Categorías
Bebé de 2 meses Blog Recién Nacido

Hernias en el Bebé Recién Nacido

Hernia umbilical en bebés

Una explicación clara con imágenes para que los padres puedan diferenciar en los bebés las hernias de lo que no lo son. Cómo actuar si tu hijo la tiene.

La pared del abdomen está formada por músculos. Hay varios distintos y se unen entre sí por zonas más débiles.

A veces, alguna de esas zonas puede ceder y abultar hacia fuera.

Especialmente cuando el bebé hace fuerza y aprieta la barriga: Al llorar, toser o cuando aprieta para hacer caca.

Tipos de hernias en bebés

Los dos tipos de hernias más frecuentes son la umbilical y la inguinal:

Hernia umbilical aparece justo donde está el ombligo.

– La otra es la hernia inguinal. Aparece en la ingle y es mucho más frecuente en niños que en niñas.

La hernia umbilical en bebés

Hernia Umbilical en un Bebé

En este artículo nos centraremos en la más frecuente de todas: La hernia umbilical del bebé que aparece ya recién nacido o poco después.

Lo primero, voy a mostrar lo que es una hernia umbilical de verdad. Las hay más o menos abultadas. Y pueden aumentar o reducirse con según el niño hace más o menos presión.

Estas hernias se reducen con facilidad. Es decir, que cuando la apretamos se mete fácilmente hacia la barriga. No hay riesgo por hacer esto. Aunque conviene no hacer barbaridades, es una piel bastante resistente y que no suele provocar dolor al niño.

Suelen aumentar durante los primeros meses de vida. Especialmente en niños llorones, con gases o con estreñimiento.

Pero muchas veces, poco a poco se van reduciendo hasta desaparecer.

Tratamiento de la hernia umbilical en bebés. Lo que funciona y lo que no.

En los casos llamativos o cuando no desaparecen antes de que el niño empiece a andar, conviene que sea valorado por un Cirujano infantil, por si tiene que operarse.

Es una operación muy sencilla y que da muy buenos resultados.

Cosas que NO sirven con las hernias umbilicales:

Fajas. Se usaban mucho en el pasado. El problema es que está tan floja que no hace nada o si se aprieta, dificulta la respiración del bebé.

Esparadrapo. Tampoco. Suelen hacer reacciones en la piel que pueden ser importantes y al final, el que tenía que operarse, se opera igualmente.

Lo que no son hernias pero algunos padres confunden con ellas

Os añado dos fotografías más que no son hernias, pero muchos padres suelen confundir.

La primera corresponde a un ombligo normal, justo tras la caída del cordón. Como veis el ombligo sobresale de la barriga, pero eso es normal.

 

ombligo cutaneo bebe

 

La segunda corresponde a un bulto que aparece justo en el centro del borde de las costillas. En el centro exacto de la foto. Es el bulto que produce en algunos niños la parte final del esternón (el hueso al que se unen las costillas en el centro del pecho).

 

apendice xifoides bebe

 

En algunos bebés abulta un poco hacia fuera. Pero si lo tocáis, es duro. Mientras que las hernias suelen ser blandas.

¿Hay que hacer algo de urgencia con las hernias?

A veces las hernias crecen de golpe. Si eso coincide con un dolor intenso en el bebé o con vómitos, debe ser valorado en Urgencias. En pocos casos puede ser necesario operarlo sobre la marcha. Pero en esos pocos casos es importante hacerlo pronto.

Si os resulta interesante pulsando «me gusta» y compartiéndolo, permitís que otros accedan a esta información.

Categorías
Blog

Bebé con la cabeza deformada

Plagiocefalia. El bebé con la cabeza deformada

Cabeza deformada en lactantes. Entiende las Formas raras de la cabeza en un bebé y sus soluciones explicadas para padres.

La forma de la cabeza de los recién nacidos puede ser de lo más extraño.

Esa forma cambia mucho en los 2-3 primeros años de vida.

