es que en la práctica, eso que tu pediatra te pone sobre el papel que debe tomar, y parece sencillo, puede ser un gran problema lograr que se haga realidad.

Voy a la pregunta concreta que plantea Olga en el Peketema, y también a otras que guardan relación con ella:

  • ¿Qué hacer si el niño vomita la medicación tras tomarla?
  • ¿Se pueden mezclar los medicamentos con alimentos para camuflarlos?
  • ¿Es mejor darlos antes o después de las comidas?

¿Qué hacer si el niño vomita la medicación tras tomarla?

Esta es la situación que más suele desesperar. A veces tras tomarlo tranquilamente, a veces tras una pelea el niño vomita. La cuestión es ¿qué hacemos?

Pues depende de varias cosas:

  • ¿Estaba vomitando con frecuencia antes de darle el medicamento? Hay infecciones que van acompañadas de vómitos muy frecuentes, como las gastritis, algunas formas de gripe, algunas infecciones de orina… Cuando esto ocurre y se trata de medicamentos importantes es mejor darlos por otra vía diferente a la boca.
    • Por ejemplo, en algunas infecciones de orina es lo que marca que el niño debe ser ingresado en el hospital para administrarle el antibiótico por vía intravenosa. Ya que si la infección le hace vomitar y sin el antibiótico no se puede curar, hay que asegurar que se haga correctamente el tratamiento o corre riesgo de que la infección de orina se complique.
    • Cuando se trata de otros medicamentos, como por ejemplo el paracetamol, que puede administrarse por otras vías como la rectal, usamos esa vía que permite tratar al niño y evitar los vómitos.
  • ¿Vomita sólo cuando le das ese medicamento concreto o al darle cualquiera? Algo en lo que no pensamos habitualmente. Algunos niños vomitan sólo cuando toman un medicamento concreto. Eso puede deberse a dos motivos principales:
    • Que sea alérgico a ese medicamento o alguno de sus componentes. Pensamos en alergias cuando al tomar un medicamento aparece una erupción, aunque en la mayoría de los casos la erupción no es por el medicamento. Pero cuando lo vomita solemos pensar que es más porque el niño no quiere tomarlo. Si ocurre siempre que lo toma habría que descartar que sea alérgico a él.
    • Que su sabor le resulte especialmente desagradable. Puede ocurrir también. La diferencia con la alergia sería que cuando lo ocultamos en algún alimento y el niño no nota el sabor, no lo vomita.
  • ¿Cuánto rato hace que lo tomó? La mayoría de los medicamentos se absorben entre 10 minutos y una hora después de tomarlos. Si un niño vomita el medicamento de forma inmediata y echa un vómito abundante (no lo escupe), podemos asumir que lo ha expulsado por completo. Ante eso, si el medicamento es importante en el tratamiento (por ejemplo un antibiótico, un corticoide…) podemos volver a darle de nuevo la dosis completa. Estos medicamentos en su mayoría se dan a dosis muy inferiores a las que pueden generar intoxicación y por tanto aunque se haya absorbido algo y lo sumes a una nueva dosis completa no suelen generar problemas. Pero ante la duda lo adecuado es consultar en cada medicamento concreto. Si hace más de una hora que lo ha tomado yo suelo asumir que lo ha absorbido ya y la dosis no debe repetirse.
  • ¿Qué medicamento es? Como he mencionado antes, no es lo mismo lo que haremos en todos los medicamentos:
    • Medicamentos que curan. Son los que de verdad son importantes. Que el niño los tome con la pauta adecuada puede marcar la diferencia entre que se cure o empeore. Es el ejemplo que decía antes de los antibióticos en la infección de orina. La clave es si pueden administrarse bien por vía oral (la más cómoda) o cuando no es posible por los vómitos, si hay otra vía alternativa diferente a la intravenosa. Porque cuando sólo hay esta opción implica ingresar al niño en el hospital y mantenerlo con una vía, algo que siempre debemos evitar si es posible, porque agradable no es.
    • Medicamentos que alivian. Hay medicinas que no curan, ni contribuyen de forma importante en impedir las complicaciones. Simplemente tratan síntomas para que resulten menos molestos. Cuando un niño vomita con facilidad al tomar las medicinas podemos prescindir de estos y centrarnos en que tome sólo los importantes. Yo suelo plantearme como criterio en la consulta que si prescribo más de tres medicamentos diarios (en casos excepcionales 4 ó 5) es que me estoy pasando. Y aunque el niño tenga algunos síntomas que pueden resultarle molestos y para los que hay medicinas que podrían aliviarle, debo priorizar. Porque tengo claro que cuantos más medicamentos prescribo más fácil es que no cumpla el tratamiento. Por eso creo que cuando los mandamos deberíamos indicar a los padres cuáles son los más importantes y cuáles los prescindibles. Estoy hablando de mucolíticos, antitusivos, antihistamínicos, antitérmicos… Medicinas que no curan, pero que si el niño toma reducen el malestar

¿Se pueden mezclar los medicamentos con alimentos para camuflarlos?

Si lees el prospecto de los medicamentos, la mayoría indican que es mejor no mezclarlo con alimentos porque su absorción es mejor con el estómago vacío.

Me parece muy bien conocer la Farmacocinética de los medicamentos… Pero hay que ser realistas y entender que en algunos casos es imposible ajustarnos a lo ideal.

En la gran mayoría de los casos es mejor que se tome la medicina mezclada con alimentos que hacerlo sin ellos y resulte imposible o vaya seguido de un vómito sistemático.

En aquellos en los que realmente es necesario tomarlo con el estómago vacío. No se me ocurre ninguno… Debería indicártelo el médico. Pero sólo cuando realmente el alimento inutilice su acción. La realidad es que en fármacos así la vía adecuada de administración no debería ser la oral…

Si vas a mezclar un medicamento con alimentos:

  1. Ten en cuenta el sabor. Hay dos opciones:
    1. Busca un alimento con un sabor muy agradable e intenso para el niño que suele aceptar siempre. Lo típico es el dulce. Y mézclalo con la cantidad suficiente para que no note que el medicamento va en él.
    2. Piensa en algo de sabor parecido que al niño le guste. Por ejemplo jarabes con sabor a fresa con yogur «de fresa»…
  2. No lo prepares en su presencia. Los hay que ya tienen claro que «¡¡jarabe no!!». En estos, como sospechen que se lo vas a colar, despídete.
  3. Tienes que mezclarlo en la cantidad mínima de alimento para que no note el sabor, pero tengas seguridad de que se lo acaba.

