Categorías
Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Digestivas Dolor fiebre Infecciones en Bebés y Niños Mocos Respiratorias Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos Tos Vómitos

La infección de moda esta temporada: Vómitos, fiebre y dolor de cabeza.

Como todos los años, es empezar el curso en los colegios y parece que diesen a los virus la señal de salida para su carrera: Vamos a infectar a «todo hijo de vecino».
Tenemos épocas en las que predomina una infección concreta.
Desde hace ya varios años es llamativo que los vómitos se han convertido en un compañero inseparable de muchas de estas infecciones.
Junto a laringitis (de las que hablamos en el artículo de la semana pasada) y alguna otra, con diferencia estamos viendo una infección producida por virus y que se caracteriza por lo siguiente:
– Empieza como un catarro, con algo de moco, dolor de cabeza y malestar general.
– Después suele venir la fiebre, que sube con facilidad a 39 grados durante un par de días.
– Cuando parece que la fiebre alcanza su máximo al segundo día o incluso cuando ya parecía mejorar, aparecen vómitos. Tienen preferencia por surgir de forma inesperada durante la noche y ser muy seguidos en algunos casos.

Los vómitos son uno de los síntomas que más alarman a los padres, y además de los que peor manejan.
Esta infección, en concreto presenta dos problemas:
– Que muchos padres y algunos pediatras cuando ven fiebre alta, dolor de cabeza y vómitos, piensan en Meningitis directamente. Y ante la duda acuden a urgencias. Lo que es correcto. Pero en su casi totalidad son infecciones mucho más banales, por suerte.
– Que al ser tan seguidos los vómitos la deshidratación es fácil. Especialmente en los niños más pequeños.

Las opciones para tratar estos cuadros van desde:
– Rehidratar con Sueros de rehidratación oral. Y dar algún jarabe o supositorio para los vómitos.
– Pinchar la medicación para los vómitos en una primera dosis para luego seguir con la opción anterior.
– Ingresar a los más deshidratados para hidratarlos por vía intravenosa y administrarles por esa vía la medicación para los vómitos.
Tu pediatra decidirá cual es la opción más adecuada según la frecuencia de los vómitos y el nivel de deshidratación de tu hijo.

Es habitual que se cometan errores en el manejo de los vómitos en niños:
– El primero es poner dieta astringente. En cuanto un niño vomita, se piensa en la sopa de arroz y el yogur. Pero si un niño no tiene diarrea (sino vómitos) y le damos dieta astringente, se estriñe con facilidad.
– El segundo es intentar que el niño vuelva a tomar líquidos inmediatamente tras vomitar. Eso favorece que los vómitos se encadenen haciendo que no tolere nada.
– Por último, muchos padres dan a sus hijos para rehidratarlos bebidas isotónicas para deportistas tipo Aquarius. En otro artículo os explico porqué no debe darse Aquarius a los niños con vómitos o diarrea.

Categorías
Blog

La fiebre en niños Pekevideo 9

Este vídeo os da una explicación completa sobre la fiebre en niños.

En él explico con un lenguaje, espero que bastante claro:

– Qué es la fiebre.

– Las fases de la fiebre.

– Qué hacer para controlarla en niños.

– Qué es una convulsión febril y cómo actuar si tu hijo la sufre.

La fiebre en niños

Si el artículo te ha gustado, ¡¡compártelo en tus redes sociales!!

Conseguirás que ayude a tus amigos.

Categorías
Bebé de 21 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Enfermedades Crónicas en Bebés y Niños Enfermedades Raras Epilepsia, TDAH y Espectro Autista fiebre Reanimación Cardio Pulmonar en Bebés y Niños Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos Urgencias en Bebés y Niños

Convulsiones Febriles. Pekevídeo 5

En este Pekevídeo explico lo que los padres deberían saber sobre las Convulsiones Febriles en Niños.

Las Convulsiones febriles en los niños asustan mucho a los padres. Sobre todo porque es una situación en la que se pierde totalmente el control. Y porque la falta de información lo llena todo de miedos. La solución al miedo es el conocimiento. Por eso en este Pekevídeo explico:

  1. ¿Qué es y qué no es una convulsión febril?
  2. ¿Qué pueden hacer los padres si su hijo tiene una Convulsión Febril?

