Categorías
Alimentación del Bebé y el Niño Alta Demanda Blog Cólico del Lactante Crecimiento y Percentiles Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido eHealth en Salud Infantil Enfermedades Crónicas en Bebés y Niños Herramientas de Salud Infantil Lactancia Artificial Lactancia Materna Maternidad Otros temas de Salud Infantil Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

Lactancia materna complementada

Lactancia materna complementada ¿En qué casos se acaba recurriendo a algo que no sea pecho y cómo resolver esas situaciones preservando el pecho?

Una duda inevitable para las madres que dan pecho: ¿Cómo sé si mi hijo saca suficiente?

De hecho, los primeros días son muchas las madres que tienen la sensación de que su hijo no tiene suficiente con el pecho. Los motivos que suelen llevarle a pensar eso son tres:

  1. No se nota que salga leche. Frase normal: «Sí, chupa, pero yo creo que no saca nada, porque no me noto que salga». Yo suelo preguntarles «¿lloraba, chupa y se calla? Pues entonces saca. Si llora, porque tenía hambre, chupa y se calla, es porque algo saca.»
  2. El bebé pide con mucha frecuencia. Otra frase habitual: «Creo que no tengo pecho, porque me lo pongo, chupa, parece que se queda tranquilo, pero en seguida pide de nuevo». Otro error: Cuando un niño nace tiene un estómago pequeño y está muy cansado. Con lo que necesita hacer tomas muy frecuentes de poca cantidad. Si cada vez que lo pones al pecho, chupa y se queda tranquilo, es que saca suficiente. Cuando no saca suficiente, lo sabes porque llora, chupa, llora, chupa, se enfada, se enfada, se enfada. Cuando esto último ocurre, podemos estimular el pecho aumentando la frecuencia de las tomas.
  3. Nos ha dado una noche horrible. Una historia que se repite mucho: «Esta noche no paraba de llorar, le daba el pecho casi continuamente, pero se quedaba con hambre y hasta que le hemos dado un biberón no ha parado.» Mi pregunta: «¿Cuánto fue el tiempo más largo que estuvo sin comer durante el día?» Es habitual que la respuesta sea: «Se pasó la tarde durmiendo». Si eso pasa, el problema es que tras pasar muchas horas sin comer se despierta el niño con mucha hambre. El pecho tras pasar demasiadas horas sin vaciarse tienen el pecho muy lleno, el pezón plano. El niño no puede cogerse bien y se desespera. Al no vaciar el pecho, éste interpreta que sobra leche, y en las próximas horas produce menos. Ya la hemos liado. Lo que recomiendo a los padres: Ahora, durante el día debéis ofrecer el pecho al niño con mucha más frecuencia, cada vez que pida. Y si no pide antes, ofrecédselo cada 2 horas. Al darle el pecho con más frecuencia, estimulamos el pecho para que produzca más, le damos antes de que esté desesperado por comer, con lo que come más tranquilo y traga menos gases. Y si come más durante el día, cuando llegue la noche tendrá menos hambre y más sueño.

¿Cuándo puede necesitar entonces hacer lactancia materna complementada ?

Hay varios casos en los que se acaba complementando con leche artificial:

  1. Si toma con frecuencia, se coge bien al pecho, pero aún así no para de llorar. ¿Puede complementarse con leche artificial? Hay situaciones en las que es la única forma de que deje de llorar. Y si esto ocurre es que se estaba quedando con hambre. Pero debemos tener claro que si llegamos a eso es porque algo no estamos haciendo bien. Lo más habitual es que haya pasado demasiadas horas sin comer y lo esté haciendo con ansiedad. También puede ser que el agarre no sea adecuado aunque creamos que sí. Lo importante en estos casos es que modifiquemos lo que falla para que los suplementos sean lo menos necesarios posibles y acabemos prescindiendo de ellos. Para aumentar el pecho, lo recomendable es que siempre tome primero el pecho, consultemos a alguien con experiencia en lactancia que puede ayudarnos a resolver el problema y no dar leche artificial a la ligera mientras podamos evitarlo. Pero si intentándolo todo no para de llorar, le damos biberón y se calma, tampoco es «sacrilegio». Es una solución momentánea que nos da algo de tiempo para resolver los problemas que han llevado a esa situación. .
  2. Si a pesar de que tome el pecho con frecuencia y succiona bien pierde demasiado peso en los primeros días. Suele aceptarse que es normal una pérdida de hasta el 10-12% del peso que tenía al nacer en la primera semana.
  3. Si en los primeros días de vida, a pesar de tomar el pecho con frecuencia el azúcar baja demasiado.

