Categorías
Alimentación Complementaria del Bebé Alimentación del Bebé y el Niño Blog Dieta Sana Estreñimiento en bebés y niños Lactancia Artificial Lactancia Materna

El Aceite de Palma ? en las Leches Infantiles

Aceite de palma en las leches infantiles

Aceite de Palma en las Leches Infantiles: Hablemos de problemas cardiovasculares, cáncer, deforestación y orangutanes. Pero sin que nos tomen el pelo…

Mira que no quería escribirlo… Pero lo pedís y ahí va. Os voy a contar lo que pienso del famosísimo aceite de palma en alimentos infantiles. Concretamente en las leches adaptadas para bebés.

Esta semana, el Peketema más votado ha sido éste, pedido por María:

“Aceite de Palma en los alimentos infantiles. Consecuencias de tomarlo. Lo llevan hasta las leches de fórmula para recién nacidos…”

Hace un par de semanas, una revista de primera línea se puso en contacto conmigo para que le contase mi opinión sobre este tema que tanta polémica está generando.

Les dije que no. Porque este tema precisaba una aclaración suficientemente a fondo. Y hacerlo en una entrevista que luego pudiese no quedar clara no me parecía lo adecuado.

He ido viendo todo lo que se va contando y la verdad… Creo que se está haciendo es una campaña de manipulación de la opinión pública “de libro”.

Voy a empezar por un par de aclaraciones importantes para los que lean este artículo sin conocerme:

En mi opinión:

¿Cuál es la mejor leche que puede tomar un bebé?

La de su madre. Aunque a veces son necesarias alternativas.

¿Cuál es la mejor alimentación para los niños cuando empezamos con alimentación complementaria?

Si tienes una dieta sana y variada, la tuya es la mejor. Si son alimentos ecológicos de temporada cultivados cerca de tu ciudad, aún mejor.

No la dieta que harías para un bebé. Sino la que haces para ti. Puedes ver aquí el folleto con el que yo explico a los padres la introducción de la alimentación complementaria en mi consulta.

Y ahora vamos al tema del Aceite de Palma en las leches infantiles

¿Qué es el Aceite de Palma y cómo se obtiene?

Hay muchos vegetales ricos en grasa. Para los españoles el aceite de oliva es “el rey de la dieta mediterránea”.

Otros aceites conocidos son el de girasol, el de soja, el de colza, el de coco, el de maíz y cómo no… el de Palma. Que últimamente se “lleva la Palma”.

Podéis verlo en la foto que encabeza este artículo. Se obtiene de los frutos de un tipo de palmera tropical.

¿Porqué tiene tan mala prensa el aceite de palma?

Las grasas pueden clasificarse según su tamaño. Son cadenas de carbono. El aceite de palma tiene muchas grasas diferentes. La más abundante es el ácido palmítico. Una grasa con 16 átomos de carbono en su molécula.

También pueden diferenciarse según  lo saturadas o no que son, en saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas. Lo de saturadas se refiere a si todos los enlaces de la cadena de carbono están ocupados con átomos de hidrógeno o no.

Se suele simplificar diciendo que las saturadas son malas y las monoinsaturadas y poliinsaturadas buenas. Pero es una simplificación absurda.

En realidad necesitamos los tres tipos. Todas forman parte de nuestro organismo. El problema es que haya un desequilibrio en el que las grasas saturadas sean demasiado abundantes.

El aceite de palma es uno de los aceites vegetales que más ácido palmítico (grasa saturada) tienen en su composición:

40-48% grasas saturadas (principalmente ácido palmítico).
37-46% grasas monoinsaturadas (fundamentalmente ácido oleico).
10% grasas poliinsaturadas.

El ácido palmítico es casi el 44% de la grasa del aceite de palma.

Cuando tomamos demasiado ácido palmítico:

  • Sube el colesterol.
  • Puede causar problemas cardiovasculares.
  • Hay estudios que lo relacionan con la propagación de metástasis en algunos tipos de cáncer.

Pues entonces está claro: lo prohibimos… A partir de ahora todo alimento que contenga el ácido palmítico prohibido….

¡Bien, que guay!!!! Pero…. Ahora vamos a ver que no es tan simple.