¿Es mejor darlos antes o después de las comidas?

Depende de los medicamentos:

  • Medicamentos que pueden hacer daño al estómago, como los corticoides y los antiinflamatorios, mejor tras las comidas.
  • Medicamentos que se absorben mejor con el estómago vacío antes de las comidas.
  • Otros Medicamentos que no se incluyen en ninguno de los casos anteriores, mejor antes:
    • Porque si lo vomita es mejor que con la medicina no eche toda la comida.
    • Porque si lo vomita antes de comer puedes probar a dárselo mezclado en la comida.

Si lees esto y tienes algún truco para que tu hijo tome los medicamentos coméntalo en Facebook. Así aprendemos todos.

Y por supuesto si este artículo te parece útil, compártelo con tus amigas.

Categorías
Bebé de 7 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño fiebre Graves Infecciones en Bebés y Niños Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

Cuándo dar Antibiótico a un bebé o a un niño

Cuándo dar antibiótico a un niño o bebé

Un antibiótico no debe ser dado a un niño o bebé sin que lo prescriba el pediatra. Pero muchos padres se preguntan en qué nos basamos para hacerlo o no. Así que os lo voy a explicar.

¿Qué es un Antibiótico?

Un Antibiótico es un medicamento que mata bacterias y/o dificulta que se reproduzcan.

Por lo tanto lo usamos para ayudar a defenderse a un paciente que sufre una infección producida por bacterias.

No sirve para luchar contra infecciones causadas por otros gérmenes distintos, como hongos, virus, protozoos

¿Es malo dar Antibióticos a los niños y bebés?

Los Antibióticos on medicinas. Y como cualquier medicamento tienen efectos secundarios. Por eso no deben usarse más que cuando está justificado.

Un Antibiótico mata bacterias malas, pero también hay bacterias «buenas». Es imposible eliminar de forma permanente a las bacterias de nuestro organismo. En nuestra piel, muestras mucosas y en nuestro tubo digestivo hay y siempre habrá gérmenes.

Pero somos capaces de convivir con la mayoría de ellas. Estas bacterias con las que vivimos sin que nos agredan son las que llamamos «Flora Saprofita». La más conocida es la Flora Intestinal.

Cuando tomamos un Antibiótico dañamos a esa flora. A veces es necesario para defendernos de alguna bacteria agresiva que nos está haciendo daño. Pero tomarlo cuando no está justificado es hacer daño a las bacterias buenas con las que convivimos. Y eso significa dejar campo libre que puede ser ocupado por bacterias malas. No conviene hacerlo si podemos evitarlo.

Los Niños y los Bebés tienen una flora intestinal más débil que puede ser dañada con más facilidad cuando usamos Antibióticos. Por eso hay que justificar muy bien su uso.

Probióticos para evitar el daño de la flora si toma Antibiótico

Hay una forma de reducir el riesgo de usar Antibióticos sobre la Flora del niño. Y es acompañarlos siempre de un probiótico.

Hay varios tipos de probióticos:

  • Bacterias. Son bacterias de las que componen la flora buena de nuestro intestino. El problema es que darlas simultáneamente al antibiótico no sirve. Ya que si son sensibles a él, por mucho que las demos van a morir con la siguiente dosis. Son útiles tras finalizar el tratamiento antibiótico.
  • Hongos. Hay algunos hongos beneficiosos que forman parte de nuestra flora como el Saccharomyces Boulardii que son beneficiosos por dos vías:
    • Ocupa el espacio que cuando tomamos antibiótico puede ser ocupado por otro hongo muy perjudicial, la Candida Albicans.
    • Cuando el Saccharomyces se asienta en el intestino produce sustancias que seleccionan a las bacterias que crecen a su alrededor. Y da la casualidad de que escoge a bacterias que son buenas para nosotros.
    • Además no es sensible a los antibióticos por lo que puede darse ya durante el tratamiento antibiótico y servir como base para que luego se colonice con bacterias buenas.

Mi recomendación sobre cómo usar los Probióticos cuando damos un Antibiótico a un niño

  1. Usar el Antibiótico sólo cuando esté justificado y sea prescrito por un pediatra.
  2. Dar Saccharomices Boulardii durante el tratamiento Antibiótico.
  3. Dar un Probiótico Bacteriano tras acabar el tratamiento Antibiótico.

Criterios en los que nos basamos los Pediatras para dar un Antibiótico a un Niño o Bebé

Lo que hacemos es buscar la causa de la infección. Y sólo cuando es bacteriana indicamos el uso de Antibióticos.

Para averiguar esa causa:

  • Preguntamos cosas a los padres que pueden orientarnos sobre la causa de la infección. Es lo que llamamos Anamnesis. ¡Qué nombre más raro!
  • Exploramos al niño. Buscamos signos que nos indiquen cuál es el foco de la infección y cuando lo encontramos buscamos las características que nos dicen si puede ser bacteriano:
    • Placas de pus en la garganta.
    • Ruidos característicos al escuchar el pecho.
    • Ciertas lesiones de la piel.
    • Ciertas características de la diarrea.
    • Algunos tipos de supuración…
  • Pruebas complementarias:
    • No siempre está claro con la simple exploración si una infección es producida por bacterias. Cuando esto ocurre podemos completar la exploración con:
      • Analítica de sangre:
        • Sospechamos que es bacteriana cuando los Leucocitos están muy elevados o muy bajos con un aumento de un tipo concreto de ellos que lucha contra las bacterias (Neutrófilos o Polimorfonucleares).
        • Hay marcadores como la Procalcitonina o la PCR que suben en las infecciones bacterianas y no lo hacen cuando es un virus.
        • No está justificado hacerla simplemente por tener fiebre porque no es algo agradable para el bebé que le pinchen y en la mayoría de los casos podemos diagnosticar sin usarla.
      • Frotis faríngeo. Hay hoy en día pruebas que pueden detectarnos gérmenes concretos en el moco de la garganta en minutos. El más usado es para buscar al estreptococo piogenes.
      • Radiografía: Puede usarse por ejemplo para diagnosticar neumonías y según su aspecto nos orienta al posible causante. No es recomendable hacerlas con frecuencia porque sometemos al niño a una radiación que no es inocua. Pero en algunos casos puede ser necesaria.
      • Ecografía: Útil por ejemplo en cuadros como la Apendicitis, Abscesos
      • Punción lumbar: Se hace cuando se sospecha meningitis.
      • Analítica de orina: Cuando sospechamos que la causa sea una infección de orina podemos hacer dos pruebas:
        • Sedimento. Es una prueba rápida que nos dice si hay infección bacteriana (cuando suben leucocitos y nitritos en orina) o no.
        • Cultivo. Es más lenta, tarda lo que tarden los gérmenes en crecer en un caldo de cultivo hasta ser identificables. Varios días.
  • Cuando tenemos los datos necesarios para identificar la infección y tenemos pruebas que demuestran que es bacteriana indicamos el tratamiento con Antibiótico.
  • Un antibiótico que puede cambiar en cuál, en qué dosis y en cuánto tiempo en función de la causa. 