Si necesita algo diferente al pecho, ¿qué debemos darle al niño?

Chupe: No. El chupe no alimenta, sólo entretiene el hambre. Y eso significa que coma con más ansiedad.

Manzanilla: No. La manzanilla no alimenta. De nuevo, sólo entretiene el hambre.

Leche materna en biberón, vasito, jeringuilla o suplementador de lactancia. Puede ser una solución cuando la madre es capaz de sacarse cantidad suficiente o se dispone de leche materna de banco de leche. Pero si la madre se saca la leche, lo mejor es que lo saque el propio bebé. Si esto no es posible suele deberse a un problema de agarre: Los más frecuentes son el frenillo y una mala posición.

Leche artificial en biberón, vasito, jeringuilla o suplementador de lactancia. Cuando no disponemos de las posibilidades anteriores con leche materna. Eso no quiere decir que abandonemos la lactancia materna. Si seguimos estimulando el pecho ofreciéndolo con frecuencia, lo habitual es que poco a poco el pecho aumente, llegando un momento en que podamos abandonar los suplementos.

Si tienes dudas puedes hacer una

Consulta Online sobre Lactancia Materna

y obtener tu respuesta en menos de 24 horas.

Categorías
Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido Higiene del Bebé y del Niño Infecciones en Bebés y Niños Infecciones en la Piel Piel del Bebé y el Niño Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

Las uñas del recién nacido

Los recién nacidos tienen uñas, y en ocasiones se arañan con ellas. ¿Hace falta cortarlas? ¿Cuándo? ¿Cómo evitar que se arañen?

Cuando nacen los bebés ya tienen unas buenas uñas. Llevan creciendo durante el embarazo unos meses y evidentemente, nadie se las ha cortado.

Pero las primeras semanas son muy frágiles. Se astillan con facilidad. A algunos padres les preocupa que se arañen. Cosa que hacen con frecuencia, ya que no controlan la movilidad de las manos. Actúan por reflejos y a veces se arañan la cara. Pero no os preocupéis. Cuando las hay, son heridas que curan con facilidad. En la mayoría de los casos arañazos muy superficiales.

Durante las 2 ó 3 primeras semanas las uñas van a seguir rompiéndose con mucha facilidad.

A partir de la 3ª semana, ya suelen crecer más fuertes. Es desde ese momento, en que crecen sin astillarse, cuando ya es necesario empezar a cortarlas.

Para hacerlo, lo más sencillo son unas tijeras de punta redondeada.

Siempre, al cortar las uñas, deben dejarse las esquinas por fuera de la carne. Ya que si apuramos demasiado, luego al crecer, pueden hacerlo hundiéndose en la piel y causando problemas.

Es normal que crezcan más rápidamente las uñas de las manos que las de los pies.

Incluso cuando ya podemos cortar las uñas, es posible que el bebé se arañe. Ya que por mucho que cortes, siempre debes dejarlas que sobresalgan de la piel. Y por tanto, siempre tendrá uña suficiente para arañarse.

Para evitarlo, muchos padres cubren las manos de los recién nacidos con manoplas, dejándoles las mangas largas o con calcetines o patucos.

En realidad, no es necesario, ya que como he dicho antes, las heridas que pueden causar son, por lo general, muy leves.

 

Categorías
Blog Complicaciones del Parto Cuidados del Recién Nacido Dolor Edad del Bebé o Niño fiebre Graves Infecciones en Bebés y Niños Prematuros Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

Riesgo de infección en el recién nacido.

La infección en el recién nacido es uno de los peligros que puede correr en los primeros días de vida.

Hay varias situaciones en las que es más frecuente que pueda ocurrir. Como son en su mayoría conocidas, están protocolizadas.