Hablemos del alimento infantil en el que el 22% de sus grasas son Ácido Palmítico: La leche materna

En la leche materna hay grasas. Son necesarias para alimentar a los bebés. Y hay gasas saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas….

Estas grasas presentes en la leche son esenciales para muchas cosas. Entre ellas el crecimiento del cerebro. Eso sí, tienen una proporción determinada que es importante.

De esas grasas presentes en la leche materna, adivina cuál es la grasa saturada más abundante….

El ácido palmítico. Ese asesino que vamos a prohibir.

Pero entonces…

La cuestión es la proporción. Un 22%, que es lo que hay en la leche materna está bien si el resto de grasas son las adecuadas. Las leches artificiales lo que hacen es imitar ese porcentaje, que es diferente en la leche de vaca. Tanto en su  porcentaje como en su tipo.

Pero tampoco todo el ácido palmítico es igual.

El ácido palmítico es una cadena grasa con 16 átomos de carbono. Pero hay variedades.

El de la leche de vaca, por ejemplo es una variante que si la toman los niños pequeños favorece el estreñimiento y dificulta la absorción de calcio.

El de la leche humana y el de la palma son en una proporción alta “ácido palmítico en posición beta“. Que es digerido con más facilidad por los bebés y favorece la absorción de calcio sin causar estreñimiento.

Por eso en las leches adaptadas sustituyen el ácido palmítico de la leche de vaca por ácido palmítico de otro origen (aceite de palma). Para evitar el estreñimiento del lactante.

No. No lo hacen porque sea el aceite más barato. Lo más barato sería dejar el que tiene la leche de vaca.

Ni por maldad. Ni para que los denunciemos…

Si yo sé que las teorías de la conspiración visten mucho. Pero si queréis una, os la voy a dar:

Principales aceites consumidos en el mundo y Guerras Comerciales.

Los dos aceites más consumidos del mundo son:

1º: Palma.

2º: Soja.

La producción de ambos está dominada por Multinacionales muy poderosas.

La soja se produce en muchas partes. Una de ellas: EEUU.

La Palma no se produce en EEUU.

Así que adivina cuál es el bueno y cuál el malo de la película.

De las cosas que habrás leído por ahí:

La producción de acéite de palma está deforestando Indonesia. Cierto. Hay multinacionales que están promoviendo esto.

– Pero… ¿No es la soja la que se está comiendo el Amazonas?

Pongamos que se prohíbe el aceite de palma en alimentos.

Efecto inmediato: Aumenta el consumo de soja.

¿Alguien interesado en ocupar el primer puesto mundial de producción de aceite?

Podríamos hablar también de la forma de producción y extracción.

¿Es lo mismo un aceite producido con pesticidas o sin ellos?

¿Piensas que es igual un aceite extraído con disolventes o calor que el obtenido sólo exprimiendo el fruto graso?

¿Da lo mismo el aceite de oliva ecológico virgen extra de primera morturación en frío, que el de orujo…?

Pues claro que no. Esto es aplicable a cualquier aceite que consumamos.

Estaría bien que las empresas que usan aceite de palma especificasen cómo se ha producido y extraído ese aceite. Porque si se ha producido con pesticidas y el aceite se ha extraído con calor o disolventes es claramente perjudicial para la salud.

Alternativas sin que nos tomen el pelo…

Lo voy a dejar en forma de preguntas:

¿Y si en lugar de tomar alimentos que incorporan en su composición aceites que hay que traer de la otra punta del mundo (lo que ya es anti-ecológico en sí mismo), consumimos lo que da nuestro campo cercano?

¿Qué pasaría si en lugar de abandonar campos en nuestra tierra para que las multinacionales deforesten los países en vías de desarrollo, pagamos a los agricultores de aquí para que puedan vivir dignamente un precio justo por unos alimentos ecológicos de calidad?

¿Qué tal si en lugar de gastar nuestro dinero en comprar cualquier “producto infantil” simplemente porque al niño le gusta (básicamente por el azúcar que lleva), tiene “dibujitos” y está “enriquecido en…”, nos lo gastamos en comprar alimentos ecológicos?

Si te ha gustado compártelo. A ver si creamos un poco de cultura nutricional y somos menos manipulables.