Hay tres fases de cambio claro:

– En los primeros días. Para salir por el canal del parto el niño necesita amoldar la forma de su cabeza a ese canal. Eso lo consigue gracias a que los huesos que forman su cráneo no están aún totalmente formados. Así es posible que se monten unos sobre otros reduciendo levemente el diámetro de la cabeza en su salida. Esos huesos vuelven a su posición normal en los días siguientes al parto, de modo que entre los pocos días y los dos primeros meses como mucho, ya ocupan su lugar. Mientras están montados notamos crestas en la cabeza que desaparecen en el momento que vuelven a su sitio.

– A lo largo de los 5 primeros meses de vida, debido a la escasa movilidad que aún tiene el niño, si mantiene tumbado con mucha frecuencia una misma postura puede deformar la cabeza, cuyos huesos son aún muy blandos.

– A partir de los 5 meses, cuando el niño se mueve ya mucho más, la cabeza tiende a ir redondeándose progresivamente hasta que alcanza su forma definitiva.

Por todo ello, pese a que en los primeros meses de vida es muy frecuente ver bebés con cabezas de formas anormales, es mucho menos frecuente en niños por encima de los 5 años y en adultos, y las deformidades son mucho menos llamativas.

Por sí solas con el crecimiento, tienden a tomar la forma normal.

Hay en estos casos dos tratamientos hoy en día para facilitar que adquieran la forma normal: Las medidas posturales y las prótesis (cascos que se ajustan a la cabeza con la intención de redondear su forma).

Los cascos no son baratos y no se ha demostrado que sean más efectivos que las medidas posturales.

La deformidad más frecuente consiste en un aplanamiento más marcado de uno de los lados de la parte de atrás de la cabeza (Plagiocefalia), de modo que cuando se tumba y la apoya tiende a volcarse hacia ese lado. El hecho de que se vuelque de ese modo favorece que se mantenga la deformidad. Suele acompañarse de un mayor abultamiento de la frente en ese mismo lado.

cabeza deformada bebé

Las medidas posturales en este caso se aplican en los 5 primeros meses de vida. Ya que a partir de esa edad la movilidad del niño las hace poco efectivas.

Hay dos medidas que pueden aplicarse:

  • Poner la cuna de modo que la pared quede en la dirección hacia la que el niño vuelca siempre la cabeza. De ese modo todos los estímulos que el niño reciba estando en la cuna le llegarán del otro lado, lo que le estimulará para que gire la cabeza en ese sentido.
  • Elevar el lateral de la cuna hacia el que el niño gira siempre la cabeza. De ese modo la cabeza tenderá a volcarse hacia el lado contrario.

 

Hay una segunda posibilidad. Hay recién nacidos en los que los huesos del cráneo no están separados entre sí (Craneosinóstosis). Se ha cerrado el cartílago de crecimiento que los separaba, y por ello no permite que el crecimiento sea normal. Conforme vaya creciendo la cabeza por los demás cartílagos que siguen abiertos se irá deformando cada vez más.

Estos casos precisan ser valorados por un neurocirujano.

Categorías
Blog

Cuidados del Bebé

Información para padres sobre Cuidados del Bebé. Con un lenguaje sencillo. Sin extremismos. Una web sobre Pediatría pensada para padres.

Cuando unos padres llegan al Hospital para tener un bebé (o más de uno), son dos personas.

Cuando salen tras el parto son tres (o más).

Y su nuevo acompañante es alguien pequeño, de apariencia frágil, que no sabe expresar lo que necesita. Y del que los padres son los únicos responsables en este mundo. Es normal que eso agobie un poco (o un mucho) a cualquiera.

Habitualmente nadie ha explicado a los padres cómo cuidar del bebé. Suelen darse algunas indicaciones básicas. Pero todo son dudas.

Alguno ha hecho un curso sobre Cuidados del Bebé. La mayoría piensa que debería haberlo hecho.

Yo llevo ya bastantes años viendo a padres en esa situación, y tengo claro que muchos de ellos no han tenido tiempo de hacer un curso así. Lo que no impide que las dudas sobre como cuidar de su bebé les asalten desde el primer día.

En internet hay todo tipo de información sobre los cuidados del bebé.

