Categorías
Bebé de 18 meses, año y medio Blog Dolor Fracturas, Contusiones y Esguinces Heridas

Golpe en la Cabeza del Bebé que ya camina

Golpe en la cabeza de un bebé que empieza a caminar

Qué importancia tiene un golpe en la cabeza del bebé que empieza a caminar. Aprende a distinguir un simple chichón de cuando puede ser algo más grave.

Este artículo es en respuesta al Peketema propuesto por Débora en Facebook:

“A mi me gustaría saber si tantas caídas de que tienen los bebes cuando empiezan a caminar en su cabeza le afecta o le queda secuela de algo..???”

Recuerda que todos los lunes a las 11:00 hora de Madrid se publica el Peketema para que podáis proponer los temas que os preocupan. Si no hay un tema ya escrito que dé respuesta lo escribiré.

Vamos con este.

Golpes en la cabeza del bebé que empieza a caminar

Los golpes en la cabeza de los bebés cuando empiezan a caminar no suelen ser graves por varios motivos:

  • La altura de la caída. Por la propia naturaleza del bebé, que es bajito, el golpe se produce desde escasa altura. Y como dice el refrán, cuanto más arriba más dura es la caída.
  • El peso. La fuerza que sufre el bebé al caer es proporcional a su peso, por lo que es claramente menor en un bebé de unos 10 kilos que en un adulto de 80.
  • La cabeza está abierta. Con esta edad las suturas que separan los huesos del cráneo no están aún totalmente cerradas, lo que permite en caso de que un golpe produjese un aumento de la presión dentro de la cabeza se pueda amortiguar en parte. Cuando el niño crece y la cabeza está totalmente cerrada se convierte en una olla a presión donde cualquier hemorragia o inflamación puede generar problemas más serios.

Cómo distinguir un golpe importante en la cabeza de uno que no lo es

Cuando un golpe en la cabeza es importante suele acompañarse de alguna o varias de estas cosas:

  1. Pérdida de conciencia. 
  2. Vómitos inmediatamente después del golpe. En esto es importante entender que algunos niños tienen mucha facilidad para vomitar y que si tras el golpe pasa un rato llorando, es bastante fácil que acabe vomitando un rato más tarde, al comer o si había comido poco antes del golpe. Cuanto menos propenso es el niño a vomitar y más inmediato sea el vómito tras el golpe, más importancia tiene.
  3. Alteración neurológica. Es decir, que después del golpe haya algo llamativo que parece no funcionar como siempre: No puede mantener el equilibrio, no puede mover bien un brazo o una pierna, tiene desviada la boca…
  4. Presenta una herida llamativa. En muchos casos el golpe en sí no ha producido ningún daño en el interior de la cabeza. Pero hay una herida importante que debemos cerrar.
  5. Deformidad del cráneo hacia dentro. Si un golpe hunde una parte del cráneo hacia dentro puede afectar al interior de la cabeza. En algunos casos los huesos del bebé son tan flexibles que se pueden deformar sin romperse.

Cuando aparece una o varias de estas cosas debemos acudir a urgencias para que sea valorado por el pediatra.

Otras cosas que suelen acompañar a un golpe en la cabeza y cómo valorarlas:

  1. Chichón, hematoma o como queramos llamarlo. La superficie del cráneo tiene una piel fina que lo recubre con muchos vasos sanguíneos. Como por debajo hay una superficie de hueso rígido, cualquier hematoma o inflamación sobresalen llamativamente hacia fuera. En algunos casos puede resultar muy, muy escandaloso. Pero si no se acompaña de ninguna de las cosas que hemos visto en el punto anterior (Pérdida de conciencia, vómitos inmediatos tras el golpe, alteración neurológica o una herida que haya que cerrar), un chichón no es preocupante. Lo que hay que hacer es aplicar frío local y presión para que el sangrado que hay bajo la piel se corte lo antes posible.
  2. Daños en otras partes del cuerpo. A veces un golpe en la cabeza es tan llamativo que pasamos por alto otros golpes que siendo menos escandalosos pueden tener más importancia. En una caída conviene siempre desvestir al niño y comprobar si hay signos de traumatismo en otras partes del cuerpo. Los más frecuentes asociados a caídas son:
    1. Golpes en el abdomen.
    2. Fracturas de clavículas.
    3. Fracturas de muñecas.
    4. Golpes en las piernas.

Prevención de golpes en la cabeza de los bebés cuando empiezan a caminar

Para mí lo primero es no forzar al niño a andar de ningún modo. Hay niños que empiezan a caminar antes y otros que lo hacen después. Cuando tardan en hacerlo, algunos padres se preocupan por si tienen problemas de desarrollo neurológico o si hay algún fallo en sus caderas…

En muchos casos simplemente es que el bebé no se siente seguro aún. Y esto no es malo en absoluto. Muchos niños empiezan a andar tarde porque son prudentes. Fue el caso de mi hijo.

Yo no le forcé en absoluto a hacerlo. El mejor aliado de la prudencia de un hijo es la paciencia de sus padres.

Si tu hijo no se ve con la seguridad suficiente para empezar a andar y le fuerzas es fácil que acabe cayéndose. Y a parte del riesgo en sí de la caída es fácil que acabe volviéndose más miedoso y que finalmente retrase el momento en que empieza a caminar.

El único resultado que tuvo que mi hijo caminase más tarde fue que su cabeza está limpia de heridas. No se ha golpeado nunca en la cabeza.

Otras cosas a tener en cuenta para prevenir los golpes es evitar puntos peligrosos, como esquinas de mesas y cosas similares.

No hay que ser obsesivos con esto. Al final el bebé tiene que ir desarrollando su capacidad de evitar situaciones peligrosas. Pero hay algunos que es especialmente fácil que sufra. Y por eso hablo de las mesas.

Algo en lo que tu línea de visión no ve y queda justo por encima de ella. Yo soy alto y no paro de golpearme con lámparas. La que hay en el salón de mis padres está a la altura justa para que no la vea mirando hacia delante, pero me golpee en la coronilla. Raro es el día que los visito y no me doy con ella. Para un niño que empieza a andar el borde de una mesa es el equivalente. Pon sillas rodeándola que impidan que camine bajo la mesa sin darse cuenta del borde.

Pero como digo no hay que obsesionarse con el tema. No hay que acolchar la casa. No hay que poner un casco al niño por si se cae…. La inmensa mayoría de los golpes que un bebé se da en la cabeza cuando empieza a andar no produce nada más allá de un ratito de llanto y no tiene más tratamiento que un besito en la pupa.