Criterios que No justifican dar un antibiótico a un niño o bebé

La Fiebre no es motivo para dar antibiótico.

Da igual lo alta que sea o cuántos días lleve con ella.

Hay gente que da el antibiótico cuando un niño lleva más de x días con fiebre o cuando sube de xºC de temperatura. Esto es una mala práctica. Una gripe por ejemplo puede causar fiebre muy alta y durar muchos días.

Pero en ella los antibióticos son inútiles.

El Moco Verde no es motivo para dar antibiótico.

Hay quien dice que cuando hay moco verde es porque hay una infección bacteriana y por tanto «Antibiótico al canto». No es así. A poco que tu hijo pase un invierno completo te darás cuenta de que el moco cambia de color con mucha facilidad, incluso durante un mismo día.

Es frecuente por ejemplo que un niño con un catarrro, que tiene moco claro durante el día, lo tenga espeso al despertarse por la mañana. Y que tras limpiarlo vuelva a ser claro durante el día.

En un catarro la causa es un virus, pero durante el día el moco sale porque el niño está de pie. Al fluir sale claro.

De noche, tumbado, el moco se retiene y da tiempo a que se espese y crezcan en el bacterias que no son la causa del catarro y ni si quiera son agresivas. Simplemente pasaban por ahí.

Dar antibiótico porque tenga fiebre y/o moco verdoso es una mala práctica si no hemos detectado cuál es la infección bacteriana causante.

Que el moco esté bajando al pecho no es motivo para dar antibiótico.

Hablamos de que el moco se ha bajado al pecho cuando un niño tiene bronquitis o neumonía. Detectamos que es así por el tipo de tos, auscultando el pecho del niño y a veces haciendo radiografías.

En las bronquitis la mayoría de las veces la causa es, de nuevo, un virus. Y por tanto es inútil dar antibiótico en ellas.

Hay bronquitis en cuyo origen sí puedes haber bacterias y en la mayoría de las neumonías son las bacterias las culpables. Pero no es algo que puedas diferenciar tú en casa. Por lo que toca que lo vea el Pediatra y sea él quien te diga si es adecuado o no tratar con Antibiótico.

Investigar la causa de una infección y pautar de forma correcta un Antibiótico es algo que sólo debe hacer un médico.

Porque sólo el médico tiene la formación, experiencia y herramientas necesarias para hacerlo de forma adecuada.

Categorías
Bebé de 3 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Graves Infecciones en Bebés y Niños Vacunas

¿Por qué no hay vacuna de Bexsero?

Vacuna del meningococo B

Bexsero, la vacuna de la Meningitis B, cuya comercialización se aprobó a partir del 1 de Octubre de 2015: Un ejemplo de como no deben hacerse las cosas en Sanidad.

Empecemos por lo que hay: Hace ya 4 meses que supuestamente Bexsero, la vacuna contra el Meningococo B está disponible en España.

Pero la realidad es que si te desplazas a una farmacia para comprarla te dirán que no la tienen, y que de hecho son muchos los padres que la han pedido y están en «lista de espera» para adquirirla.

Sin entrar en lo que supone que se anote a alguien en lista de espera para adquirir un medicamento, vamos al fondo del asunto: ¿Por qué 4 meses después de que se apruebe su venta aún no hay suministro suficiente de la vacuna para atender la demanda?

Bexsero, ¿un ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas en Salud Pública?

La vacuna del Meningococo B fue aprobada por la FDA Americana el 23 de Enero de 2015. Se considera a la FDA Americana una referencia Mundial en Salud Pública, por lo que tras ella ha sido comercializada en decenas de países.

El Ministerio de Sanidad Español aprobó inicialmente su uso en grupos de riesgo.

Esto significa que la Sanidad Estatal se hacía cargo de la vacunación de enfermos con especial predisposición a sufrir Meningitis por este organismo. A estos pacientes se les suministraba la vacuna de forma gratuita en los Hospitales.

Existía una corriente de opinión que defendía que fuese puesta libremente a la venta para que cualquier familia pudiese adquirirla y administrarla a sus hijos si lo consideraba necesario. Pero esta no era la postura del Ministerio. Se argumentaba que se trata de una infección con muy baja frecuencia en España.

Traducido: Que si se ponía a la venta, al prevenir una infección grave (aunque poco frecuente), por miedo generaría un gasto sanitario en las familias difícil de justificar.

Vamos a explicar esto un poco. Por supuesto si se salva una sola vida con este gasto, estaría justificado. Pero el problema cuando se habla de recursos económicos es que no son infinitos. Lo que se destina a una cosa, no va a otra. Y valorado de forma coste-efectividad, que es el trabajo de los Técnicos en el Ministerio de Sanidad, hay medidas más urgentes que no están recibiendo los recursos que se dedicarían a la vacunación con Bexsero.

Los Técnicos del Ministerio tienen la capacidad científica para tomar estas decisiones y la capacidad normativa para que se apliquen.

Los padres, cuando consideran individualmente la vacunación de su hijo, no pueden hacer estas disquisiciones. Aunque la estadística diga que hay muy pocos casos, si una familia puede permitirse económicamente vacunar a su hijo, no lo hace y su hijo acaba sufriendo esta infección…. las estadísticas no le van a aliviar el remordimiento.

Hay decisiones que deben ser tomadas por las Autoridades Sanitarias. Para eso están.

Un cambio de decisión no explicado

¿Cuál ha sido el motivo del cambio de postura del Ministerio respecto a esta vacuna?

Mi opinión es que no explicarla hace que pensemos mal. ¿Electoralismo?

Esto son elucubraciones mías:

«Una de las pocas funciones del Ministerio de Sanidad en la actualidad es la aprobación de venta de medicamentos. Una de las cosas en las que más ha sido criticado fue la retirada de la vacuna de la Varicela de las farmacias. Cosa que puede o no compartirse, pero sin duda explicarlo lo explicaron poco o nada.