  1. Revistas sobre Cuidados del Bebé.
  2. Páginas de sociedades científicas que dan consejos sobre cómo Cuidar a tu bebé.
  3. Asociaciones de todo tipo que defienden formas concretas de cuidar a los bebés. Unas más radicales que otras.

Pero yo me decidí a escribir esta web porque:

  • En salud, la clave es la Confianza. Hay un refrán que dice: «Un médico cura, dos médicos dudan, tres médicos, muerte segura.» Siempre he pensado que es una gran verdad. Desde el primer día como padres, habréis descubierto que cualquiera que pasa a vuestro lado os da consejos. Todo el mundo sabe cómo debéis hacer para ser unos «buenos padres». Pero en su mayoría son consejos no acompañados de una explicación que os ayude a valorar lo que sirve o no de cuanto os dicen. Y encima son contradictorios. Con las revistas y páginas hechas por muchos autores pasa un poco igual. Puedes leer un mismo tema hecho por varios autores y acabar sin saber a qué atenerte o por donde empezar. En mi página sólo escribo yo y trato cada tema intentando aclarar lo mejor posible lo que os aconsejaría en esa situación si os viese en mi consulta.
  • En internet uno puede perderse mucho. Y si entras en foros, ni te cuento. Miles de opiniones sobre un tema y poco o nada para decidir cuál es más válida para vosotros. Cuando entras en mi web, si ves un tema y te ayuda, puedes tener la confianza de que es posible que en otro tema también pueda ayudarte. Y si lo necesitas, puedo incluso contestar una consulta a través de internet
  • Intento huir de posturas radicales. Se puede cuidar de un bebé de varias formas correctas. Depende del bebé y de los padres

En resumen, si buscas información sobre Cuidados de tu bebé, espero que esta web te ayude.

Y al mismo tiempo si tienes cualquier sugerencia que hacerme, te agradezco que me ayudes a mejorar.

Para estos padres novatos que buscan por donde empezar he escrito

un manual que puedes descargar en pdf por 5€:

Cuidados del Bebé Recién Nacido

 

 

Y si necesitáis mi ayuda, quedo a vuestra disposición en mi consulta de Granada y Online.

 

Categorías
Blog Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido

La caca negra del recién nacido: El Meconio

caca negra en el bebé recién nacido

Descubre porqué los recién nacidos expulsan la caca negra los primeros días.

Cuando un bebé nace, lo normal es que no haya hecho caca nunca.

Suele hacerla en el primer día de vida. En muchos casos nada más nacer.

Expulsa lo que en ese momento hay en su tripa. Como nunca ha comido, todo lo que sale lo ha producido el propio bebé:

– Células muertas descamadas de la pared del intestino.

– Secreciones del propio intestino.

– Secreciones del hígado y del páncreas cuya función es ayudar a la digestión.

– No hay microbios.

Las secreciones del Hígado son lo que llamamos la bilis. Una sustancia negra verdosa que da su color a estas primeras cacas del bebé.

A esa caca negra verdosa, la llamamos Meconio.

 

meconio caca bebe recien nacido

 

Características del Meconio: Caca Negra del Bebé.

– Huele poco. Esto se debe a la ausencia de microbios. Cuando vayan entrando en la tripa y creciendo en ella, la caca empezará a oler.

– Es caca negra verdosa. Cuando algunos de los microbios que van entrando en la barriga empiezan a digerirla el color cambia a amarillento o marrón.

– Es muy pegajoso. Recuerda a las manchas de petróleo que a veces pisa uno en una playa si ha habido un vertido.

Problemas con el Meconio

Que salga antes de tiempo. A veces, cuando un feto lo pasa mal, hace caca en el líquido que lo rodea dentro de su madre. Si al nacer aspira este líquido manchado de Meconio, pueden aparecer problemas respiratorios. La causa es que la bilis es muy irritante. Es lo que llamamos una Aspiración de Meconio. Hay casos muy leves, pero también graves.