Las situaciones en las que es más habitual que pueda aparecer una infección en un recién nacido son:

  1. Recién nacido prematuro. Los niños que nacen antes de tiempo, tiene varios factores que favorecen la infección: Un sistema inmunitario menos desarrollado y más probabilidades de presentar problemas respiratorios por inmadurez, que pueden complicarse con infección.
  2. Cuando la bolsa se rompe muchas horas antes del parto. Hay protocolos diferentes, pero habitualmente se considera que hay riesgo por encima de las 16-18 horas de bolsa rota antes de la salida del bebé.
  3. Cuando la madre tiene fiebre antes o durante el parto. Es un signo de que la madres sufre una infección. En algunos casos la infección es en la placenta o en el líquido amniótico. También son frecuentes las infecciones de orina de la madre.
  4. Cuando es un parto por vía vaginal (normal) pero la madre tiene en su flora vaginal una bacteria: SGB+. Este germen no produce síntomas en la madre, pero es uno de los causantes más frecuentes de infección en el recién nacido.

En todos estos casos, en cuanto se conocen se inician una serie de acciones que están protocolizadas en casi todos los hospitales:

  1. A veces se administra antibióticos a la madre en las horas previas al parto.
  2. En algunos casos hay que hacer analíticas y administras antibióticos al recién nacido en las primeras horas de vida.

¿Es muy grave el riesgo si diagnostican que mi recién nacido tiene una infección?

En la mayoría de los casos no. Especialmente si se diagnostica por que le han aplicado el protocolo y antes de que el bebé manifestase ningún síntoma. En esos casos, hemos llegado habitualmente antes de que la infección se desarrolle y responden muy bien al tratamiento.

Pero cuando la infección se diagnostica porque el bebé ya está mal, la evolución puede ser a veces muy rápida y tener consecuencias graves. Si es vuestro caso, tened claro que cuantas más horas pasen sin que empeore, mejor es el pronóstico. Cuando las infecciones van mal en niños pequeños, suelen hacerlo muy rápidamente. Si no hay signos de empeoramiento conforme pasan las primeras 12 ó 24 horas, lo habitual es que todo acabe bien.

Categorías
Alimentación del Bebé y el Niño Blog Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido Lactancia Artificial Lactancia Materna Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

¿Se alimenta bien mi bebé recién nacido?

Un bebé recién nacido se alimenta bien si come con frecuencia, no llora por hambre y la evolución de su peso es la normal en los primeros días.

En los primeros días de vida casi todos los padres se preocupan porque no están seguros de si su bebé come suficiente.

En realidad, los primeros días de vida, casi cualquier cosa es causa de preocupación. No conocemos aún a esa «criaturita» que ahora es nuestra responsabilidad.

Para aclarar lo más posible, como decía al principio, está bien alimentado si:

  1. Come con frecuencia. Hay bebés que desde el principio duermen demasiado. El peligro que esto tiene es que si pasa demasiadas horas sin comer, puede bajar el azúcar. Si eso pasa, el recién nacido está más adormilado. Y eso dificulta que se alimente. Para evitarlo, recomiendo a los padres que no dejen sin comer a los recién nacidos sin comer más de 3 horas durante el día ni más de 5 horas durante la noche. En los bebés con peso más bajo (menos de 3 kg) y en los de peso muy alto (cercano o por encima de los 4 kg) conviene darles incluso con más frecuencia (2 horas de día y 4 de noche).
  2. No llora por hambre. Cuando un bebé llega a llorar por hambre y no se sacia al darle, es que lo que le damos está por debajo de lo que necesita. Cuando lo que toma es pecho, la solución suele estar en dar con más frecuencia. Ya que el pecho funciona de forma que cuanto más lo vaciamos más produce, darle con más frecuencia es la forma de aumentar la producción de leche. Cuando lo que toma es biberón, es más simple, prepara un biberón con más cantidad o si al hacerlo echa más bocanadas, dale con más frecuencia.
  3. La evolución de su peso es la normal en los primeros días. Los primeros días de vida de un bebé suelen perder peso. El recién nacido ha estado sumergido en agua durante 9 meses. Es como una esponja recién sacada de un cubo. Chorrea agua. La pérdida de peso no se debe a que no se alimenten bien, sino a la pérdida de agua. Es normal que puedan perder hasta una décima parte de su peso inicial. Es decir, que es normal que en los 5-7 primeros días de vida un niño de 3 kg pierda hasta 300 gramos. Si pierde más del 10% de su peso al nacer, posiblemente no se está alimentando bien.

Resumiendo: Si llora, come y se calla y el peso va normal, en principio el recién nacido está comiendo bien.