Categorías
Bebé de 18 meses, año y medio Blog Enfermedades Crónicas en Bebés y Niños Enfermedades Raras fiebre Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

La Leucemia en Niños

Leucemia en niñosLa Leucemia es el Cáncer más frecuente en Niños. Surge si los Glóbulos Blancos (defensas de la sangre) se multiplican sin control.

La Leucemia es una de las enfermedades más temibles que puede tener un niño.

Pero voy a empezar por algo importante, porque este artículo va enfocado a padres y madres que teman que su hijo la tenga o al que han diagnosticado de Leucemia:

La leucemia en niños puede curarse. De hecho se cura en la mayoría de los casos.

Ahora vamos a entrar en otros detalles…

Qué es la leucemia y qué tipos de leucemia hay en los niños.

Empecemos explicando qué es el cáncer:

En nuestro cuerpo viven en armonía millones de células. Cada una tiene su función y su lugar. En su código genético tiene marcados unos límites que hacen que respete a las demás. Pero a veces una mutación cambia ese código y un tipo de células empieza a multiplicarse sin control.

Qué es una Leucemia:

La Leucemia aparece cuando los leucocitos empiezan a multiplicarse sin control. Los leucocitos o glóbulos blancos son las células de las defensas que viajan por nuestra sangre y están presentes en todo nuestro cuerpo.

Tipos de Leucemia en Niños:

Los más frecuentes son la Linfoide y la Mieloide Agudas. La más frecuente en niños, y es la que tiene más posibilidades de curarse, es la Linfoide Aguda.

Cómo se diagnostica la Leucemia en Niños.

Síntomas más frecuentes:

Antes de empezar. Los síntomas que suelen aparecer en una leucemia son muy frecuentes sin tener leucemia. Así que fijaos en los matices, porque entenderlos es clave en este tema.

Fiebre prolongada. Cualquier niño puede sufrir varias infecciones encadenadas. Especialmente durante los primeros años de escolarización. Una infección suele producir fiebre que va aumentando 2-3 días y luego desciende en otros 2-3 días. A veces este proceso se reduce a un pico de fiebre único (cuando nuestro cuerpo acaba con la infección fácilmente). Y algunas infecciones, como las mononucleosis pueden producir fiebres de más de una semana. Pero habitualmente ante una fiebre de más de 4-5 días sin que empiece a dar picos menos frecuentes y menos altos, suele recomendarse hacer una analítica de sangre que nos oriente sobre la causa de la fiebre. En esa analítica, que se hace de urgencias y está disponible en menos de 1 hora en cualquier hospital, se puede ver si la causa es una infección viral, bacteriana… O una Leucemia.

Sangrados prolongados. A cualquiera le puede sangrar la nariz. Pero si nuestra sangre coagula bien suele cortarse el sangrado en minutos. Si a un niño empieza a sangrarle la nariz y pasa más de 30-60 minutos sangrando sin parar, conviene hacerle una analítica para comprobar si hay un problema de coagulación. Una de las posibles causas en ese caso es la Leucemia (que es evidente en una analítica de urgencias). No la liéis porque le sangre la nariz, se corte y vuelva a sangrar si el niño se toca. La clave es que el sangrado sea constante y no se corte.

– Hay otros síntomas acompañantes que son posibles, pero son tan frecuentes que nombrarlos es ganas de poner de los nervios a los padres más sugestionables.

Diagnóstico definitivo:

Se hace analizando el tipo de células que están multiplicándose sin control. Podemos encontrarlo en varios lugares (sangre, ganglios, médula ósea, médula espinal). Se hacen cuando en una analítica de sangre encontramos cifras muy altas de Leucocitos (habitualmente más de 50,000, pero en ocasiones por encima de 100,000). Y una parte importante de ellos son formas inmaduras de leucocitos (lo que llamamos “blastos”).

Habitualmente a este exceso de glóbulos blancos lo acompaña una anemia (falta de glóbulos rojos) y plaquetopenia (pocas plaquetas, que son las que se encargan de coagular la sangre).

Una anemia o una plaquetopenia con cifras normales de glóbulos blancos no es una Leucemia. 

Tratamiento de la Leucemia en niños

La leucemia se trata con Quimioterapia. Es decir con medicamentos que dificultan que las células se multipliquen tan rápidamente como lo hacen en un cáncer.