Que tarde en salir. A veces pasan los primeros días sin que el niño consiga hacer caca. Como el Meconio es tan espeso, si no se consigue expulsar en los primeros días se va haciendo más denso y cuesta cada vez más que lo eche. A veces hay que ayudar a los niños en los primeros días a que lo expulsen. Es lo que llamamos un Íleo Meconial.

En unos pocos casos, la razón de que no eche la caca es que no tiene por donde expulsarla. A veces el intestino acaba en una bolsa que no tiene salida al exterior: Ano Imperforado. Es poco frecuente, pero precisa ser operado sobre la marcha.

Limpiar la caca negra del bebé.

El mayor problema al que se enfrentan los padres con el Meconio es cómo limpiarlo.

Lo mejor para despegarlo es el agua tibia. Es mejor humedecer un poco el meconio que frotar y frotar. Ya que eso irrita más la piel del bebé.

De hecho si algún trocito se resiste y está muy pegado, lo mejor es dejarlo. El meconio irrita menos la piel del recién nacido que un frotado excesivo.

Si el artículo te ha gustado, ¡¡compártelo en tus redes sociales!!

Conseguirás que ayude a tus amigos.

Categorías
Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Cuidados del Recién Nacido Dolor fiebre Higiene del Bebé y del Niño Infecciones en Bebés y Niños Infecciones en la Piel Primer Mes de vida del Bebé Recién Nacido Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

Cuidados del cordón umbilical

Cómo curar el cordón umbilical del bebé

Cuidados del cordón umbilical: Consejos para padres sobre el cordón umbilical del recién nacido. Higiene y caída. Infección del cordón umbilical.

El baño y el cordón umbilical

Los primeros días de vida, la higiene tiene una limitación: el cordón umbilical debe secarse para caerse.

Para ello recomiendo no bañar al bebé introduciéndolo en el agua hasta un par de días después de caído el cordón umbilical.

Si dos días después de la caída del cordón, la piel que lo rodeaba está seca y sin inflamación puede mojarse.

Hasta que caiga el cordón, lavad al niño sobre una toalla, con una esponja por zonas sin mojar el cordón umbilical.

Pero si en algún momento el cordón se mancha de caca, puede lavarse sin problema. A la mayoría de los padres les da miedo tocarlo por si al bebé le duele, pero el cordón no tienen sensibilidad.

Si tenéis que lavar el cordón, no lo mojéis mucho tiempo y secadlo bien después.

Cuidados del cordón umbilical hasta que caiga

Con el cordón umbilical, la principal preocupación de los padres es cómo cuidarlo para evitar su infección.

Hay teorías para todos los gustos:

– No echar nada o echarle Alcohol de 70º o Clorhexidina. Usar un antiséptico un par de veces al día reduce las posibilidades de que se infecte. Así que prefiero usarlo. Suele recomendarse más la Clorhexidina en spray. Pero en los casos en que el cordón umbilical está muy húmedo puede ayudar más el Alcohol de 70º.

– Ponerle o no ponerle gasa. Antes se ponía. Pero salieron algunos estudios que decían que la gasa aumentaba las posibilidades de infección. Mi opinión es que a mucha gente le da miedo tocar el cordón umbilical y no cambian la gasa con la frecuencia adecuada. Yo he visto niños que a la semana llevaban puesta la gasa con la que salieron del Hospital. Evidentemente así, la gasa es un criadero de bichos. Pero si la gasa se cambia cada vez que se manche o un mínimo de dos veces al día, yo prefiero poner gasa.

Cordón umbilical tapado por el pañal o por fuera del pañal: Algunos lo ponen dentro para «protegerlo». ¿De qué, de la pérdida de humedad? La idea es que se seque y a ser posible que no se manche de orina o caca. Luego lo lógico es dejarlo fuera del pañal.

En resumen para mi gusto: Con gasa cambiada con frecuencia y antiséptico un par de veces al día, dejándolo por fuera del pañal.

El cambio de gasa del cordón umbilical

Para los que decidan poner gasa.

Mientras tenga el cordón umbilical, cada vez que se lave o si se mancha con la orina o las heces se debe cambiar la gasa.