Categorías
Alimentación del Bebé y el Niño Apego Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Conducta del Bebé y el Niño Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido Higiene del Bebé y del Niño Lactancia Artificial Lactancia Materna Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

El chupe en recién nacidos

Ese artilugio que todos asociamos con los bebés. Muy criticado por la mayoría de los defensores de la lactancia materna.

La mayoría de los que critican al chupe, lo hacen especialmente en su uso durante las primeras semanas de vida. Yo estoy entre ellos.

Utilidades atribuidas al chupe:

Para entretenerle el hambre: Hay quien defiende que hay que establecer un ritmo de tomas fijo a los recién nacidos. Esas personas recomiendan el uso del chupe cuando el niño parece estar inquieto «antes de que le toque». Para aguantarlo un poco hasta la siguiente toma. Mi pregunta es: ¿Qué ganamos aguantándole el hambre? Si toma pecho, el niño tiene hambre, pero el pecho no se entera, con lo que le costará llegar a producir lo que el niño necesita. Tome pecho o biberón, cuanto más rato espere el bebé a que se sacie su hambre, con más ansiedad comerá, lo que favorece que trague gases, eche bocanadas, le duela la barriga… Dicho sea de paso, es el mismo problema que causa usar biberones de manzanilla para «aguantarlo hasta la próxima toma».

Para calmar la molestia de los dientes cuando salgan: Sí, es útil. Y de hecho los que no tiene chupe, es frecuente que acaben teniendo dedo. Suele decirse (yo lo he dicho) que es más fácil, llegado el momento retirar el chupe que el dedo (y es cierto). Pero desde que nace, hasta que el chupe pueda ser útil para calmar la molestia de los dientes, quedan muchos meses. Y que deje de chuparse el dedo, llegado el momento, no es tan complicado como parece.

Para ayudarle a dormirse: El ritual de sueño de un niño son las cosas que el niño necesita para conciliar el sueño, (sitio, condiciones, objetos, colaboración de una forma concreta de cierta persona). Se evitan muchos problemas de sueño si ese ritual es lo más simple posible. Incluir el chupe en el ritual para dormirse supone un problema hasta la edad en la que el niño es capaz de encontrar el chupe, cogerlo y ponérselo. Ya que si lo necesita y no sabe hacerlo, solicitará tu colaboración cada vez que se despierte y quiera volver a dormirse. Aún así, siempre hay que valorar si usarlo es más útil que otras opciones en cada niño concreto. Pero si conseguís que vuestro hijo se duerma con facilidad sin el chupe, mejor.

En resumen: Que si al final queréis usar el chupe, tiempo habrá. Pero claramente os recomiendo que no esté en las primeras semanas o meses de vida del niño. Hasta que se establezca un buen ritmo de alimentación. Especialmente si toma pecho o el niño tiene tendencia a comer con ansiedad (sea el pecho o el biberón). Cuando un niño come con ansiedad, la mejor opción es darle de comer cada vez que lo necesita (sea pecho o biberón lo que tome).

Categorías
Alimentación del Bebé y el Niño Blog Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido Lactancia Artificial Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

Lactancia artificial, las primeras tomas

Consejos para empezar la lactancia artificial en un recién nacido.

Cuando un niño nace, una de las primeras dudas que surge en cuanto sabemos que el niño y la madre está bien es la alimentación.

Si la opción elegida es lactancia artificial, hay algunas ideas que es importante saber:

  1. El recién nacido puede tomar el biberón desde el momento en que nace. Si está bien y no ha necesitado ayuda del pediatra, conviene que el bebé esté en contacto con la madre piel con piel. Disfrutad el momento.
  2. En las primeras horas, madre e hijo necesitan tranquilidad. Es frecuente que haya demasiada gente en la habitación. Es recomendable que cuando se vayan a dar las tomas de biberón haya el menor número de gente posible.
  3. Cada vez que veas activo al bebé, ofrécele el biberón. No esperes a que llore. Y no te desesperes si cuesta que lo coja. Aunque tienen el instinto necesario, a veces, tras el parto, están muy agotados y pueden pasar horas sin reaccionar.
  4. Si durante el primer día pasa más de 2-3 horas sin pedir, intenta despertarlo. No conviene que un recién nacido pase demasiadas horas sin comer. El problema es que si pasa demasiado tiempo, puede bajar el azúcar. Y si eso pasa, cuesta despertarlo.

