Categorías
Alimentación Complementaria del Bebé Alimentación del Bebé y el Niño Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Conducta del Bebé y el Niño Control del Tiempo en Salud Infantil Crecimiento y Percentiles Cuidados del Bebé y el Niño Desarrollo Infantil eHealth en Salud Infantil Embarazo Herramientas de Salud Infantil Higiene del Bebé y del Niño Maternidad Ocio para Bebés y Niños Otros temas de Salud Infantil Primer Mes de vida del Bebé Ropa para Bebés y Niños Transporte de Bebés y Niños

El control del niño sano en crisis

El Control del Niño Sano es muy importante en la prevención y en la formación. Pero cada vez son más los centros de salud en los que no puede hacerse por masificación.

Hace ya 12 años que acabé la especialidad de Pediatría. Cuando yo la hice, no era necesario rotar durante nuestra formación por atención primaria. Yo lo hice porque lo solicité. Fui el primero de mi promoción en hacerlo. Después me imitaron otros.

La formación de los pediatras vía MIR es fundamentalmente hospitalaria. Y se centra en el tratamiento de la enfermedad.  La resolución de problemas de sueño, conducta, alimentación y los consejos sobre cómo evitarlos no suelen darse en el hospital. El seguimiento del desarrollo y crecimiento de niños normales tampoco se hace en el hospital.

Esto tiene una consecuencia. La mayoría de los pediatras no recibe formación específica para realizar el Control del Niño Sano.

En muchos casos, en los centros de salud, ni siquiera es una labor realizada por el pediatra. Se ha relegado a enfermería. No lo digo en sentido despectivo hacia enfermería. Muchas veces hacen una labor mejor que la de muchos pediatras. Lo digo porque es verdad. Ha sido relegado. En teoría el seguimiento del desarrollo infantil y la resolución de los problemas (no enfermedades) que pueden aparecer en ese crecimiento, eran parte del trabajo del pediatra. Pero en muchos centros se ha eliminado por la masificación.

Cuando los pediatras tienen demasiados pacientes, y no pueden ver adecuadamente a los niños enfermos por falta de tiempo, los gerentes han decidido que la solución es que dejen de ver al Niño Sano y se centren en el enfermo.

Esto ha empeorado aún más con los recortes en sanidad.

Pero el Control del Niño Sano y la participación del Pediatra en él, me parece esencial por varios motivos:

–        Sirve para detectar muchos problemas de salud no evidentes.

–        Establece una relación estable entre pediatra, padres y niño. Eso permite al pediatra conocer mejor las particularidades del niño y su familia. Lo que ayuda a abordar de forma individualizada los problemas que surjan y seguir mejor los problemas crónicos.

–        Crea un vínculo de confianza entre los padres y el pediatra que es esencial en el tratamiento de problemas que no tienen solución inmediata. Cuando esa confianza no existe, los padres se desesperan y empiezan a peregrinar. Eso suele significar que nadie acabe resolviéndolo: “Un médico cura, dos médicos dudas, tres médicos, muerta segura.”

–        Es el mejor modo de dar formación e información individualizada a los padres sobre Puericultura. Es decir, sobre cómo abordar los cambios que el bebé experimenta en su crecimiento.

Suele definirse la Pediatría como la Medicina del ser humano en crecimiento. Pero la estamos transformando en la Medicina del niño enfermo. Es un claro empobrecimiento.

Hay un problema añadido. Los pediatras, para realizar decentemente esta labor debemos esforzarnos para dedicarle el tiempo necesario (que muchos pediatras no tienen) y para adquirir la formación adecuada para dar este servicio. Ya que la que recibimos en el hospital es en la mayoría de los casos escasa y dada por otros pediatras que no la ejercen.

Por desgracia hay pediatras que actúan sobre los cambios de crecimiento de un niño como un elefante en una cacharrería. Hay quien “regaña y amenaza” a los padres, para al final, darle consejos basados en prejuicios que en muchos casos empeoran los problemas y generan ansiedad en los padres, pero no resuelven nada.