Nos lavamos las manos antes del cambio de gasa.

Se usa gasa estéril que suele venir doblada en cuadrado como una servilleta. Se desdobla y se lía como un rulo.
Una o dos veces al día se le echa a la gasa Alcohol de 70º o Clorhexidina al 4% y la estrujamos como una bayeta de forma que esté empapada pero no chorreando (para no irritar la piel de alrededor).

Y entonces la liamos en torno al cordón umbilical.

Si a lo largo del día vuelve a mancharse con las heces o la orina basta con cambiar la gasa sin más.

Infección del cordón umbilical

La única complicación importante que puede tener el cordón umbilical antes de caerse es que se infecte.

Para vigilar por si esto ocurre, al cambiar la gasa observad siempre el aspecto del cordón.

Si la piel que lo rodea está inflamada, tiene secreción amarillenta o huele mal es conveniente que lo vea su pediatra, porque puede estar infectado.

Si ves esto toma además la temperatura al bebé. En la mayoría de las infecciones del cordón (llamadas Onfalitis), no sube, porque se trata de infecciones leves. Pero si aparece fiebre deberías llevarlo al pediatra lo antes posible. 

Cuando se trata de una infección leve, sin fiebre, suele bastar con aplicar algún tratamiento antibiótico local. Suelen usarse por ejemplo colirios.

Si ya hay fiebre alta o la infección es mucho más intensa puede ser necesario incluso usar antibióticos intravenosos. Pero esto ocurre en muy pocos casos.

Tanto en unos como en otros la evolución suele ser buena y responden bien al tratamiento. Así que tranquilidad.

La caída del cordón umbilical

El momento en que se cae varía mucho de unos bebés a otros. Los hay que han caído en tres días y otros que pueden tardar casi un mes.
Una vez que se cae, la base debe estar seca. Si veis un fondo nacarado como con secreción, lo que tiene es un granuloma umbilical. El pediatra puede hacer que se seque aplicándole nitrato de plata.

Hernias umbilicales

Otro de los problemas asociados al cordón es cuando está muy salido. Es lo que llamamos hernias umbilicales. La mayoría se acaban resolviendo solas. Pero si quieres más información lee el artículo sobre Hernias Umbilicales.

Como ves, algo tan pequeño, y que además desaparece en los primeros días de vida da para muchas dudas. Pero con información y tranquilidad es algo fácil de superar. Antes lo hacían sin esa información…

Categorías
Blog

El Recién Nacido Amarillento

Recién nacidos amarillentos, entiende porqué, qué significa y como se trata.

En los primeros días de vida muchos recién nacidos se ponen amarillentos. Se debe a un pigmento llamado bilirrubina.

Cuando el niño esta dentro de su madre tiene un tipo de sangre especial.Sus glóbulos rojos captan oxígeno con más facilidad para robárselo a su madre.

Durante los primeros días de vida toda esa sangre se destruye y es sustituida por otra similar a la de los adultos. En esos primeros 5 días, la concentración de bilirrubina en sangre va aumentando conforme se van destruyendo los glóbulos rojos antiguos.

A partir de la primera semana, ya no suele subir más, porque la sangre antigua ha sido sustituida por nueva. Desde ese momento puede tardar más o menos en bajar.

En los pocos casos en que sigue subiendo suele ser por:

– Infecciones.

– Problemas de hígado.

– Excesiva pérdida de peso.

– Niños con grupo sanguíneo incompatible con el de la madre.

El cuerpo del bebé elimina la bilirrubina a través de la caca y la orina. Por eso, cuando no se alimenta bien, reduce la cantidad de heces y orina y eso hace más difícil expulsar la bilirrubina.

Donde es más evidente la acumulación de bilirrubina es en las conjuntivas (el blanco del ojo). Es el sitio donde primero se nota y el último del que se quita el tinte amarillento.

Con cifras más altas ya es más evidente en la piel. Con cifras aún más altas y de forma mantenida puede empezar a acumularse en algunas zonas del cerebro y dar problemas.