Dudas que suelen surgir:

  • ¿Cómo sé si toma suficiente? Es simple: Si llora, chupa y se calla, es que toma bastante.
  • ¿Y si le doy demasiado? Puede que eche un poco y que tome menos en las siguientes tomas, pero ya está.
  • ¿Y si le doy poco? Se quedará con hambre, es decir, llorando. En la toma siguiente comerá con más ansiedad, lo que favorece que trague gases. Entonces le dolería la barriga, comería mal y a la siguiente toma a peor. Estaríamos empezando un cólico del lactante. 
  • Me han dicho que le de una cantidad fija y con horario fijo: Pues se siente, no. Cada niño es diferente. No existe una norma fija para todos. Los habrá que no toman esa cantidad fija ni aunque intentemos metérsela con embudo y otros que con esa cantidad se quedan con hambre.
  • Y entonces, ¿Cuánto le doy? Pues la cantidad que quiera. Es decir, prepara los biberones con la cantidad suficiente para que siempre sobre. Que coma hasta que se quede sin hambre, pero sin insistir.
  •  

Categorías
Alimentación del Bebé y el Niño Blog Cuidados del Recién Nacido Lactancia Materna Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

Lactancia materna, las primeras tomas

Consejos para empezar la lactancia materna en un recién nacido.

Cuando un niño nace, una de las primeras dudas que surge en cuanto sabemos que el niño y la madre está bien es la alimentación.

Si la opción elegida es lactancia materna, hay algunas ideas que es importante saber:

  1. El recién nacido puede tomar el pecho desde el momento en que nace. Si está bien y no ha necesitado ayuda del pediatra, conviene que el bebé esté en contacto con la madre piel con piel. Disfrutad el momento. Si ves que el recién nacido se aproxima al pecho, puedes darle la oportunidad de que empiece a tomarlo. Pero sin agobiarse. No pasa nada si no lo hace en los primeros minutos de vida.
  2. En las primeras horas, madre e hijo necesitan tranquilidad. Es frecuente que haya demasiada gente en la habitación. Eso favorece que la madre se sienta incómoda a la hora de dar el pecho.
  3. Cada vez que veas activo al bebé, ofrécele el pecho. No esperes a que llore. Y no te desesperes si cuesta que lo coja. Aunque tienen el instinto necesario, a veces, tras el parto, están muy agotados y pueden pasar horas sin reaccionar.
  4. Si durante el primer día pasa más de 2-3 horas sin pedir, intenta despertarlo. No conviene que un recién nacido pase demasiadas horas sin comer. El problema es que si pasa demasiado tiempo, puede bajar el azúcar. Y si eso pasa, cuesta despertarlo.

Dudas que suelen surgir:

¿Cuándo me subirá el pecho? Esa no es la pregunta correcta. Las preguntas correctas son:

  • ¿Cómo sé si saca suficiente? Es simple: Si llora, chupa y se calla, es que saca.
  • ¿Qué pasa cuando no saca suficiente? Que llora, chupa, chupa, chupa, se enfada, chupa, se enfada, se enfada, se enfada.
  • ¿Qué tengo que hacer para tener más leche? Que vacíe más el pecho. El pecho funciona de modo que cuanto más lo vaciamos, más leche produce. Si el niño no es capaz de sacar, a veces es necesario usar un saca-leches. Pero siempre es más efectivo vaciando el pecho el niño que cualquier saca-leches.

 

 

 

Si tienes dudas puedes hacer una

Consulta Online sobre Lactancia Materna

y obtener tu respuesta en menos de 24 horas.

 

Categorías
Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido Granos y Erupciones Infecciones en Bebés y Niños Infecciones en la Piel Piel del Bebé y el Niño Prematuros Recién Nacido

La piel seca del recién nacido

La piel del recién nacido se reseca y se descama los primeros días tras el parto.

La piel del recién nacido acaba salir de un medio en el que siempre estaba sumergida en agua a un ambiente seco.

Tiene que adaptarse.

La capa más superficial de la piel, que estaba acostumbrada a un ambiente humedo se seca y se descama, mientras por debajo va formándose una capa nueva de piel más resistente al ambiente seco en el que vivirá a partir de ahora.

 

piel seca recien nacido

 

Esta descamación es a veces evidente en todo el cuerpo. Pero suele ser más intensa en las zonas en las que la piel tiene más movilidad (articulaciones de tobillos, rodillas, hombros, muñecas) y las que están sometidas a cambios de humedad más frecuentes (zona del pañal).

piel seca bebe

Habitualmente esta descamación dura unos pocos días, y a partir de los 7-10 días se ha completado la regeneración de la piel normal.