Se acercan las elecciones. En la mente de algún cargo político aparece la idea de cómo «ganar puntos» de cara a la campaña y piensa qué medida se ha criticado más.

Sin duda ha sido la decisión sobre Varivax (la vacuna de la varicela).

Y entonces piensa en un golpe de efecto. De repente:

  • Promenten incluir al año siguiente Prevenar y Varivax en calendario vacunal. Pero no la incluyen de forma inmediata, porque las competencias están transferidas a las Comunidades Autónomas, que en su mayoría a estas alturas del año están escasas de fondos y con la presión de cumplir con el Déficit. Resultado, sólo algunas Comunidades lo hacen quedando en la mayoría el siguiente resultado: Los padres asumen que si el Ministerio las va a incluir en Calendario es porque son vacunas necesarias, pero si no las dan gratis, mientras tocará comprarlas. Sin duda esto habrá generado un aumento de ventas en Prevenar este año. Respecto a Varivax, no ha podido adquirirse en farmacias, lo que lleva a que muchos padres se desplacen para adquirirla fuera de España.
  • Deciden poner a la venta Bexsero. Pero una muestra de que fue una decisión improvisada es que ni siquiera se comunica a la empresa que la produce este cambio con tiempo suficiente. Esta vacuna no se produce en unos días, sin en meses. Y hay que entender que se fabrica en cantidades acordes a lo que esperan vender. Si se les anuncia con tiempo que se va a abrir el mercado Español, sin duda son ellos los primeros interesados en cubrir esa demanda. Pero lo que no pueden hacer es desabastecer a otros países con los que ya estaban comprometidos para suplir a uno nuevo que, encima, no ha tenido la deferencia de informarles con tiempo suficiente.

El resultado: Recibimos las que sobran con cuentagotas.

Ante esta forma tan desastrosa de gestionar la cuestión nos encontramos con que en este momento, si en alguno de los países donde ya se vendía la vacuna de forma normal sobran, las mandan para España. Y así llegan pequeñas partidas que se distribuyen como la pedrea de la Lotería de Navidad…

Para empeorar el tema ahora llegan las autoridades autonómicas.

Tenemos al Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría que ha promovido la comercialización, al Ministerio que ha decidido concederla, a la empresa productora sin informar con el paso cambiado. ¿Cómo iban a perder las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas a desaprovechar para su cachito de protagonismo?

Resulta que en mi comunidad si llegas con la vacuna de Bexsero que te ha tocado en «la lotería-lista de espera» al centro de salud para que se la pongan a tu hijo te encuentras con que hay una circular que dice que no debe administrarse más que a grupos de riesgo. Es decir la postura previa a la aprobación de su comercialización.

A quien corresponda y a modo de conclusión: ¿Qué tal un seminario en alguna Escuela de Salud Pública en el que se ponga el proceso de comercialización de Bexsero en España como ejemplo de lo que no debe hacerse?

Un 0 en justificación de toma de decisiones, un 0 en previsión y un -100 en comunicación.

 

Categorías
Bebé de 8 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Dermatitis Atópica Dermatitis del Pañal Granos y Erupciones Higiene del Bebé y del Niño Piel del Bebé y el Niño Protección Solar

Cosmética Natural para niños y bebés

Qué es la Cosmética Natural y qué aporta en la Salud Infantil

Se habla cada vez más de Cosmética Natural, especialmente cuando hablamos de los más pequeños, ¿aporta realmente algo o es una moda más?

Todo evoluciona, y en los cuidados del bebé no es una excepción. Desde el típico jabón de la abuela hecho con aceite usado y sosa hemos pasado por casi todo lo imaginable.

Hoy voy a hablar de una de las tendencias nuevas, o no tan nueva en realidad: La Cosmética Natural.

¿Es necesaria la Cosmética en Niños y Bebés, sea Natural o no?

Dentro de la propia tendencia naturalista hay quien defiende que la cosmética es simplemente un negocio. Y que el mejor cosmético para los bebés es «ninguno». Que la piel tiene sus propios mecanismos de auto-cuidado y la mayoría de los «potingues» que usamos no hacen sino interferir con ellos generando problemas.

Pero la realidad es, que las condiciones que tiene que soportar nuestra piel en la actualidad, no se parecen en nada a las que la piel del ser humano está preparada gracias a su evolución.

Desde la industrialización estas condiciones han cambiado por completo.

Estoy de acuerdo en que antes de empezar a tratar la piel frente a las agresiones actuales, lo mejor es minimizarlas:

  • Usa fibras naturales en su ropa.
  • Usa para lavar su ropa y al niño productos lo menos agresivos posibles.
  • Trata su piel sólo si aparecen problemas.
  • Usa para ello productos lo más respetuosos que sea posible.

Es en estos dos últimos pasos donde tiene cabida la Cosmética Natural.

Pero, ¿qué es y qué no es Cosmética Natural?

Como está de moda, casi cualquier producto destinado a los más pequeños pretende serlo.

Pero para poder decirlo deben cumplir unas características muy estrictas.

La filosofía de la que nace el concepto de Cosmética Natural es la Terapéutica Naturalista.

Se basa en defender que el ser humano se está alejando de la Naturaleza, pero es parte de ella.

Hemos desarrollado la química hasta el punto de ser capaces de desarrollar sustancias nuevas. Moléculas que no estaban previamente presentes en la naturaleza o en los seres vivos con los que compartimos nuestro carácter biológico.

Para los Naturalistas, introducir esas moléculas en nuestras vidas es un riesgo fruto de nuestra arrogancia. Durante millones de años los seres vivos se han desarrollado en este planeta sin incorporarlas en sus evolución. O tal vez lo hicieron pero supuso un coste tan alto que no se han mantenido.

Pero despreciamos esa sabiduría natural y las usamos porque pensamos que puede apartarnos alguna ventaja sin riesgos.

Los Naturalistas buscan en la propia Naturaleza remedios que durante millones de años ha ido probando y manteniendo. Confiando sólo en ellos como seguros y probados.

Para elaborar Cosmética Natural usan por tanto sólo sustancias que pueden ser encontradas en la naturaleza sin tener que modificarlas. A esto lo llaman Productos Naturales.