La razón por la que se da importancia a lo amarillos que puedan ponerse los recién nacidos es evitar la acumulación de bilirrubina en el cerebro. 

Consejos para recién nacidos con la bilirrubina alta

  • Luz natural. La luz solar, cuando iluminan la piel, favorecen el paso de la bilirrubina acumula en la piel a sangre y desde ahí su expulsión por la orina. No vale ponerlo a la luz con la ropa puesta. Sería como poner una placa solar cubierta con tela. Lo idóneo es tener al bebé en una habitación con buena temperatura para que no pase frío, sin más ropa que el pañal. Expuesto a la luz pero sin que el sol le de directamente.
  • Suficiente aporte de líquido y alimento. Debemos dar leche al niño con tanta frecuencia como nos la pida y tanta cantidad como quiera tomar. Tanto si se alimenta de pecho como si es biberón no hay tiempo mínimo entre toma y toma, ni cantidad máxima de leche.
Es recomendable en los primeros días de vida que el niño amarillento sea controlado por su pediatra con frecuencia para estar seguros de que la acumulación de bilirrubina no alcanza niveles peligrosos y que no hay una pérdida de peso excesiva.
Cuando se llega a cifras peligrosas se puede tratar al niño con focos de luz ultravioleta o incluso limpiar la sangre del niño por medio de transfusiones (exanguinotransfusión).
Categorías
Vacunas

Vacunas en niños y bebés

Vacunas en niños y bebés. Calendario vacunal infantil en Andalucía y recomendaciones de la AEP explicado por un pediatra a los padres.

 

Calendario Vacunal en Andalucía (España)

Uno de los problemas que nos encontramos al hablar de Vacunas es que cada administración sanitaria tiene su propio programa.

En teoría eso permitiría que cada zona geográfica pueda tener un calendario acorde a sus características. Por ejemplo, hay países donde la vacuna de la Polio es oral y otros como el nuestro donde es pinchada. La razón es que la oral se da en zonas donde aún existe Polio y la pinchada en zonas donde se considera erradicada.

En la práctica, ciertas diferencias de los calendarios vacunales entre las Comunidades Autónomas en España no se justifican más que por la falta de coordinación o el deseo de no coordinarse. Lo que genera confusiones a los pacientes que podrían evitarse.

Como orientación os muestro el Calendario de Vacunaciones de la AEP de este año:

Aparecen en azul claro las vacunas incluidas en calendario de todo el territorio español.

Hay un error. En Andalucía y otras comunidades, la Vacuna contra el Neumococo no está incluida en el calendario oficial, para ponérsela los padres deben comprarla en la farmacia.

Puede comprarse con receta.

Pero la receta de la Seguridad Social, MUFACE, MUGEJU o ISFAS sólo es válida si va sellada por el inspector de la compañía.

Y el inspector sólo la sella si va acompañada de un certificado del pediatra que diga que padece una inmunodeficiencia, bronquitis crónica, cardiopatía…

Si pedís a vuestro pediatra que os haga ese certificado sin que sea cierto le estáis solicitando que cometa falsificación en documento público: delito penado con 2 años de cárcel e inhabilitación para ejercer la medicina.

En azul oscuro aparecen las que la Asociación Española de Pediatría recomienda.

En violeta las que se ponen a determinados grupos de riesgo.

En Andalucía el calendario vacunal es:


 

¿PORQUÉ VACUNAR A TU HIJO?

TEORÍAS EN CONTRA DE LA VACUNACIÓN. 

VACUNAS RECOMENDADAS:

NEUMOCOCO

ROTAVIRUS

VARICELA EN ANDALUCÍA

NO DAR APIRETAL ANTES DE LA VACUNA

Categorías
Blog

El sistema defensivo del niño

Aclaración para padres sobre el sistema defensivo de los niños. ¿Cómo madura? ¿Porqué se ponen malos con tanta frecuencia?

Otro de los cambios fundamentales tras el nacimiento es el que se produce, como hemos comentado, por el brusco contacto con sustancias y organismos distintos al propio desde el momento del nacimiento.

Un contacto que si no inexistente hasta entonces, si había sido muy limitado.