En otras ocasiones medicalizan cuestiones que nada tienen que ver con fármacos, sino con la forma en que hacemos las cosas con el bebé.

Hay que salvar el Control del Niño Sano, pero los pediatras necesitamos formarnos mejor para estar a la altura.

Categorías
Bebé de 2 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Control del Tiempo en Salud Infantil Cuidados del Bebé y el Niño Dosis en Medicinas para Bebés y Niños Herramientas de Salud Infantil Infecciones en Bebés y Niños Vacunas

Calendario Vacunal Único en España

A partir del 1 de Enero de 2014 habrá un único calendario de vacunación infantil para toda España. Lo que parece una buena noticia tiene puntos muy negativos.

Este es el calendario que se aplicará en todas las Comunidades Autónomas a partir del próximo año:

Extracto de la nota de prensa del Ministerio:

«21 de marzo de 2013. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y los consejeros de Sanidad de las Comunidades Autónomas han acordado hoy un Calendario Común de Vacunación Infantil. Tras el Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en el que se ha adoptado esta medida, la ministra ha calificado de “histórica” la consecución de este calendario, pues es la primera vez que todos los servicios de salud acuerdan administrar las mismas vacunas y a las mismas edades en todos los territorios. La medida, que refuerza la cohesión del Sistema Nacional de Salud, permitirá, además, mejorar la cobertura de vacunación en la población. Se trata de un calendario de vacunas gratuito, que garantiza la cobertura universal y que será uno de los más completos de Europa.

VACUNACIÓN

El acuerdo alcanzado hoy es una continuación del adoptado en febrero del año pasado. En ese momento, se acordaron las pautas de vacunación para las vacunas de la hepatitis B, difteria-tétanos-tosferina, haemofilus influenzae y polio, así como la triple vírica y la dosis de refuerzo de tétanos y difteria.

Quedaban pendientes de valoración técnica cuatro vacunas: tosferina, virus del papiloma humano, meningococo C y varicela. En el Consejo celebrado hoy se han ratificado las siguientes pautas de administración:

1.      Vacuna de la tosferina. Se seguirá administrando con la pauta actual. Es decir, a los dos, cuatro y seis meses de edad, con dosis de recuerdo a los 18 meses y a los seis años.

2.      Vacuna de la varicela. Se siguen las recomendaciones del Consejo Interterritorial de 2005: está indicada en grupos de riesgo o en adolescentes sin antecedentes de vacunación o enfermedad. Por tanto, se fija la edad de vacunación en 12 años para la población general. La pauta de vacunación, como establece la ficha técnica, debe ser con 2 dosis.

3.      Vacuna frente al meningococo C. Se establecen nuevas pautas:

•   A partir del 1 de enero de 2014, todos los niños nacidos en el año recibirán una dosis a los 2 meses, una segunda a los 12 meses y una tercera a los 12 años.

•   A partir del 1 de enero de 2014, se eliminará la dosis correspondiente a los 4-6 meses, de modo que las siguientes dosis serán a los 12 meses y a los 12 años de edad.

•   A partir del 1 de enero de 2014 todos los niños recibirán una dosis a medida que vaya cumpliendo los 12 años, independientemente de las dosis previamente recibidas y siempre que no hayan recibido ninguna con 10 ó más años.

•   Entre el 1 de enero de 2014 y el 31 de diciembre de 2016 los niños nacidos en los años 2000, 2001 y 2002 recibirán una dosis a los 14 años siempre que no hayan recibido ninguna con 10 o más años.

4.      Vacuna del Virus del Papiloma Humano. Se fija la edad de vacunación en chicas de 14 años, y el objetivo de obtener coberturas de vacunación superiores al 80%. Hasta ahora, las CC AA mantenían diferentes pautas, entre los 11 y los 14 años, y ésta es la edad que habían fijado 12 de ellas.

Se ha acordado, para dentro de dos años, revisar en la Comisión de Salud Pública la edad de vacunación teniendo en cuenta el contexto y las coberturas de vacunación.