Intentan obtenerlas sin modificar la forma en la que se generan en la propia Naturaleza. Porque no están seguros de que una cambio en esa forma de generarse no de lugar a una alteración de sus cualidades, y prefieren ser repetuosos con el proceso. Es lo que se llaman Productos Biológicos.

Y de la propia filosofía Naturalista nace el hecho de obtener estos productos respetando el Ecosistema en el que se generan. Si piensas que la mayor riqueza de este planeta está en su biodiversidad y que son millones las moléculas presentes en los seres vivos que pueden darnos respuestas en el futuro, intentas preservarlo tanto como sea posible en la producción de la Cosmética Natural.

Hay empresas que al crear Cosméticos Naturales se esfuerzan por buscar los mejores Productos presentes en la propia Naturaleza, obtenerlos de un modo que preserve sus cualidades naturales y hacerlo de un modo que respete el ecosistema que nos los ofrece.

Cuando esa empresa hace el esfuerzo de ser auditada, para demostrar que cumple todos esos pasos, aporta un valor que la distingue de la mayoría.

Tú escoges si esta filosofía es más o menos acorde con la tuya y con lo que quieres para tu hijo.

Categorías
Ansiedad Bebé de 2 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cólico del Lactante Conducta del Bebé y el Niño Cuidados del Bebé y el Niño Dolor Enfermedades Crónicas en Bebés y Niños Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

Cólico del Lactante ¿Sirve algún medicamento?

Medicamentos que no funcionan en el cólico del lactante

En el cólico del lactante una de las cosas más llamativas es la larga lista de medicamentos que se proponen para tratarlo. ¿Sirve alguno?

Una de las cosas que más me hizo desconfiar sobre la efectividad de las medicinas para el cólico del lactante cuando empecé a estudiarlo fue la gran cantidad de soluciones diferentes.

Si tu hijo tiene Cólico del Lactante posiblemente ya has probado varios de ellos con escaso o nulo resultado. Puede que tu caso sea la excepción y le haya servido alguno de ellos.

Empecemos por el principio ¿Qué es el Cólico del Lactante?

Por definición decimos que un bebé sufre cólico del lactante si:

Llora más de 3 horas al día de forma inconsolable (no se calma si lo tomas en brazos o le ofreces alimento).

Más de 3 días por semana (un día malo lo tiene cualquiera).

Sin que se haya detectado ninguna enfermedad que lo justifique (debe haberlo explorado un pediatra para descartar que la haya).

Suelen ser bebés entre 3 semanas y 3 meses (¡Cuánto 3! ¡Qué llamativo!)

Ahora algo que nunca me canso de decir:

  • Esto es un cajón de sastre en el que se meten muchos niños por motivos diferentes.
  • Ningún bebé llora sin motivo:
    • O tiene dolor o una necesidad sin cubrir:
      • Si cubrimos sus necesidades (estímulos tomándolo en brazos y alimento ofreciéndole comida) y no para de llorar, es que algo le duele.
      • Y por tanto llego a la conclusión de que el 3º punto de la definición es siempre falso. Si estamos ante un cólico real y el bebé no se calma al darle estímulos ni alimento, es que algo le duele. Por tantos, sí que tiene una enfermedad que lo justifica.
  • El problema es que son varias las causas que pueden llevar a un bebé a llorar más de 3 horas al día, más de 3 días por semana. Algunas son típicas de estos 3 primeros meses de vida en los que el bebé está adaptándose a su vida fuera del útero.
  • Para complicarlo más pueden combinarse entre sí, de modo que si detectamos sólo una de ellas y la tratamos, el bebé no mejora. Y no lo hace, porque sigue teniendo otros problemas que mantienen el dolor.

¿Porqué la mayoría de los medicamentos para el Cólico del Lactante no funcionan?

No es que los medicamentos que dicen servir para el Cólico sean un fraude.

Es simplemente que cada uno trata un problema concreto. Y como os he dicho el Cólico del Lactante puede, y suele, tener varias causas simultáneas.

Lo raro es el Cólico con una sola causa. Más raro aún es que de la larga lista usemos exactamente el medicamento que necesita para esa causa única.

Hay medicamentos que mejoran la motilidad intestinal, que reducen los espasmos, que mejoran la flora intestinal, que calman el dolor…. Hay infusiones, medicamentos farmacológicos, homeopáticos, naturistas…. Hay biberones y leches anticólico. Cada una de estas soluciones va destinada a un síntoma o una causa concreta y en general están bien diseñadas para su objetivo.

El problema es aplicarlos de forma aislada y sin haber averiguado antes las causas por las que un bebé concreto sufre el Cólico del Lactante. Están por tanto destinados a fracasar.

La experiencia de algunos padres es que tomando tal o cual medicamento, su hijo sí que mejoró. Pero cada caso defiende el suyo según su resultado. El medicamento que ayudó a un 10% de los casos no ayuda al otro 90%.

Un caso especial, que desaconsejo especialmente: La fórmula de Marfan

La Fórmula de Marfan no es una novedad. Tiene muchos años. Tantos que ya se llama Fórmula de Marfan a cualquier cosa.

Los hay que le añaden hinojo, anís estrellado…. Pero la base esencial es la Belladona y en algunos casos el Fenobarbital.

Atención: Funciona en un alto porcentaje de bebés. 

Aún más atención: A mi parecer es una barbaridad.

¿A qué se debe que funcione? Básicamente a que Belladona y Fenobarbital dejan al bebé «planchado en los mundos de Yupi».

«O sea ¿que el bebé deja de llorar? ¡¿Dónde lo compro?!» Si me haces caso, en ninguna parte. No uses la Fórmula de Marfan. Te explico porqué no la recomiendo en absoluto.

El problema es triple:

  1. Es peligrosa. En bebés más sensibles o a una dosis inadecuada puede dar lugar a intoxicación grave. Por eso no se comercializa y menos aún Sanidad aceptaría una fórmula así con indicación para el cólico del lactante.
  2. En la mayoría de los casos no resuelve nada, sólo oculta el problema hasta que se resuelva, si es de los que se resuelven con el tiempo. Que es el caso en algunas de las causas del cólico.
  3. Interfiere en el desarrollo del bebé. Si dejas «sopa» a tu bebé no llora, vale. Pero si las causas que le hacen llorar tardan meses en resolverse de forma espontánea, vas a seguir dándole la Fórmula de Marfan durante meses. Meses en los cuales el desarrollo neurológico de tu bebé va a ser «el de una maceta de geranios».

Por tanto soy muy claro: No uses la Fórmula de Marfan.