La supervivencia en la Leucemia depende ante todo de la capacidad de cada persona para soportar el efecto de la Quimioterapia hasta que el cuerpo queda limpio de células cancerosas. El problema es que no sólo afecta a las células “malas”.

Los efectos secundarios de la medicación son más evidentes en las células del cuerpo que se multiplican más rápidamente:

El intestino. A la pared del intestino le cuesta regenerarse y puede producir diarrea.

El pelo. Es una de las imágenes más asociadas a esta enfermedad. La caída del pelo durante la quimioterapia.

Las propias defensas. Es el punto crucial. Debemos ajustar la Quimioterapia en cada niño de forma que eliminemos las células malas, pero sin dejarlo totalmente sin defensas, porque si esto ocurre, cualquier infección sería muy grave. Es de hecho la complicación más grave y responsable de la muerte en la mayoría de casos que no la superan.

Pero os recuerdo que pese a todo es uno de los cánceres malignos con más supervivencia. Estamos hablando de porcentajes muy cercanos al 100% en niños. No os doy cifras, porque hay muchas y al final, de verdad esas cifras no dicen nada. Cuando es tu hijo el implicado es una sola estadística la que vale y sólo hay dos resultados, 0 o 100.

Los protocolos de tratamiento de la Leucemia están hoy en día muy estandarizados. Según el tipo de leucemia se aplican pautas definidas iguales en casi cualquier hospital de un país desarrollado del mundo. Y efectivamente son “venenos”. Pero son venenos sin los cuales la muerte es segura y que la evitan en la gran mayoría de los niños. Sé que hay gente que habla “pestes” de la quimioterapia, pero cura.

El trasplante de médula.

Como he comentado uno de los principales problemas de al quimioterapia e que puede reducir a la médula ósea (el tejido del interior de nuestros huesos donde se generan las células de la sangre) a nada. Cuando ocurre, decimos que ha sufrido una “Aplasia medular completa”. Eso quiere decir que ya no tiene capacidad de volver a producir glóbulos rojos, blancos ni plaquetas. Habitualmente si se llega a esa situación el cáncer también ha desaparecido, pero queda el problema de que sin sangre no podemos vivir.

El trasplante de médula consiste en volver a sembrarla en nuestros huesos para que vuelva a producir células sanguíneas.

Su principal problema es encontrar médula compatible para el trasplante. Porque cada persona tiene una médula diferente y si no es compatible las células defensivas que se generan a partir del trasplante podrían reconocer como extrañas a las del enfermo que lo recibe, atacándolo.

Por eso es importante que las  personas sanas donen médula.

Cuantos más donantes haya, más fácil es que haya médula compatible para quien la necesite. Y mañana puedes ser tú, o tu hijo…

Enlaces de interés:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/childhoodleukemia.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Leucocito

http://www.cancer.org/espanol/cancer/leucemiaenninos/guiadetallada/

Categorías
Alimentación Complementaria del Bebé Alimentación del Bebé y el Niño Bebé de 19 meses Blog Conducta del Bebé y el Niño Crecimiento y Percentiles Cuidados del Bebé y el Niño Diabetes Dieta Sana Enfermedades Crónicas en Bebés y Niños FRRR Herramientas de Salud Infantil Obesidad Infantil

Consecuencias de la Mala Dieta

CONSECUENCIAS DE UNA MALA DIETA EN NIÑOS

Si tu hijo tiene una dieta mala, pasa factura en su futura salud. Evítalo.

Problemas más frecuentes derivados de una alimentación inadecuada

 

Las consecuencias más frecuentes de una dieta inadecuada en nuestro entorno son cinco:

 

– El síndrome metabólico.
– El cáncer.

– La obesidad.

– El niño que no come

– El estreñimiento.

De ellos me centro en los tres últimos porque sé que una de las características del ser humano es que nos influye más lo evidente y lo inmediato.

Los otros dos, son problemas de salud graves, pero que suelen aparecer a más largo plazo y no resultan tan evidentes.

Por eso cuando se habla de la mala alimentación en los países desarrollados casi todo el mundo piensa de forma inmediata en la obesidad, en su antesala: el niño que come mal y en un asociado a ambos: el estreñimiento.todos_bodegon