El calendario ha quedado establecido de este modo como norma general, siempre con la consideración de las excepciones que por motivos epidemiológicos se produzcan.»

Mi opinión sobre el calendario vacunal unificado

Vamos a dar primero la buena y luego las malas:

1º La buena. Es absurdo que en España hubiese 19 calendarios vacunales diferentes, pero los había. La gente en este país se mueve, y la disparidad de calendarios volvía locos a los padres. Ya era hora de que unificaran. El único motivo para tener calendarios diferentes era el afán de los políticos de marcar diferencias.

2º Vamos con las malas. A mi parecer hay una vacuna, la del Neumococo, que clarísimamente debería estar en calendario vacunal. En este momento es un germen más problemático en España que el Meningococo C, gracias a que este último lleva años en calendario vacunal. Y produce enfermedades potencialemente mortales o con secuelas graves como sepsis, meningitis y neumonías agresivas. Tengo que decir que no me sorprende, con los recortes en sanidad pública, y habiendo comunidades en las que esta vacuna era gratuita y otras (la mayoría) en la que era de pago, era de imaginar que se haría el consenso sobre la opción más barata a simple vista. Ahora queda ver si un incremento de patología no hace que aumente finalmente el gasto, y además costando un buen número de vidas…

3º Segunda mala. Vacuna de la varicela. Yo soy bastante crítico con las estrategias de vacunación que se están siguiendo con la varicela. La varicela es mucho peor en adultos que en niños. Y la vacuna que algunas comunidades estaban aplicando en niños de 1 a 3 años (y la que se ha incluido en calendario único a los 12) no inmunizan de por vida. La lógica de la opción escogida es: «como la varicela es benigna en la casi totalidad de niños entre el año y los 12 años y pasarla genera inmunidad de por vida, y las complicaciones se hacen más graves y frecuentes a partir de la pubertad, dejemos a los niños pasarla, y aquellos que no tengan la suerte de haberlo hecho, pongámosles una vacuna con la esperanza de reducir las complicaciones cuando la pasen después.» El problema es ¿Qué pasa ahora con los niños vacunados? Se sabe que la inmunidad de la vacuna se reduce con los años y llega un momento en que se pasa a ser susceptible de pasarla. Hay comunidades en las que se ha vacunado durante años a toda la población infantil. Se ha hecho pensando en que al vacunar a los niños, los brotes de varicela no se extienden y por tanto el número de niños menores de un año, adultos, inmunodeprimidos y embarazadas que se contagian se reduce y así hay menos complicaciones por varicela. Pero ahora dejamos de hacerlo. Ya no hay cortafuegos. Y en 15-20 años gran parte de los niños vacunados habrán perdido la protección de la vacuna que les impidió pasarla durante la infancia sin complicaciones. Además los brotes de varicela reactivan las defensas de aquellos que la han pasado de forma natural, manteniendo los niveles protectores. Por desgracia, vamos a ser un grupo de experimentación perfecto para lo confirmar lo siguiente: Tras años de vacunación sistemática de varicela en niños en algunas comunidades autónomas se suprime. ¿Ha aumentado el número de adultos susceptibles a pasar la varicela tras esa estrategia? Creo que por desgracia la respuesta es sí. ¿Puede eso desencadenar un brote de varicela en pocos años mucho más intenso que ninguno que se recuerde y precisamente en las comunidades donde se aplicó esa estrategia? De nuevo, por desgracia, la respuesta creo que es Sí. A rezar. Los que me conocen saben que no me gusta ser alarmista en salud. Pero es que me llevo temiendo esto desde hace años. Se han juntado una estrategia vacunal con demasiadas incógnitas a largo plazo con la imposibilidad de seguir dando «patadas adelante» (la estrategia favorita en nuestro país).