Convulsiones febriles, ¿qué deberían saber los padres sobre ellas?

 

Si el artículo te ha gustado, ¡¡compártelo en tus redes sociales!!

Conseguirás que ayude a tus amigos.

Suscríbete para recibir Gratis el Boletín de novedades de MiPediatraOnline

Categorías
Bebé de 22 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Constantes de Salud Infantil Cuidados del Bebé y el Niño fiebre Graves Herramientas de Salud Infantil Infecciones en Bebés y Niños Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

¿Qué cifra de fiebre es peligrosa en niños? Pekevídeo 3

En el pekevídeo de esta semana explico qué debemos observar en un niño para valorar si la fiebre que tiene es peligrosa o no.

A muchos padres les preocupa cuando un niño tiene fiebre. Y en algunos casos asusta ver subir esa fiebre porque no sabemos si eso puede producir algún daño al niño.

En este vídeo puedes encontrar una explicación a estas dudas:

  1. ¿Es peligrosa la fiebre?
  2. ¿Qué es hipertermia?
  3. ¿Cuándo debemos preocuparnos por un niño con fiebre y llevarlo al pediatra?

Espero vuestros comentarios y sugerencias saber los temas que creáis más interesantes.

¿Qué cifra de fiebre es peligrosa en niños?

 

Si el artículo te ha gustado, ¡¡compártelo en tus redes sociales!!

Conseguirás que ayude a tus amigos.

Categorías
Bebé de 23 meses Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Constantes de Salud Infantil Cuidados del Bebé y el Niño eHealth en Salud Infantil fiebre Herramientas de Salud Infantil Infecciones en Bebés y Niños Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos

¿Qué es fiebre en niños? Pekevideos

Hoy inauguro otra forma más de dar información a los padres sobre la salud de sus hijos:

Los Pekevídeos.

Son vídeos de corta duración para aclarar conceptos sobre salud infantil que puedan ser interesantes.

El primero con el que vamos a empezar es sobre la fiebre en niños:

– Diferencia entre fiebre y febrícula.

– Cuándo merece la pena tratar la fiebre en un niño.

Espero vuestros comentarios y sugerencias sober los temas que creáis más interesantes.

¿Qué es fiebre en niños?

 

Si el artículo te ha gustado, ¡¡compártelo en tus redes sociales!!

Conseguirás que ayude a tus amigos.

Categorías
Bebé de 10 meses Bebé de 18 meses, año y medio Blog Botiquín para atender Bebés y Niños Cuidados del Bebé y el Niño Diarrea Dolor fiebre Infecciones en Bebés y Niños Mocos Síntomas del Bebé y el Niño Enfermos Tos Vómitos

Los seis síntomas del niño enfermo

Niño enfermo
Niño enfermo

Fiebre, tos mocos, vómitos, diarrea y dolor.

Los principales motivos por los que los niños son llevados al pediatra, son en realidad, mecanismos que el cuerpo usa para defenderse.

Puede surgir entonces la idea de: «Si son formas del cuerpo para defenderse, dejémoslas actuar libremente. ¿Para qué interferir con un mecanismo que el cuerpo usa para sanar?»

Lo que sucede, es que cuando aparecen, interpretamos que algo marcha mal y suelen ir relacionados con malestar y sensaciones desagradables.

Cuando las detectamos, son un signo de que hay una causa que está desencadenando el proceso. Y es importante averiguar la causa, para plantearse si hay algo que podamos hacer para mejorar la evolución normal de la enfermedad.

Además, el problema es que la reacción, que en sí misma está diseñada para curar, a veces puede empeorar mucho la evolución de una enfermedad.

En muchos casos es útil combatir esos mecanismos, para evitar el agotamiento que producen y para reducir el sufrimiento que llevan asociado.

He escrito un Ebook llamado «Los seis síntomas del niño enfermo» en el que explico en qué consisten estos mecanismos, porqué están ahí, cómo ayudan al cuerpo a sanar y como funcionan. Es la falta de entendimiento de esto lo que genera inseguridad en muchos padres.

Además, intento explicar cuándo considero que el mecanismo funciona bien y ayuda al cuerpo a curar. En esos casos, posiblemente, no será necesario que hagamos nada.

Pero también aclaro, cuáles son los criterios que me hacen recomendar a los padres que, en ocasiones, tomen medidas para contrarrestar estos síntomas. Detallando los que considero mejores métodos para conseguirlo.