¿Y entonces qué solución tiene el Cólico del Lactante?

Algo más complejo, pero es que un problema complejo no tiene soluciones simples.

Yo lo que hago es:

  1. Identificar las causas por las que cada bebé concreto tiene Cólico del Lactante.
  2. Y tratar todas las causas implicadas a la vez.

Cuando lo hacemos, mi experiencia es una clara mejora del bebé en menos de 2 semanas en la gran mayoría de los casos y en menos de un mes en la casi totalidad.

Pero más importante aún que la mejoría, que por definición en el cólico llega sola antes o después, es que haciéndolo así hemos detectado y resuelto problemas reales que el bebé tenía y que en algunos casos persisten si no se tratan más allá de los 3 meses que suelen marcarse como final del cólico.

Para ofrecer este abordaje he creado el Programa Bebé Sin Cólico.

Bebé sin Cólico

 

 

 

Categorías
Bebé de 3 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Higiene del Bebé y del Niño Infecciones en Bebés y Niños Mocos Respiratorias Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos Tos

Humidificador: Su uso en bebés.

Humidificador para bebés con congestión nasal

Humidificador. Cuando un bebé tiene la nariz taponada, lo que es muy frecuente en los primeros meses de vida, ¿Necesita un humidificador? ¿Hay otras alternativas? ¿Puede ser perjudicial?

En realidad lo que voy a explicar es algo aplicable a otros muchos productos. Centremos el tema: Bebé. Entre los múltiples cacharros «imprescindibles» para criarlo ¿Qué puesto ocupa el Humidificador?

Empecemos con una consideración. Los bebés no necesitan «tantas cosas» como intentarán venderte. Somos más de 7000 millones de personas en este planeta. Todos pensando en algo que inventar cada día. Y un bebé es un desafío para todos los padres. Inventa algo que resuelva un problema real de los bebés «y a vivir»…

¿Cuál el el problema? A los bebés se les atasca su pequeña nariz con facilidad

Especialmente los primeros meses de vida. Hay que entender que han estado 9 meses sumergidos en líquido dentro de su mamá. Cuando nacen:

  • Tienen una nariz cuya mucosa de repente es sometida a cambios de humedad y temperatura a los que no está acostumbrado.
  • Para compensar la sequedad del ambiente y esos cambios de temperatura necesita hidratarse. Lo hace dilatando los vasos sanguíneos de la nariz para que se acumule líquido en la mucosa.
  • Pero tienen una nariz muy pequeña, y a poco que se hinche la mucosa, tapona el paso de aire.
  • Esto es más llamativo de noche, cuando estar inmóvil durante horas favorece la congestión.
  • Y en el dormitorio, donde colchones, ropa de cama, calefacción (si la hay) resecan mucho el ambiente.
  • En invierno, cuando hay cambios más bruscos de temperatura y la calefacción elimina la humedad.

Si a esto le sumas la preocupación por si está resfriado y la afición a hacer lavados nasales, hay quien no para de «tocarle las narices» al pobre niño.

Esto es lo que llamamos «Rinitis Seca del Lactante«. En la práctica, un bebé que no está enfermo, que simplemente se está adaptando a un ambiente cambiante y que respira como un «cerdito». Los hay a los que esto les resulta más incómodo y menos. Desde luego a ninguno le pasa nada grave con esto, pero hay quien se agobia.

Soluciones para una nariz seca en el bebé

La más simple. No hagas nada.

Si el bebé come y duerme bien y lo ves tan contento, no necesita nada en absoluto. La congestión mejorará sola, sin hacer nada o empeorará según lo necesite.

Hacer algo si está incómodo, duerme mal o come peor

Si llegamos a esta conclusión hay 3 opciones básicas:

Para mí la opción clara es la primera.

Pero para gustos colores.

¿Qué es un Humidificador?

Es un aparato que aumenta la humedad ambiental. Se suele decir que lo recomendable es que la humedad de la habitación donde esté un bebé esté entre el 30 y el 50%.

La falta de humedad puede favorecer como he dicho la congestión nasal, la sequedad de la piel… Un humedad adecuada puede mejorar eso, reducir la ionización del aire… No niego que puede tener efectos beneficiosos. Si lo usamos porque antes de la llegada del bebé teníamos problemas que mejoran usándolo, con el bebé también puede ser útil.

Pero también hay efectos perjudiciales cuando aumentamos la humedad del ambiente. Ácaros y Hongos crecen más en ambientes con humedad y temperatura estable. Y un exceso de humedad puede también dar lugar a congestión.

Por eso, si usas humidificador. es recomendable que ventiles la habitación con frecuencia durante el tiempo que el bebé no está en ella. Y que mantengas el humidificador limpio y con un mantenimiento adecuado (cambio de filtros según las indicaciones del fabricante).

Si usas humidificador con un bebé se recomienda:

  • Humidificador frío.
  • Alejado de la cuna del bebé.
  • Con agua destilada, no del grifo.
  • No superar el 50% de humedad ambiental.

¿Humidificador o Gota de Suero Fisiológico en la Nariz?

Si hasta el nacimiento de tu bebé no has tenido necesidad de usarlo, y la única razón por la que te lo planteas es que su nariz se congestiona, podemos tener varias cosas en cuenta:

  • Humedecer la mucosa nasal . Si lo que necesitamos de verdad es humedecer la mucosa nasal, es más efectivo una gota de suero en la nariz del bebé. Esto aporta un nivel de humedad en su nariz imposible de alcanzar con un humidificador.
  • Ácaros y hongos. El humidificador favorece el crecimiento de ácaros y hongos, que pueden en personas sensibles empeorar síntomas respiratorios y dermatitis atópica. Mientras que aplicar una gota de suero en la nariz del bebé no tiene ese efecto.
  • El humidificador necesita mantenimiento. El suero fisiológico no. Un humidificador en el que no hagamos una limpieza y cambio de filtros adecuados puede ser un riesgo para la salud.
  • Coste. Los humidificadores tienen un coste en su mayoría de entre 30 y 100€. Y además para su funcionamiento consumen electricidad. El suero fisiógico tiene un coste ínfimo en comparación.

Vamos aquí a lo que es el mensaje de fondo. Muchas veces las soluciones simples y baratas son las mejores. Si lo que pretendemos es humedecer la nariz del bebé ¿porque no la mojamos simplemente?

Tenemos tendencia a acumular montones de cacharros en casa para solucionarle supuestamente la vida a nuestro «retoño».