Categorías
Bebé de 7 meses Blog Conducta del Bebé y el Niño Control del Tiempo en Salud Infantil Convivencia Cuesta Dormirlo Cuidados del Bebé y el Niño Duerme poco Herramientas de Salud Infantil Se Despierta Mucho Sueño del Bebé y Niño

El niño que duerme poco

duerme poco

Mi hijo duerme poco: Una idea común de algunos padres en muchos casos no justificada.

¿Y eso qué es? Es decir, duerme poco según qué, menos que el niño de la vecina, menos de lo que quisiéramos, menos de lo que dicen los libros…

Según algunos manuales, un recién nacido duerme en torno a 20 horas diarias. Y va reduciendo poco a poco el tiempo de sueño hasta que, en torno a los 2 años, duerme unas 13 horas, alrededor de los 5 años unas 11 horas y un adulto debería dormir entre 6 y 9 horas.

Pero como todavía no he visto ningún recién nacido que sepa ver la hora en un reloj, ni dos personas iguales (ni siquiera los gemelos), tomarse esas cifras a rajatabla es una de esas cosas que a veces nos empeñamos en hacer.

Lo que no impide que sea imposible hacerle entender al niño la necesidad de cumplir con una media porque lo dice un “experto”.

Dicho de otra manera, que si el niño está a gusto durmiendo el tiempo que duerme, es que buscamos un problema donde no lo hay, se ajuste o no a lo que “suelen” hacer los otros niños.

Y como a los niños pequeños nada les impide dormir cuando tienen sueño (no tiene turnos de trabajo de 8 horas en los que habitualmente hay que estar despierto), al final no duerme ni un minuto menos de lo que necesita.

Podemos modificar el ritmo en el que duerme, pero es poco menos que imposible conseguir que un niño duerma más horas de las que necesita.

Capítulo siguiente: Tiene el sueño cambiado…

Categorías
Bebé de 2 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Control del Tiempo en Salud Infantil Cuidados del Bebé y el Niño Diarrea Digestivas fiebre Herramientas de Salud Infantil Infecciones en Bebés y Niños Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos Vacunas Vómitos

Vacuna Rotavirus

Una explicación para padres sobre la utilidad de esta vacuna. Contra el virus que con más frecuencia causa ingresos hospitalarios en lactantes por diarrea.

El rotavirus es el causante más frecuente de ingreso hospitalario de lactantes por diarrea.

Hoy día, en los países desarrollados, la mortalidad por diarrea es mínima. Por lo que en comparación con otras vacunas que protegen contra infecciones que pueden causar la muerte incluso en países desarrollados, es menos urgente su uso. Este es el motivo por el que está fuera del calendario vacunal gratuito por ahora.

Lo que sí causan las diarreas en lactantes es ingresos frecuentes. El rotavirus no es el único germen causante de diarreas en bebés. Pero sí es el más agresivo de los frecuentes. Por eso se ha desarrollado una vacuna contra él. La pena es que esta vacuna no esté disponible por falta de recursos donde realmente sería útil, en los países en vías de desarrollo. Donde la diarrea sigue siendo una de las principales causas de mortalidad infantil.

Evitar ingresos hospitalarios por Rotavirus

Para un niño pequeño, un ingreso hospitalario no es algo agradable. Aún no siendo una causa de mortalidad habitual en nuestro entorno, un ingreso puede suponer un problema no despreciable para el bienestar del bebé.

Y el ingreso de un lactante es una alteración importante para la vida de sus padres.

La vacuna contra el Rotavirus disponible en España puede encontrarse bajo la marca Rotateq o Rotarix.

Efectos secundarios de la vacuna del Rotavirus

Es una vacuna de virus atenuados. Lo que quiere decir que produce una infección leve, que puede mostrarse como una diarrea leve, con o sin fiebre.

Forma de administración de la vacuna del Rotavirus

La vacuna se da en tres dosis por vía oral si es Rotateq o 2 dosis si es Rotarix. No se pincha.

Puede darse con pautas muy diferentes.

Yo suelo recomendarla a los 2, 4 y 6 meses de edad en Rotateq o 2 y 4 meses si es Rotarix.