Este manual, «Los seis síntomas del niño enfermo«, es un regalo que puedes conseguir gratis, suscribiéndote a esta web.

Categorías
Blog

Convulsión febril en niños y bebés

Explicación para padres sobre las convulsiones con fiebre en niños y bebés. Porqué se producen, qué hacer, consecuencias a largo plazo.

 

 

¿Qué es una convulsión febril típica en un niño o bebé?

Algunos niños y bebés, entre los 6 meses y los 6 años, pueden sufrir ataques cuando les sube la fiebre.

Se debe a que los niños menores de 6 años tienen un cerebro en el que se está formando el aislamiento entre los nervios (mielinización).

Hasta que este proceso es lo bastante efectivo, en algunas condiciones (la fiebre por ejemplo), se excita la actividad de las neuronas (células nerviosas) y puede desencadenarse un cortocircuito, con una descarga que hace que el niño pierda el conocimiento y haga movimientos extraños.

Por tanto para que se produzca una convulsión febril típica, debe haber pérdida de conocimiento y alteración de los movimientos normales del niño.

Esos movimientos pueden ser como sacudidas rítmicas (no un temblor como cuando tienes frío, que es normal en la fiebre).

Pero a veces lo que hay es una ausencia de movimiento: el niño se queda simplemente rígido, o pierde la fuerza y se desploma.

En algunos casos puede haber incluso combinación de varias de esas alteraciones.

Todo esto coincide con un aumento de la temperatura (a veces no demasiado alto).

Lo normal es que ceda en menos de 15 minutos, y que después el niño quede con algo de somnolencia. Pero al rato está totalmente normal.

Suele dar el primer día que empieza la fiebre, y es habitual que aunque en los siguientes días suba aún más la fiebre, no desencadene otra convulsión hasta semanas después, si aparece otra infección.

¿Qué hacer en una convulsión febril de un niño o bebé?

Hay una medicación que suele recomendarse que tengan en casa todos los padres de niños que han tenido alguna vez una convulsión con la fiebre: Diazepam rectal de 5mg (Stesolid).

Es un enema pequeño, fácil de poner en las convulsiones cuyo efecto como relajante muscular hace que ceda.

Aunque su absorción es muy irregular (su principal defecto) suele cortar la convulsión en menos de 5 minutos, por lo que en niños de más de 10 kilos de peso se puede repetir pasados los 5 minutos si no cede.

Ante una convulsión con fiebre, si se tiene el Stesolid, es lo primero que debemos ponerle.

Evitar que con los espasmos se golpee contra objetos próximos retirándolos de su alcance.

Procurar que pueda respirar bien, eliminando cualquier objeto de la boca (por ejemplo si estaba comiendo) y procurando que haya aire (abrir las ventanas y que no se agolpe la gente a su alrededor).

Una vez que cede la convulsión, si la fiebre es alta dar algo para que ceda.

Si está consciente se puede dar en jarabe (Dalsy, Apiretal, Metalgial…), pero si sigue somnoliento, es mejor ponerlo en supositorio (Febrectal, Efferalgan, Melabón, Nolotil…).

Como cualquier tratamiento para la fiebre tarda en torno a una hora en empezar a hacer efecto, mientras se puede ir bajando la temperatura por medios físicos (meter en la bañera con agua templada, o liar al niño en una toalla húmeda templada).

Tras todo esto y aunque se recupere bien de la convulsión, debe ser valorado por un pediatra para cerciorarse que la crisis ha cedido sin complicaciones y tratar la infección desencadenante de la fiebre.

Consecuencias a largo plazo de las Convulsiones febriles en niños y bebés

Se han hecho estudios para comprobar si a largo plazo las convulsiones febriles de niños y bebés se asocian a algún otro problema, como epilepsia o retraso mental…

Los resultados fueron algo sorprendentes. Estas patologías no sólo no aparecen con más frecuencia en niños que han tenido convulsiones con la fiebre, sino que parece ser que cuando crecen, son niños con mayor capacidad de concentración y más dotados por ejemplo en los estudios. Si quieren, claro…

Cuando cuento esto a los padres, suelen decirme:

«Pues mira, prefiero que luego sea del montón, pero que no me dé más estos sustos.»