Se pasa de estar en un medio estéril (de ello se encarga el sistema inmunitario de la madre) en el que sólo se tiene contacto con material orgánico genéticamente compatible con el propio organismo, a un mundo extraño, con multitud de sustancias y microorganismos agresivos.

Nuestro sistema inmunitario está compuesto fundamentalmente por unas células (leucocitos), unos órganos donde se forman (médula del hueso, hígado, bazo, timo y ganglios) y unos anticuerpos que liberan algunas de esas células.

Cuando hay una infección responde todo el sistema inmunitario.

Los leucocitos atacan al germen que está causando la infección directamente o por medio de anticuerpos.

Cuando hace falta producir más leucocitos, empiezan a multiplicarse en los ganglios, que aumentan de tamaño para responder con más intensidad.

Esto hace que los ganglios cercanos a la infección sean más grandes.

Cuando cede la infección se reducen de tamaño, pero si son frecuentes en la misma zona no dan tiempo a que se reduzcan con lo que cada vez crecen más.

Esa es la razón de que los ganglios que rodean la garganta en los niños suelan tocarse con facilidad, ya que no están soltando una infección de garganta cuando están cogiendo la siguiente.

Una de las principales características de nuestro sistema de defensas es su capacidad de guardar memoria sobre aquellos gérmenes contra los que actúa. De ese modo la respuesta contra un organismo con el que tuvo que luchar con anterioridad se realiza de forma mucho más rápida, en muchos casos impidiendo totalmente la manifestación de la infección.

Cuando alguien tiene las defensas bajas, como dice la gente, el resultado es un fallo en su función protectora.

No es que se tengan muchas infecciones, tener muchas o pocas infecciones depende más del ambiente en el que estamos y de los gérmenes patógenos con los que tenemos contacto, que del estado de nuestras defensas.

Lo que sucede cuando realmente hay un fallo inmunitario es que las infecciones banales se complican con facilidad.

Si un niño tiene 3 anginas en un mes lo único que quiere decir es que ha tenido contacto con 3 microorganismos patógenos distintos contra los que no tenía defensas.

Si tiene una neumonía, es que el sistema defensivo ha fallado al intentar contener una de esas infecciones banales, pero puede ser un fallo puntual. Si tiene 2 neumonías en un invierno, ya si hay que empezar a sospechar que puede haber un problema de base, bien en los pulmones o bien en el sistema inmune.

También hay casos en los que nuestro sistema defensivo falla por exceso. Su labor de catalogar cada una de las sustancias extrañas con las que tenemos contacto cada día puede fallar, interpretándose como agresivo algo que no lo es. El resultado son las respuestas alérgicas.

Por último hay un tercer tipo de reacción de nuestro sistema inmune que puede dar también problemas. Las reacciones autoinmunes. Es un ataque de nuestras defensas contra algunos de nuestros propios tejidos.

Suele deberse a un error por el parecido de algunos agentes patógenos con un tipo concreto de células de nuestro cuerpo, que hacen que una vez vencida la infección la reacción continúe contra nuestras propias células al ser confundidas por su parecido con el germen.

Fases de desarrollo del sistema inmune en niños

En el desarrollo de nuestro sistema inmune hay varias fases:
Los primeros meses de vida. Los anticuerpos presentes en sangre en el momento del nacimiento son casi en su totalidad de origen materno. Durante el embarazo le han ido pasando estos anticuerpos a través de la placenta, de modo que al nacimiento tendrá una muestra de defensas contra las infecciones que la madre ha pasado a lo largo de su vida. Duran unos meses escasos, pero fundamentales por ser el tiempo que precisa el sistema defensivo del propio niño para ponerse a punto. En los 3 primeros meses, de hecho, la posibilidad de que una infección se complique es muy alta, hasta el punto de que casi todos los protocolos establecen que un menor de 3 meses con fiebre debe ser ingresado por sistema para estudio y vigilancia de la evolución.