En su mayoría son cosas que usamos unas cuantas veces antes de prescindir de ellas para siempre. Si recopilamos todo lo que hemos comprado y desechado en el primer año de vida de un niño, si hacemos cuentas del dinero que hemos gastado (o han gastado para regalarlo), se suman varios cientos o algunos miles de euros.

Medio en broma, bastante en serio: Si le dijeseis a todo el mundo que cuando quieran hacerle un regalo al bebé o se os pase por la cabeza comprarle algo meta el dinero equivalente en un fondo de inversión para él ¿habéis pensado cuánto tendría ahorrado el niño el día que cumpla los 18 años?

Para darse una vuelta al mundo, para estudiar en el lugar que quiera, para….

Con qué frecuencia le mojo la nariz si uso la gota de suero fisiológico

Esto es lo mejor. Si lo haces bien se adapta a lo que el bebé realmente necesita de forma sencilla.

Echa gotas en su nariz cada vez que le veas molesto. Si la congestión le hace estar incómodo, si al comer no respira bien, si cuando duerme… ten mono-dosis de suero fisiológico a mano y aplica una gota en cada orificio nasal.

Si hace ruidito pero el bebé come y duerme bien y no está molesto, ni la gotita…

Categorías
Alimentación del Bebé y el Niño Bebé de 5 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Dieta Sana

Productos Naturales, Biológicos y Ecológicos en Salud Infantil

Productos Naturales, Biológicos y Ecológicos en Salud Infantil

Cuando nos preocupa la Salud con Mayúsculas empezamos a hablar de conceptos como Natural, Biológico o Ecológico. ¿Qué aportan en salud infantil?

Cada vez nos preocupa más la contaminación, los aditivos, los conservantes, los colorantes, pesticidas, hormonas…. Son miles las sustancias que en la actualidad están en nuestro entorno, en nuestra alimentación y en la de nuestros hijos.

Más y más gente toma conciencia cada día de que estos productos no son inocuos y que la Salud de los más pequeños es las más sensible a su influencia.

El problema es que tenemos una gran confusión de conceptos. Se usa indistintamente Natural, Biológico, Ecológico. Y siendo conceptos relacionados aportan ideas diferentes e importantes.

Vamos uno por uno:

Producto Natural

Yo con esto suelo bromear un poco. Incluso la droga sintética de última generación es parte de la naturaleza. Y por tanto Producto Natural lo es todo.

A lo que nos referimos es a Natural como contraposición de Síntesis Artificial.

Aclarándolo. Hay millones de moléculas que encontramos en la naturaleza porque son producidas por seres vivos. Pero gracias al desarrollo de la química en los últimos dos siglos somos capaces de desarrollar en laboratorio otras que no tienen su equivalente en la naturaleza.

Son moléculas que hacemos modificando algunas Naturales o creadas desde cero con Síntesis Artificial.

Aquellos que defienden el uso de productos naturales basan su preferencia en un concepto que puede o no compartirse, pero tiene su lógica: Somos seres que nos hemos desarrollado en conjunción con el resto de organismos vivos de este planeta. Y si el origen de todos es común, los productos Naturales no nos son ajenos. Son una variante posible de un tronco único.

Al tomar un producto natural y usarlo, estaríamos tomando prestada la sabiduría biológica de otros seres vivos, para responder a desafíos nuevos frente a los que no tenemos una solución propia por nuestra evolución. Son productos que otros seres vivos han desarrollado durante miles o millones de años y cuya compatibilidad con el resto de sistemas biológicos está probada por ese proceso.

Pero la Síntesis Artificial es un arma peligrosa. Podemos crear y usar sustancias que ningún otro ser vivo ha probado que no genere problemas con su supervivencia. Lo que en la práctica nos convierte en cobayas de nuestra propia arrogancia.

Producto Biológico

Va un paso más allá del producto natural. Podemos por ejemplo usar una sustancia natural como los fitosteroides de la soja, con sus propiedades naturales. Tal vez no modificamos la molécula que vamos a usar como terapia. Pero podemos modificar la forma en la que se cultiva la soja y usar métodos de extracción del principio activo que alteran más o menos esa sustancia.

Cuando hablamos de producto biológico nos referimos a que:

  • Respetamos la forma de cultivo tradicional, sin usar por ejemplo fertilizantes o plaguicidas de Síntesis Artificial.
  • No modificamos tampoco genéticamente al ser vivo que produce la sustancia natural que vamos a usar. Excluyendo por tanto a los transgénicos.
  • Y en la extracción de la sustancia natural activa vamos a usar los métodos que tenga menor riesgo de deteriorarla o modificarla.

Producto Ecológico

Cualquier actividad humana genera un impacto en el entorno natural en el que la realiza. Esto es imposible de evitar. Pero sí podemos escoger entre distintas formas de hacerlo. Unas son más respetuosas y otras menos.

Llamamos ecológico al producto que intenta minimizar este impacto en la naturaleza o que en el proceso de producción incluye al final la reconstrucción de la naturaleza en la medida de lo posible para dejarla como estaba antes de intervenir en ella.

No es lo mismo, por ejemplo, recoger productos naturales de un entorno que los produce de forma espontánea que hacer una plantación de los mismos. Aunque se trate de un producto natural y biológico, para hacer una plantación debemos eliminar el resto de seres vivos que en el entorno natural comparten ecosistema con la especie concreta que nos interesa.

En un ejemplo: No es igual recoger setas silvestres que arrasar una hectárea de bosque y construir una nave en la que criamos champiñones.

¿Qué supone que un producto sea natural, biológico y/o ecológico?

Lo más evidente. Supone que sea más caro.

La Síntesis Artificial, los Pesticidas y Fertilizantes sintéticos, los Piensos y la producción en plantaciones se han ido extendiendo simple y llanamente porque abaratan el producto final. O eso parece…

Sin duda un kilo de tomate de invernadero, transgénico, criado con pesticidas y fertilizantes sintéticos es más barato que uno natural, biológico y ecológico, si lo que comparamos es precio en el mercado.

En un balance superficial es lo que aparenta.

