Categorías
Blog Embarazo

Visita prenatal al pediatra

Cómo escoger pediatra y cuándo hacerlo si sabes que estás embarazada.

Yo trabajo en un hospital y en mi consulta. Cuando en el hospital doy el alta a unos padres y a su bebé recién nacido, una de las indicaciones que damos siempre es que conviene que en torno a la semana, si no hay ningún problema que recomiende otra cosa, debería ser visto por su pediatra.

En la mayoría de los casos eso suscita una pregunta por parte de los padres: “¿Y qué Pediatra escogemos?”

Mi recomendación es que esa pregunta tenga respuesta antes del nacimiento de vuestro hijo. Porque si no es así, especialmente si vuestro bebé necesita ser seguido más de cerca por algún motivo, no tener un pediatra en el que confiéis desde el primer día es un factor añadido de preocupación.

En las últimas semanas de embarazo, la mayoría de los padres empiezan ya a sentir la preocupación de si sabrán ocuparse de su bebé cuando nazca. Y las dudas empiezan a acumularse.

Pensando en esas dudas escribí mi libro “Cuidados del bebé recién nacido” que como es lógico os recomiendo si estáis en esta situación. Pero sin duda, nada tranquiliza tanto como poder aclarar esas dudas en directo charlando cara a cada con un pediatra. Y hacer esto es además una forma de conocer a ese pediatra, para decidir antes de que vuestro hijo nazca, si es la persona en la que deseáis confiar la salud de vuestro bebé. Eso puede hacerse en una visita prenatal.

Os recomiendo que en esa visita prenatal os centréis en:

Averiguar las preferencias de ese pediatra sobre crianza y lactancia para valorar si son compatibles con las vuestras. Una forma sencilla de valorar eso es pedir indicaciones sobre cómo os recomienda que alimentéis a vuestro hijo en las primeras tomas cuando nazca.

Ver si os entendéis bien con él y os dé confianza. Porque al final uno no necesita el “mejor pediatra del mundo”, sino uno con el que se entienda, que sea capaz de aclarar vuestras dudas como padres y os inspire seguridad.

La disponibilidad que tiene para atenderos cuando sea necesario. Hay pediatras que son fantásticos, pero por eso mismo tienen una lista de espera que hace casi imposible consultarle cuando se necesita y no ofrecen sistemas alternativos de consulta a acudir físicamente a ella.