La primera infancia. Desde que se supera esa edad de 3 meses hasta el año aproximadamente la capacidad del sistema inmune va mejorando rápidamente, aunque sigue teniendo tendencia a hacer infecciones diseminadas o sin síntomas claros. Ya por encima del año su capacidad de defensa está a pleno rendimiento. Y falta le va a hacer, porque en los 3-4 años siguientes va a pasar el 90% de las infecciones que sufrirá en toda su vida.
Resulta desesperante para los padres, pero desde el momento que un niño pisa la guardería, o antes si tiene hermanos mayores que van a ella, al menos en invierno no pasarán más de 3 semanas sin que tenga una infección.

Pero como decía antes no es preocupante si es una sucesión de infecciones no graves. Siendo así, su único significado es la adaptación progresiva a un mundo en el que estamos rodeados por gérmenes agresivos con los que tenemos que aprender a convivir.

Cada infección que pasamos nos hace un poco más fuertes, porque nuestro sistema inmunitario no olvida y poco a poco la proporción de gérmenes contra los que tendremos defensas será mayor. Esa es la razón de que ya de adultos no enfermemos con tanta frecuencia por infecciones.

Sistema inmune maduro. Dependiendo del número de hermanos y de la edad en que comenzó a tener contacto estrecho con otros niños se alcanzará antes o después esta madurez.

Cuando se inició la introducción de la pediatría en nuestro país, se consideraba pacientes pediátricos a los menores de 7 años. Desde esa edad (antes si fue pronto a la guardería o tiene varios hermanos mayores) se nota un descenso muy importante en el número de consultas al pediatra.

Parece que de repente nada es capaz de dañarle y de estar continuamente enfermo todo el invierno, pasa a tener como mucho un par de catarros banales. Aunque si vuestro hijo está en la fase anterior esto os sonará a ciencia ficción, creedlo, llegará.

A partir del momento en que las infecciones empiezan a ser menos frecuentes, sin embargo suelen hacerse más importantes las alergias en ciertas personas (cada vez más).

Se ha debatido mucho sobre cual puede ser la causa de que las alergias sean cada vez más frecuentes. Algunos lo atribuyen a factores ambientales por una mayor contaminación.

Pero lo que parece cumplirse es que los países más desarrollados tienen más cantidad de alergias, a pesar de que algunos tienen índices de contaminación menores que algunos países en vías de desarrollo que sin embargo tienen menos alergias.

De hecho en nuestro propio país se cumple que cuanto mayor es el nivel económico más alergias, pese a que la población de menor nivel económico vive generalmente en ambientes más contaminados.

Por esta evidencia ha surgido la teoría que a mi modo de ver mejor explica el progresivo aumento de las alergias en nuestro medio: la teoría higienista.
Según esta teoría, el sistema inmune tiene unos niveles mínimos de actividad que precisa mantener como sea.

Mientras haya infecciones con las que entretenerse se dedicará a combatirlas, pero cuando no tiene entretenimiento, se lo busca, de modo que empieza a actuar contra sustancias cada vez menos agresivas si no tiene otras más agresivas sobre las que actuar.

Algunos autores afinan aún más y atribuyen específicamente la mayor incidencia de alergias a la cada vez menor frecuencia de infecciones por parásitos.

Para ello se basan en que específicamente dentro del sistema inmunitario las células que suelen intervenir con más frecuencia en las reacciones alérgicas son los eosinófilos, precisamente las células inmunitarias especializadas en la lucha contra parásitos.

De hecho cuando en una analítica rutinaria de sangre los eosinófilos están elevados suele corresponder a un alérgico. Y si no tiene alergias, posiblemente es que tiene lombrices.

Si algún día se demuestra de forma absoluta esta teoría, deberíamos empezar a plantearnos si no nos estamos pasando con la higiene.

Demasiada antisepsia, demasiada esterilización, jabones con efecto bactericida, antibióticos para infecciones que el propio organismo es capaz de curar por si solo, niños que casi viven en urnas de cristal, que no juegan nunca en tierra porque queda mal que vaya con la ropa sucia o vaya a pillar alguna infección, no toques a los perros, no te tires al suelo, no cojas…