Pero si tenemos en cuenta otros factores, las cuentas no son tan claras:

  • La alteración del entorno que supone arrasar lo que había para allanar el terreno sobre el que se asienta el invernadero.
  • El transporte o extracción de agua para explotar una tierra no apta para el cultivo en condiciones normales.
  • La extracción de petróleo y la producción de los plásticos usados en las cubiertas del invernadero o para mantener unas condiciones de temperatura y humedad estables que no se vean alteradas por el clima.
  • El riesgo para la salud por la contaminación que generan la producción y transporte de los fertilizantes y pesticidas sintéticos.
  • Los efectos directos sobre la salud de esas mismas sustancias.
  • El empobrecimiento biológico que supone la modificación genética artificial buscando una mayor productividad.
  • El empobrecimiento que también supone la eliminación de las especies para las que en este momento no vemos un rendimiento económico inmediato, sustituyéndolas por otras que consideramos más productivas.
  • ….

El resultado es algo muy caro: Un mundo más pobre en ecosistemas, en variedad biológica y más contaminado de sustancias que nunca han estado presentes en la naturaleza durante nuestra evolución y ahora lo están de forma masiva.

Es una apuesta en la que el precio puede ser nuestra salud y la de nuestros hijos.

 

Categorías
Bebé de 3 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Graves Infecciones en Bebés y Niños Vacunas

Vacuna del Meningococo B, las dudas más frecuentes.

Vacuna del meningococo B

Vacuna del Meningococo B, Bexsero, ha sido autorizada por el Ministerio de Sanidad de España para su venta en farmacias desde  el 1 de Octubre de 2015. Pero hay muchas dudas. Intentaremos resolverlas.

Se está hablando mucho de esta vacuna. Como no puede ser de otro modo, hay muchas dudas. Las más habituales:

  • «Me han dicho que mejor no ponerla aún porque no se conocen los efectos secundarios al ser nueva». Esta vacuna fue aprobada por la FDA Americana en Enero de 2015. Desde entonces ya se han distribuido y puesto varios millones de dosis. Se saben los efectos secundarios. Hablaré de ellos más adelante.
  • «¿En qué edades es más frecuente la infección contra la que protege?». El Meningococo B tiene dos picos de incidencia. Menores de 2 años y en la adolescencia. La vacuna es útil en cualquiera a partir de los dos meses. Pero sobre todo en los más pequeños.
  • «¿Puede producir en algún caso la vacuna una infección como la que pretende prevenir?» No. Es imposible. Esta vacuna no contiene al germen que causa la infección. Sólo lleva partes del germen que son incapaces de reproducirse, pero que el sistema defensivo reconoce, estando preparado para cuando tenga contacto con el germen real.
  • «Esta infección, ¿es más frecuente en algunos grupos de riesgo?» . Sí, de hecho esta vacuna ya estaba poniéndose en los hospitales para los niños de esos grupos de riesgo.

Grupos de riesgo en los que el Ministerio de Sanidad aceptaba hasta ahora la indicación de vacuna del Meningococo B:

  • Personas que hubieran tenido 2 o más infecciones por meningococo. Ya que hay estudios que dicen que ciertas personas tienen una predisposición genética a sufrirlas.
  • Personas con inmunodeficiencia. Es decir, con menor capacidad para defenderse contra infecciones bacterianas. Y dentro de ellas se incluye a aquellos a los que se ha tenido que extirpar el Bazo.

¿Cuántas dosis necesita y con qué cadencia?

Pauta de la vacuna del meningococo B:

Es una vacuna indicada para poder usarse a partir de los dos meses de vida. A partir de esa edad, cuanto antes mejor.

Las vacunas antibacterianas (neumococo, meningococo, hemófilus…) se ponen de forma precoz, porque los contactos más peligrosos son los primeros, cuando el cuerpo tarda más en reaccionar, de forma que la infección puede avanzar rápidamente antes de que pueda responder.

El número de dosis y el ritmo al que se ponen varía en función de la edad del niño.

Vacuna Bexsero dosis

Como veis conforme un niño crece necesita menos dosis, ya que su sistema defensivo es más maduro y responde mejor.

Efectos secundarios de la vacuna del meningococo B

Los descritos son fiebre, inflamación local y dolor. La fiebre es más frecuente en esta vacuna que en otras muchas. Puede aparecer hasta en un 40% de los casos, cuando la mayoría de vacunas lo hace en un 20% aproximadamente. Aún siendo así no está indicado dar antitérmicos para prevenirlo. Sólo se darían si aparecen los efectos secundarios.

Los efectos secundarios son más frecuentes cuando se administran a la vez que otras vacunas del calendario.

Y tiene menos efectos secundarios cuanto más profunda en el músculo se inyecta. Conviene pinchar bien. Si se deja superficial (subcutánea) hace mucha más reacción.

Efectividad de la vacuna del meningococo B y muchas opiniones.

El meningococo B es un germen que en la actualidad produce pocos casos. Se habla de 4-5 por millón al año. Pero la infección que causa es muy grave (meningitis o sepsis). Puede producir la muerte en un porcentaje alto de los casos (10%). Y en aquellos que sobreviven son muy frecuentes las secuelas irreversibles (20-30%).

La postura del Ministerio por la que no se vendía hasta el 1 de Octubre en farmacias se basaban en que no creían que una vacunación generalizada estuviese justificada por la baja frecuencia de los casos y posiblemente temían que el miedo de los padres a la gravedad de la enfermedad les lleve a comprarla y administrarla a niños que el Ministerio no consideraba con un riesgo epidemiológico que lo justificase.

En ese sentido yo soy menos paternalista. Creo que lo que hay que hacer es dar información a los padres y que sean ellos quienes con la información necesaria tomen la decisión de si ponerla o no es un riesgo asumible para su hijo. Por eso escribo yo este artículo, para contribuir a que tengáis información.

La efectividad de la vacuna es del 70% según los estudios. Es decir, que un 70% de los vacunados tiene protección suficiente para no pasar la infección aunque sea atacado por el germen.

Se supone que si se vacunase de forma sistemática (es decir si se incluyese en calendario vacunal) ese porcentaje de protección subiría.

Y en ese sentido hay quien propone que tal vez sería mejor vacunar con esta vacuna en calendario vacunal que seguir haciéndolo con la vacuna del meningococo C que es menos frecuente en la actualidad. Hay opiniones para todos los gustos.

Mi recomendación sobre la vacuna del meningococo B

Si tu hijo tiene una inmunodeficiencia que le hace más proclive a las infecciones bacterianas graves, si le han tenido que quitar el bazo (habitualmente por un traumatismo) o si ha pasado alguna infección por meningococo claramente sería recomendable vacunarlo.

En los demás casos la decisión está menos clara. Pero si tu hijo tiene la mala suerte de ser uno de los pocos afectados por la infección cada año y no lo has vacunado…