Durante los días que dura este cambio podemos proteger la piel aplicando cremas hidratantes un par de veces al día o más si es necesario.

Es especialmente importante aplicar crema con frecuencia en la zona de los tobillos y muñecas. Ya que ahí a veces aparecen grietas que pueden ser molestas para el bebé.

La descamación de la piel seca muerta se realiza por sí sola. No es necesario ni recomendable intentar desprender las «tiras de piel» que descaman.

Suscríbete para recibir Gratis el Boletín de novedades de MiPediatraOnline

Categorías
Alergias e Intolerancias Blog Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido Dermatitis Atópica Enfermedades Crónicas en Bebés y Niños Higiene del Bebé y del Niño Piel del Bebé y el Niño Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido Ropa para Bebés y Niños

La ropa del recién nacido

¿Qué ropa hay que ponerle a un recién nacido?

Uno de los mayores cambios que sufre un recién nacido es tener que regular la temperatura de su cuerpo.

Mientras estaba dentro de su madre la temperatura la regulaba ella y los cambios eran mínimos.

Cuando salen son muy sensible a cambios leve.

¿Cuanta ropa necesita un recién nacido?

Suele decirse que el recién nacido debe llevar dos capas de ropa más que los que hay a su alrededor para estar cómodos, hasta que cumpla un mes.

Y que después una capa de ropa más que los que le rodean hasta los 3 meses.

En realidad, siempre habrá quien sea más caluroso o menos. Lo anterior puede orientarnos. Pero en realidad basta con observar al bebé.

Como notan tanto los cambios de temperatura, sobre todo al principio, reaccionan de forma muy evidente cuando tienen frío o calor.

Si tiene frío, la piel se pone en seguida pálida azulada. Sobre todo en las extremidades. Ponle más ropa.

Si tiene calor, se ponen muy rojos e inquietos y sudan. Quítale ropa.

¿Necesita Gorro un recién nacido?

La cabeza es una parte bastante grande del cuerpo de un bebé, por lo que si está en un sitio donde pueda pasar frío es aconsejable protegerla. En los primeros 2 ó 3 días de vida, casi cualquier sitio le resulta frío al bebé en comparación a lo que estaba acostumbrado dentro de su madre. Por lo que en esos primeros días es bueno que tenga casi siempre puesto un gorro.

gorro recien nacido

¿Le debemos poner manoplas a un recién nacido?

Se suelen usar por dos motivos:

– Tienden a arañarse.

– Para evitar el frío en ambientes poco caldeados.

Opciones alternativas a las manoplas son ponerle unos calcetines en las manos o simplemente dejarle las mangas largas, ya que casi toda la ropa le queda larga al principio.

Pero, ¿cuanta ropa me llevo al hospital cuando vaya a nacer mi hijo?

Habitualmente con tres o cuatro mudas completas y un par de mantillas tendrás bastante.

Cada muda completa incluye:

  1. Gorro.
  2. Manoplas.
  3. Body.
  4. Pijama completo (de manga larga y que cubra también los pies).
  5. Calcetines o patucos (yo prefiero ponerlos por encima del pijama, porque dentro suelen salirse y quedar sueltos al fondo).
  6. Babero o gasa para limpiar las bocanadas.
  7. Pañales (por si no os los dan en el hospital).

 

 

 

Categorías
Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido Dolor fiebre Higiene del Bebé y del Niño Infecciones en Bebés y Niños Infecciones en la Piel Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

Cuidados del cordón umbilical

Cómo curar el cordón umbilical del bebé

Cuidados del cordón umbilical: Consejos para padres sobre el cordón umbilical del recién nacido. Higiene y caída. Infección del cordón umbilical.

El baño y el cordón umbilical

Los primeros días de vida, la higiene tiene una limitación: el cordón umbilical debe secarse para caerse.

Para ello recomiendo no bañar al bebé introduciéndolo en el agua hasta un par de días después de caído el cordón umbilical.

Si dos días después de la caída del cordón, la piel que lo rodeaba está seca y sin inflamación puede mojarse.

Hasta que caiga el cordón, lavad al niño sobre una toalla, con una esponja por zonas sin mojar el cordón umbilical.

