Categorías
Blog Piel del Bebé y el Niño Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

Callo de succión en los labios del recién nacido

Callo de succión en un lactante. labios secos, agrietados

En los primeros días de un recién nacido es normal que aparezcan callos-ampollas en los labios. Es lo que llamamos callo de succión.

Los bebés recién nacidos no trabajan con pico y pala. Pero hay algo con lo que no paran de trabajar. Los labios.

Comen con muchísima frecuencia. Y es algo que no hacían antes de nacer.

Como cualquier zona de piel, con el roce, se estimula la producción y acumulación de queratina formando callos.

Acaban apareciendo unos callos de succión en los labios que parecen como almohadillas blanquecino-transparentes.

 

callo de succión, bulto en el labio

 

Más tarde o más temprano pueden ir desprendiéndose y saliendo de nuevo, hasta que la piel del labio se acostumbra al roce y dejan de formarse en torno al segundo mes.

No tienen mayor importancia. No duelen y no hay que hacerles nada. Lo único que hay que evitar es intentar desprenderlos, ya que en ocasiones al hacerlo podemos hacer alguna heridita en el labio.

Si esto ocurriese aplica simplemente vaselina hasta que curen.

Esto es una de las muestras de cosas que son normales en los bebés pero nos sorprende. Y de que tener información puede evitar preocupaciones innecesarias.

Si os ha resultado útil difundidlo dando a “me gusta” o “compartiéndolo” con vuestros amigos.

Categorías
Blog Complicaciones del Parto Recién Nacido

Test de Apgar

Test de Apgar. La valoración de la vitalidad de un recién nacido

El test de Apgar es la puntuación que mide la vitalidad de un recién nacido en sus primeros minutos de vida. Explicación para que los padres lo entiendan.

En el informe de alta suele aparecer el Test de Apgar del recién nacido.

Es una puntuación seguida de 2 ó 3 cifras.

Corresponde a la puntuación que el pediatra da al niño al minuto, los 5 minutos y 10 minutos de vida.

Cuando sólo hay 2 de esas puntuaciones corresponden al minuto y 5 minutos. Y la segunda es de 9 ó 10.
Para dar esas puntuaciones el pediatra observa al recién nacido en 5 aspectos diferentes que nos hablan de su vitalidad y lo bien que se adapta fuera de su madre en los primeros minutos.

Esta puntuación ayuda al pediatra a decidir la ayuda que debe prestar al recién nacido.

Los 5 puntos que lo componen son: velocidad de latidos del corazón, coloración, tono, respiración y respuesta a estímulos.

Cada uno de esos aspectos puede tener un valor entre 0 y 2. Y por tanto el valor total puede estar entre 0 y 10 puntos:

  • En un parto normal y con Apgar 9-10 ya desde el principio, el niño puede permanecer sobre la madre y no precisa más reanimación que secarlo.
  • Con cifras menores puede precisar que le aspiren las “flemas” para dejar libre el paso de aire.
  • Si está peor puede necesitar que le ayudemos a respirar con una mascarilla.
  • Si es aún peor puede ser necesario colocar un tubo por el que meter aire en sus pulmones y que le pongan un suero por el que pasarle medicación.

Muchos niños con un Apgar bajo pueden necesitar alguna de estas cosas. Pero lo que de verdad tiene importancia es si se recupera con rapidez o tarda.

Un Apgar bajo (por debajo de 5) el primer minuto nos dice que debemos actuar, pero si a los 5 minutos ya es normal (9-10), no es muy problemático. Posiblemente se mantenga en observación las primeras horas de vida, pero es muy raro que produzca secuelas.

Un Apgar que sigue por debajo de 5 a los 5 minutos nos dice que el niño está en una situación grave que puede dejar secuelas a largo plazo. Con seguridad será ingresado en una unidad especializada los primeros días de vida.

La intención de este artículo es facilitar la comprensión a los padres de lo que pasa a su hijo. En ningún caso animar a los padres a interferir en la labor del pediatra. Tened en cuenta que cuanta mayor atención dedica el pediatra a los padres en ese momento, menos está dedicando al bebé.