Pero si en algún momento el cordón se mancha de caca, puede lavarse sin problema. A la mayoría de los padres les da miedo tocarlo por si al bebé le duele, pero el cordón no tienen sensibilidad.

Si tenéis que lavar el cordón, no lo mojéis mucho tiempo y secadlo bien después.

Cuidados del cordón umbilical hasta que caiga

Con el cordón umbilical, la principal preocupación de los padres es cómo cuidarlo para evitar su infección.

Hay teorías para todos los gustos:

– No echar nada o echarle Alcohol de 70º o Clorhexidina. Usar un antiséptico un par de veces al día reduce las posibilidades de que se infecte. Así que prefiero usarlo. Suele recomendarse más la Clorhexidina en spray. Pero en los casos en que el cordón umbilical está muy húmedo puede ayudar más el Alcohol de 70º.

– Ponerle o no ponerle gasa. Antes se ponía. Pero salieron algunos estudios que decían que la gasa aumentaba las posibilidades de infección. Mi opinión es que a mucha gente le da miedo tocar el cordón umbilical y no cambian la gasa con la frecuencia adecuada. Yo he visto niños que a la semana llevaban puesta la gasa con la que salieron del Hospital. Evidentemente así, la gasa es un criadero de bichos. Pero si la gasa se cambia cada vez que se manche o un mínimo de dos veces al día, yo prefiero poner gasa.

Cordón umbilical tapado por el pañal o por fuera del pañal: Algunos lo ponen dentro para «protegerlo». ¿De qué, de la pérdida de humedad? La idea es que se seque y a ser posible que no se manche de orina o caca. Luego lo lógico es dejarlo fuera del pañal.

En resumen para mi gusto: Con gasa cambiada con frecuencia y antiséptico un par de veces al día, dejándolo por fuera del pañal.

El cambio de gasa del cordón umbilical

Para los que decidan poner gasa.

Mientras tenga el cordón umbilical, cada vez que se lave o si se mancha con la orina o las heces se debe cambiar la gasa.

Nos lavamos las manos antes del cambio de gasa.

Se usa gasa estéril que suele venir doblada en cuadrado como una servilleta. Se desdobla y se lía como un rulo.
Una o dos veces al día se le echa a la gasa Alcohol de 70º o Clorhexidina al 4% y la estrujamos como una bayeta de forma que esté empapada pero no chorreando (para no irritar la piel de alrededor).

Y entonces la liamos en torno al cordón umbilical.

Si a lo largo del día vuelve a mancharse con las heces o la orina basta con cambiar la gasa sin más.

Infección del cordón umbilical

La única complicación importante que puede tener el cordón umbilical antes de caerse es que se infecte.

Para vigilar por si esto ocurre, al cambiar la gasa observad siempre el aspecto del cordón.

Si la piel que lo rodea está inflamada, tiene secreción amarillenta o huele mal es conveniente que lo vea su pediatra, porque puede estar infectado.

Si ves esto toma además la temperatura al bebé. En la mayoría de las infecciones del cordón (llamadas Onfalitis), no sube, porque se trata de infecciones leves. Pero si aparece fiebre deberías llevarlo al pediatra lo antes posible. 

Cuando se trata de una infección leve, sin fiebre, suele bastar con aplicar algún tratamiento antibiótico local. Suelen usarse por ejemplo colirios.

Si ya hay fiebre alta o la infección es mucho más intensa puede ser necesario incluso usar antibióticos intravenosos. Pero esto ocurre en muy pocos casos.

Tanto en unos como en otros la evolución suele ser buena y responden bien al tratamiento. Así que tranquilidad.

La caída del cordón umbilical

El momento en que se cae varía mucho de unos bebés a otros. Los hay que han caído en tres días y otros que pueden tardar casi un mes.
Una vez que se cae, la base debe estar seca. Si veis un fondo nacarado como con secreción, lo que tiene es un granuloma umbilical. El pediatra puede hacer que se seque aplicándole nitrato de plata.

Hernias umbilicales

Otro de los problemas asociados al cordón es cuando está muy salido. Es lo que llamamos hernias umbilicales. La mayoría se acaban resolviendo solas. Pero si quieres más información lee el artículo sobre Hernias Umbilicales.

Como ves, algo tan pequeño, y que además desaparece en los primeros días de vida da para muchas dudas. Pero con información y tranquilidad es algo fácil de superar. Antes lo hacían sin esa información…